EL SERVICIO DE DELIVERY: ¿UN NEGOCIO SEGURO PARA 2021?

La pandemia hizo que la mayoría de los países experimentaran cambios profundos, podría decirse que hasta de 180 grados. El confinamiento que ha vivido el mundo a durante casi un año entero ha obligado a los negocios a buscar alternativas para poder adaptarse a tan convulsa realidad, una de ellas es el servicio a domicilio o delivery.

Así, mientras en Estados Unidos y Europa esta modalidad es común desde hace años, en Latinoamérica, a excepción de ciertos países, la experiencia era incipiente. Antes de la emergencia sanitaria era principalmente el sector de alimentos el que utilizaba el despacho a los hogares. Cuántas pizzas o comida china no se pedían telefónicamente para que un repartidor las llevara a la casa.

Pero esta contingencia ha llevado a que el servicio a domicilio se expanda y abarque otros rubros. Tan es así que en España, por ejemplo, el III Anuario de la Restauración de Marca, elaborado por Marcas de Restauración, The NPD Group y KPMG, determinó que en 2021 el delivery crecerá aún más, peleando con la modalidad take outla preferencia del público. Según ese estudio, el “para llevar” pasará de 7 % (antes de la pandemia) a 13% del mercado.

La idea de permanecer en casa para evitar el contagio hizo que se crearan, o potenciaran según el caso, plataformas y aplicaciones de delivery masivo, que hacen posible agrupar a una serie de establecimientos que ofrecen lo mismo, como restaurantes, para que el consumidor pueda ordenar el producto de su preferencia a tan solo un click de su computador o teléfono inteligente.

En el caso de la venta de comida, el resto del proceso lo cubre el desarrollador, teniendo personal debidamente entrenado en el manejo de alimentos no solo para que la mercancía sea elaborada, tratada y empacada como es debido, sino también para que llegue con la misma seguridad y sanidad a quien lo solicitó.

Para quienes se afilian a una de estas aplicaciones la experiencia puede representarle un ahorro importante de recursos, ya que al momento de hacer la inversión están librándose de tener que ofrecer servicio a domicilio por cuenta propia. No tendrán que lidiar directamente con los clientes, tampoco con los repartidores ni con los problemas que puedan presentarse a la hora de entregar las encomiendas. Solo tendrán que preocuparse por su mercancía.

Por eso tan importante es para una empresa ofrecer los mejores productos y así imponerse ante la competencia, como asegurarse de que su proveedor de delivery sea serio, con personal entrenado y responsable, y contar con una aplicación que no solo sea sencilla de utilizar por parte del consumidor, sino que funcione adecuadamente cuando se le quiera utilizar.

La pandemia dio mucha oportunidad para ir creando, con un toque de ensayo y error, en esta materia. Y seguirá, por un rato más, dando las herramientas para ofrecer un servicio óptimo, pues así lo exigen los clientes ahora mucho más exigentes, a las puertas de las casas.

Así que no hay dudas de que el delivery seguirá siendo un negocio seguro, al menos, a lo largo de este año.

 

Por: David Somoza Mosquera

spot_img
Artículo anteriorOPTIMISMO Y REALIDAD
Artículo siguienteDEL MURCIÉLAGO AL PULMÓN HUMANO

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS