La revolución educativa y sus retos

En el marco del Proceso de Cambio que encabeza el presidente Evo, son innegables los esfuerzos realizados y los avances logrados, en el objetivo de brindar a la población más y mejor educación, lo que justifica la denominación de REVOLUCIÓN EDUCATIVA. Para constatar esos avances haremos algunas comparaciones entre lo que fue la realidad educativa que nos dejaron los gobiernos neoliberales y los avances que se han concretado en estos últimos 11 años de Proceso de Cambio
Inversión en educación: El presupuesto asignado a educación el 2005, fue de Bs. 4.500,- millones (CAMBIO, 01-10-14), mientras que el presupuesto de la gestión 2016, fue de Bs. 21.934 millones (Informe presidencial de 22-01-17), lo que implica que el presupuesto destinado a educación el 2016, representa casi 5 veces el presupuesto que tuvo educación el 2005. Por eso es que Bolivia ocupa el 2° lugar en cuanto a inversión en educación en América Latina, 9% respecto al PIB 2016, después de Cuba, que ocupa el primer lugar, con una inversión en educación del 12,8% con respecto a su PIB.
Salario docente: En 2005, el total ganado de un docente normalista del área rural de 5° categoría era Bs. 1.077,70; mientras que el total ganado de un docente normalista con categoría al Mérito de la misma área era Bs. 2.072.50. En 2016, el total ganado de ese mismo docente normalista de 5° categoría fue de Bs. 2.636,00; mientras que el total ganado de un docente normalista con categoría al Mérito fue de Bs. 5.070,00 (Dirección Departamental de Educación de Tarija). Por tanto, el salario docente de 2016 representa prácticamente 2 veces y media el salario de 2005, en un contexto de baja inflación.
Paros del magisterio: En los 21 años de los gobiernos anteriores a 2006, se tuvo 945 días de paro (más de dos años y medio), mientras en los 11 años del proceso de cambio, se tuvo 40 días de paro (Informe presidencial de 22-01-17). Esta casi normalidad en la gestión escolar, fue posible, entre otras razones, por la mejora de los salarios docentes y la puntualidad de su pago. Además que, con la reducción de los paros, con mejores salarios y cualificada su formación académica, la profesión docente tiene mayor prestigio.
Analfabetismo: El analfabetismo en personas mayores de 15 años en Bolivia, según el censo de 2001 era del 13,28%, tasa que gracias al programa de alfabetización “Yo sí puedo”, ha bajado a 2,94% en 2016 (INE). Recordemos que la UNESCO es la institución encargada de certificar las tasas de analfabetismo en el mundo, y cuando éstas bajan a menos del 4% declara al país libre de analfabetismo. Eso ha ocurrido a finales del 2008, cuando la UNESCO ha declarado a Bolivia libre de analfabetismo, luego de haber certificado que l@s analfabet@s bolivian@s se redujeron al 3,8%. Ahora, se continua ejecutando el programa de Post  Alfabetización denominado “Yo sí puedo seguir”, que tiene como objetivo apoyar la continuidad de estudios de los alfabetizados.
Unidades educativas: En 2016 se tuvo un total de 16.134 unidades educativas públicas (incluidas de convenio), y 854 unidades educativas privadas. En el periodo 2006 – 2016, se crearon 2.164 nuevas unidades educativas públicas, y se cerraron 309 unidades educativas privadas, lo que muestra el mayor desarrollo de la educación pública. Mientras que en los gobiernos neoliberales, ocurrió lo contrario, para incentivar su privatización, no se atendía a la educación pública, ni se pagaban puntualmente los salarios, con el propósito de provocar paros del magisterio, para que padres y madres de familia renieguen de la educación pública y lleven a sus hijos a las escuelas privadas.
Infraestructura y equipamiento educativo: La infraestructura y equipamiento educativo hasta el 2005 era realmente deplorable. Esa situación ha cambiado significativamente en los últimos 11 años del Proceso de Cambio, de modo que ahora, sin que estén satisfechas todas las necesidades, se tiene infraestructuras y equipamiento notoriamente mejores a lo anterior. Para lograr ello se han realizado grandes inversiones a cargo de todos los municipios, del nivel central y también de las gobernaciones, a través de proyectos concurrentes. Sólo el programa “Bolivia Cambia – Evo Cumple” a través de la UPRE, por ejemplo, ha ejecutado 3.294 proyectos para educación, con una inversión de Bs. 4.959,- millones. (Informe presidencial de 22-01-17).
Cobertura y abandono escolar: En 2005, la tasa de cobertura en educación primaria fue 94,14%, la que en 2012 ha llegado a 98,82%. En educación inicial y secundaria se tiene coberturas menores, pero en ambos niveles, éstas han mejorado significativamente en el periodo 2006 – 2016. Las tasas de abandono, fueron disminuidas en este último tiempo: el abandono en 2005 fue: nivel primerio 4,5%, y el nivel secundario 7,8%; mientras que el abandono en 2016 fue: nivel primario 2,2% y el secundario 4,9%.
Ítems y apoyo a la cualificación docente: En el periodo 1999 – 2005 se dotaron 18.594 nuevos ítems (2.656 ítems por año promedio), en nuestra gestión de 11 años, se dotaron 41.000 nuevos ítems (3.727 ítems por año promedio). También se ha mejorado la calidad docente con la licenciatura en el nuevo modelo educativo socio comunitario productivo. Y los maestros interinos se redujeron de 21.158 en 2005 a sólo 2.390 en 2016.
Desarrollo tecnológico – científico: Hasta el 2005 no se tenían políticas de desarrollo tecnológico – científico, en cambio a partir de 2006, se ha concretado lo siguiente:

  • 1.516 Telecentros con 19.612 computadoras.
  • 128.385 computadoras para maestros y secretarias.
  • 138.910 computadoras para estudiantes.
  • 6 Olimpiadas Científicas Estudiantiles, con 1,3 millones de participantes.
  • 86 profesionales bolivianos becados en las mejores Universidades del mundo.
  • Primer encuentro de Científicos Bolivianos radicados en Asia, Europa y América (Informe presidencial de 22-01-17).

Otros apoyos a nuestros estudiantes: Entre otros apoyos concretos a nuestros estudiantes, podemos mencionar los siguientes:

  • Diploma de bachiller gratuito, entregado en el acto de promoción.
  • Bono Juancito Pinto que se paga anualmente a 2,2 millones de estudiantes de primaria y secundaria.
  • Bono a la excelencia en el bachillerato de Bs. 1.000,- para los dos mejores bachilleres (una mujer y un hombre) de cada colegio, para incentivar sus estudios posteriores.
  • Ingreso gratuito a las universidades públicas.

Los retos: Las puntualizaciones que preceden nos demuestran el importante apoyo que, como nunca en la historia de Bolivia, ha recibido la educación, a lo que debemos sumar una mayor inclusión social y cultural de los padres y madres de familia que ahora tienen no sólo mayores ingresos, sino también mayores expectativas respecto a sus hij@s, lo que ha incidido en un mayor interés por la educación y la ampliación de su cobertura.
En este contexto, nos toca evaluar la calidad de nuestra educación, y apoyados en numerosas evidencias empíricas podemos afirmar que si bien se ha mejorado la calidad educativa, esta mejora no es en la misma proporción de la inversión ejecutada y del apoyo brindado a todos los componentes y sujetos del quehacer educativo. Por tanto, el RETO actual es la AMPLIACIÓN DE ESA MEJORA DE LA CALIDAD DE LA EDUCACIÓN, tomando en cuenta que sólo una mayor y mejor formación de nuestro pueblo, el conocimiento, nos va garantizar desarrollo infinito de nuestra amada Bolivia.
 
Pero primero, corresponde preguntarnos sobre las causas del reducido avance en la calidad de nuestra educación, causas que debieran ser motivo de profundas investigaciones, y mientras éstas se realicen intentaremos plantear lo que podrían ser hipótesis de respuestas. En ese sentido creemos que, no basta aumentar los sueldos, ofrecer licenciaturas, maestrías y doctorados, no basta todo el apoyo material brindado, y no basta poner a disposición las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. La educación, como ninguna otra actividad, requiere de personas comprometidas y lamentablemente el neoliberalismo acrecentó el individualismo y la falta de compromiso social en buena parte de la población y también en mis colegas maestr@s.

«Corresponde preguntarnos sobre las causas del reducido avance en la calidad de nuestra educación, causas que debieran ser motivo de profundas investigaciones»

El trabajo intelectual que es el que en gran medida realizan l@s maestr@s, requiere una diferente motivación que para la realización de un trabajo físico. Normalmente, con el uso de la autoridad o la amenaza de castigos, se puede lograr la realización de un trabajo manual, físico, pero no así la ejecución eficiente de un trabajo intelectual. Para la realización eficiente y eficaz de un trabajo intelectual, hay que querer hacerlo.
Por tanto la pregunta obvia es: ¿Cómo motivar a l@s profesor@s para que asuman la responsabilidad de la mejora de la calidad de la educación? Creo que no hay otra forma que no sea por la vía de la organización sindical, organización que, si quiere trascender a su sector, para incrementar su prestigio y ejercer liderazgo en la sociedad, tendría que incorporar a sus legítimas reivindicaciones sectoriales, los intereses y necesidades del resto de la sociedad respecto a educación. En ese sentido la propuesta es que las organizaciones sindicales del magisterio, junto al Estado en sus 3 niveles, con las autoridades educativas, los padres de familia y los sujetos de la educación que son los estudiantes, HAGAMOS UN PACTO DE RESPONSABILIDADES COMPARTIDAS POR LA CALIDAD DE LA EDUCACIÓN.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS