Fundado el 21 de Diciembre de 2016

martes, 6 / diciembre / 2022

Gracias Errold Iriarte por dignificar la profesión

Trato una y otra vez de buscar una entradilla adecuada con la que dar inicio a esta nota pero no la hallo. El nudo que me ha cerrado la garganta al leer la noticia de tu partida parece que me ha anudado también las manos y se me hace harto difícil escribir sobre algo tan inesperado y tan injusto.

Tal vez lo más honesto es que proceda de forma directa y sin ambages a darte las gracias por tu labor en favor del periodismo y en pro de la sociedad tarijeña en su conjunto.

Gracias, Errold, por tu compromiso con un oficio tan dañado y a menudo maltratado como el del periodista. Tu fe en la verdad, tu convencimiento en el trabajo periodístico bien hecho y tu vocación de servicio han dignificado una profesión de la que te convertiste rápidamente en referente.

Tuve la gran fortuna de conocerte en los tiempos que anduve trabajando como reportero en las inmediaciones de la plaza Luis de Fuentes y Vargas. Eras una persona más bien discreta en el trato, pero siempre amable, cordial y a menudo sonriente. Sin embargo, esa cautela entre colegas desaparecía súbitamente a la hora de abordar a la autoridad de turno, ese era el terreno en el que mejor te movías.

En la esfera profesional, la integridad ha sido una de tus mejores armas. Tus preguntas eran igual de incisivas independientemente del color político, cargo o función del entrevistado. Ese fue el sello periodístico con el que te ganaste el respeto y la admiración de autoridades, colegas y sobre todo de la audiencia. Basta una ligera ojeada por las diferentes publicaciones en las redes sociales para darse cuenta de la consternación que ha causado tu marcha entre todo el pueblo tarijeño.

En lo personal, quisiera darte las gracias también en nombre de La Voz de Tarija por el apoyo que nos brindaste en nuestros inicios, dando credibilidad y seguimiento a nuestras informaciones cuando autoridades y otros medios buscaban desprestigiarnos. Ese apoyo informativo lo hiciste siempre desinteresadamente, fiel a tu vocación de servicio y con el solo objetivo de la búsqueda de la verdad.

Tu marcha deja al periodismo tarijeño sin una de sus voces más icónicas y sin uno de sus más dignos comunicadores. Kapuscinski dijo una vez que para ser buen periodista hay que ser buena persona y tú, estimado Errold, eras tan buena persona como excelente comunicador.

Ojalá las nuevas generaciones de periodistas tomen nota de tu trabajo y sigan tu ejemplo. El oficio tendrá una mejor salud y la opinión pública tarijeña estará mejor informada.

Desde La Voz de Tarija nos sumamos al dolor de tu familia y te damos las gracias por tu dignidad periodística.

Descansa en paz compañero.

Víctor Burguete Martínez

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS