DEL MURCIÉLAGO AL PULMÓN HUMANO

El Corona virus en cruzada de conquista de territorios biológicos que descubre, invade, acapara y consume porque su naturaleza lo exige, y porque el orbe biológico sobre todo humano ofrece, aloja y nutre vulnerabilidades inherentes a nada menos que sus células por supuesto que sanas e inofensivas que aquel invade inmisericordemente con la saña de un entrometido que no tiene más norte que saciarse, multiplicarse y matar esas células indefensas que tienen la desgracia de ponerse en su camino del que se multiplica con la facilidad del milagro mundanamente llamado contagio de pandémicas proporciones. Y encima propende a mutar para contagiar más rápidamente como sabiendo que sus víctimas procuran elaborar medios para limitar su radio de acción en pos de acorralarlo del todo. Pero ¿de dónde procede semejante maldad de la naturaleza que, observada y hasta sopesada con calma, es una manera cruel de multiplicar una guadaña mortífera?

 

Por miles de años un parásito sin nombre vivió en el “murciélago herradura” en el sur de China… sin que éste se diese por aludido aunque en su momento aquel devino en el coronavirus SARS-CoV-2 que migró quizá a un pangolín, que es un mamífero de cuerpo alargado estilo oso hormiguero común en Asia y África, donde se lo trafica ilegalmente en mercados de animales vivos desde hace marras y es, en estos sitios, que el SARS tomó un curso genético desconocido pero que mudo fortalecido en lo que ahora se conoce como COVID-19… que ha encontrado en el ser humano, seguramente también entre otros, un territorio de expansión óptimo para sus designios mortíferos que ya va costando millones de seres humanos en 2020 y continuará enfermando y ultimando en 2021.

 

Y qué si el virus fue un descuido del laboratorio de Wuhan. Al respecto, el WP editorialmente dice el 4 de enero, 2021, que en diciembre 30, 2019, la Associated Press dijo haber investigado el asunto in situ, y que China había implementado estricto control a la investigación del origen del virus. C. Kormann, New Yorker, dice que los números que se dan a conocer diariamente no dan toda la verdad ya que, según un reciente número de la revista Science, por cada caso confirmado de COVID-19 en el mundo, hay entre 5 y 10 casos no identificados. El profesor Jeffrey Shaman de la U. de Columbia, afirma que las pruebas individuales que existen no son fieles. Los doctores de salas de emergencia de hospitales hacen saber por medios sociales que no abastecen. El doctor Daniele Machini, de Bergamo, Italia, dice que la situación se parece a “un sunami que nos avasalla.”

 

Fuera del ente que lo porta, el virus es inerte, casi sin vida, pero no muerto. Cien millones de Corona virus caben en la cabeza de un alfiler; miles o docenas de miles son necesarios para infectar a una persona o un animal. Investigadores de los Laboratorios Rocky Mountains, Montana, EEUU, han determinado que en superficies de cobre sobrevive 4 horas, en cartón 24 horas, en acero inoxidable y plástico hasta 3 días. Por otro lado

permanece vivo 3 horas flotando en el aire en microscópicas partículas sobre todo en espacios cerrados donde personas infectadas incluso sin saberlo los exhalan hablando, tosiendo o estornudando. Si bien las partículas a la larga pierden su efectividad, se sabe que los 10 primeros minutos de ser lanzados son muy contagiosos. De ahí que las aglomeraciones de personas sin barbijo ni distanciamiento social sean pasto de contagios… y huestes de enfermos y muertos que hasta iniciado enero de 2021 no merman.
por: Jorge V. Ordenes-Lavadenz

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS