La exploración sísmica en Tariquía

Con el anuncio de que próximamente se iniciarán actividades de exploración sísmica en el bloque hidrocarburífero San Telmo, que abarca una superficie de 193.362 hectáreas, de las que 114.439 hectáreas se hallan sobrepuestas con la Reserva Nacional de Flora y Fauna Tariquía, que tiene una superficie de 246.929 hectáreas, se ha desatado una feroz arremetida en contra de la ejecución de ese proyecto por parte de la derecha política disfrazada de cívica y ambientalista.
Los principales argumentos esgrimidos para oponerse son dos: el primero, que se estaría violentando la Constitución Política del Estado porque supuestamente ésta dispondría que las áreas protegidas son intocables, por lo que estaría prohibida toda actividad relacionada con el aprovechamiento de recursos naturales en ellas; y el segundo, que la ejecución de este proyecto supuestamente provocaría una catástrofe medio ambiental, por la enorme deforestación que significaría, y que generaría el que no vamos a tener oxígeno, que se va agotar el agua, que no vamos a tener lluvias, etc., etc. Analicemos estos argumentos:

  1. La supuesta inconstitucionalidad e ilegalidad del aprovechamiento de recursos naturales en áreas protegidas.

Nuestra Constitución Política del Estado dispone:
Artículo 346. El patrimonio natural es de interés público y de carácter estratégico para el desarrollo sustentable del país. Su conservación y aprovechamiento para beneficio de la población será responsabilidad y atribución exclusiva del Estado.…….
Artículo 385. I. Las áreas protegidas constituyen un bien común y forman parte del patrimonio natural y cultural del país; cumplen funciones ambientales, culturales, sociales y económicas para el desarrollo sustentable.
Como puede constatarse, las áreas protegidas, por mandato del artículo 385 de la Constitución, forman parte del patrimonio natural, que cumplen entre otras, funciones económicas para el desarrollo sustentable; y por mandato del artículo 346 de la misma Constitución, el patrimonio natural es de carácter estratégico para el desarrollo sustentable del país; y su conservación y aprovechamiento para beneficio de la población es responsabilidad y atribución exclusiva del Estado.
Por su parte el artículo 23 de la Ley 300 marco de la Madre Tierra, establece como una de las bases y orientaciones del Vivir Bien a través del desarrollo integral en conservación de la diversidad biológica y cultural, incluyendo las Áreas Protegidas: 1. Desarrollar políticas, estrategias, planes, programas y proyectos de uso, aprovechamiento, protección y conservación de la biodiversidad de forma participativa…..
Por otro lado, dos ex – constituyentes (ambos abogados), a través de un documento presentado a la Procuraduría General del Estado, afirman que el D.S. 2366 que establece medidas para el aprovechamiento de recursos hidrocarburíferos en áreas protegidas, supuestamente vulneraría la Constitución Política del Estado. Si esto fuera cierto: ¿por qué no demandan su inconstitucionalidad? No lo han demandado, ni lo van a demandar, porque saben que no es cierto lo que afirman. Creo que sólo lo hicieron para tratar de quedar bien ante los intereses que ahora representan.
Por tanto, todas las actividades orientadas al aprovechamiento de recursos naturales en áreas protegidas, obviamente cumpliendo las condiciones y procedimientos establecidos, incluida la consulta a las comunidades afectadas, están plenamente avaladas por nuestra Constitución Política del Estado y las normas vigentes, y las afirmaciones en contrario no son sino mentiras de la derecha neoliberal, a las que siempre ha acudido ante la falta de argumentos idóneos.

  1. La supuesta provocación de una catástrofe medio ambiental.

Veamos la posible deforestación por las actividades de exploración de hidrocarburos en la reserva de Tariquía.
 

Actividades Deforestación (Ha.)
Exploración Sísmica
Apertura de brechas (1,5 m de ancho 50,40
Campamento base 3,00
Campamento sub base 3,00
Helipuerto 5,00
Zona de descarga 4,00
Total exploración 65,40
Pozo exploratorio
Planchada 2,00
Campamentos 3,00
Camino de acceso 10,00
Total pozo exploratorio 15,00
Total general 80,40

FUENTE: Elaboración propia, en base a datos del Ministerio de Hidrocarburos.
Por otro lado, corresponde recordar que la reserva nacional de Flora y Fauna Tariquía, ha sufrido y aún sufre deforestación con dos motivos principalmente: habilitar terrenos para la producción agrícola y la explotación maderera, a tal punto que en el decenio 2000 – 2010, esa deforestación ha alcanzado a 7.685 hectáreas (768,5 hectáreas por año). FUENTE: “Deforestación y Regeneración de Bosques en Bolivia y sus Áreas Protegidas Nacionales para los Periodos 1990 – 2000 y 2000 – 2010”. Ministerio de Medio Ambiente y Agua. SERNAP. La Paz 2013 (36 p).
Como puede constatarse la deforestación posible por las actividades de exploración sísmica (80,40 Has.), es mucho menor a la actual deforestación con fines agrícolas y de explotación maderera en la reserva (768,5 hectáreas por año). Por tanto, la exploración sísmica representa el 10,5% de la tasa anual de deforestación para fines agrícolas y maderables, y el 0,03% del área total de la reserva.
Además, la apertura de sendas (brechas), según las autoridades del ministerio de Hidrocarburos, será manual y sólo se cortará vegetación arbustiva, la que se regenera rápidamente, y no se cortará árboles con diámetros iguales o mayores a 10 cm, excepto en las 15 Has. destinadas al camino de acceso al pozo exploratorio, la planchada y campamentos, pero que en estos últimos casos se buscará en lo posible espacios ya despejados de vegetación. A ello se suma el que se reforestará la reserva con 16.800 plantas nativas a elección de los comunarios.
Tomando en cuenta esta información, se llega a la conclusión de que la exploración de hidrocarburos en la reserva de Tariquía, tendrá un impacto ambiental poco significativo y de carácter temporal, por lo que los servicios ambientales que genera la Reserva (oxígeno y fuentes de agua) permanecerán sin variaciones significativas. Por tanto, aquello de catástrofe ambiental que nos habla la derecha es otra mentira.

  1. ¿Cuáles las razones reales para la oposición a la exploración sísmica?

Una vez que fue demostrada fehacientemente la invalidez de los argumentos centrales usados por la derecha para oponerse a las actividades de exploración y explotación hidrocarburífera en la reserva de Tariquía, no quedan dudas que se trata de una ESTRATEGIA POLÍTICA en contra del gobierno encabezado por el presidente Evo, lo que queda demostrado por los siguientes hechos:

  • En la mañana del 24 de septiembre de 2015, a través de la radio Guadalquivir, uno de los miembros de la derecha tarijeña dijo textual: “La economía es lo único que puede tumbarlo a Evo Morales, por lo que no tenemos que permitir que se toque un milímetro de Tariquía”. Lo mismo o con cambios de forma fue expresado varias veces de manera pública por otros derechosos, y en reuniones internas, lo reiteraron de manera permanente, con la adición de adjetivos irreproducibles en contra del presidente Evo.
  • Se tiene la intromisión de la ONG Cáritas Boliviana, que desinforma en las comunidades de la reserva mostrando pasivos ambientales de hace 30 años, cuando no se tenían normas de preservación medio ambiental, ONG que en 2015 recibió de la NED de Estados Unidos $us. 49.968 (casi Bs. 350.000) como financiamiento, para la ejecución del proyecto “Preparación a la población sobre Derechos Humanos”, pero que en realidad el propósito era realizar la labor de subversión político ideológica en contra del gobierno del presidente Evo, junto a otras 14 instituciones que recibieron financiamientos aún mayores para el mismo propósito. (Néstor García Iturbe: ¿Cuánto dinero se gastó la NED contra Bolivia en el año 2015?, alainet.org)
  • La derecha que, no sólo entregó varias áreas hidrocarburíferas al saqueo de las transnacionales a cambio de migajas (82% para los inversionistas y 18% para Bolivia y Tarija), sino que además aplaudía y celebraba cada entrega, y luego combatió la nacionalización dispuesta por el presidente Evo, porque querían que las transnacionales sigan saqueándonos; ahora que el Estado tiene el control de toda la cadena de los hidrocarburos y se ha invertido la distribución de las ganancias quedando el 82% para Bolivia y para el pueblo boliviano y tarijeño, resulta que se oponen a la exploración y explotación. ¿A favor de quién están? ¿Por qué no se oponían cuando las transnacionales eran dueñas de nuestros hidrocarburos y se llevaban la mayor parte?
  • La derecha se opone a la exploración y aprovechamiento hidrocarburífero porque tenemos un gobierno del pueblo que está generando riqueza para distribuirla entre toda la población. La mentalidad colonial que aún tienen les impide aceptar que los recursos provenientes del aprovechamiento de los hidrocarburos sean de todo el pueblo. Quieren que todo sea para ellos, compartido sólo con las transnacionales, como textualmente lo manifestó Zamuel Doria Medina: “…, lo que quiero decir es que de las ganancias, los inversionistas privados deben poder llevarse el 50% y el otro 50% dejarlo en el país. Si uno va más allá del 50%, no hay inversión…” (Revista “PODER Y PLACER”, junio de 2014, edición N° 74).
  • Lo que busca la derecha es que nuestro gobierno quede sin recursos de modo que sea incapaz de garantizar desarrollo y el vivir bien de todas y todos, para arremeter con el discurso de crisis económica en su lucha por regresar al poder. No es para defender la Constitución a la que siempre la han combatido, no es para defender el medio ambiente, el que nunca se han preocupado, y menos para defender los intereses de Bolivia y de los bolivianos. Quieren retomar el poder para volver a vender Bolivia y sus recursos naturales en beneficio propio y de las transnacionales.
  1. ¿Qué hacer?

Frente a esta realidad, ¿qué es lo que debe hacer el pueblo boliviano, a la cabeza de su gobierno?

  • Mantener la línea ecologista como fue originalmente planteada y que está contenida en nuestra Constitución Política del Estado, línea que consiste en aprovechar y usar los recursos naturales de la madre tierra, equilibrando con su cuidado y protección.
  • Cumplir estrictamente con las normas y procedimientos de consulta a los pobladores de las comunidades donde se realizará la exploración, así como cumplir con la mayor prolijidad las normas de protección ambiental, asignándole atención prioritaria y destinando los recursos necesarios para reducir a lo mínimo posible la afectación al medio ambiente.
  • A la vez de ser consecuentes con la defensa del medio ambiente, estamos obligados a ser consecuentes en cuanto a lograr desarrollo y bienestar para todos, para lo que se debe realizar las acciones necesarias orientadas a la generación de más recursos para todos los niveles de nuestro Estado.
  • Diálogo permanente, apoyados en la verdad, con los pobladores de todas las comunidades de la reserva, así como con instituciones y personas en general que de manera honrada y sincera estén comprometidos en la defensa del medio ambiente y de búsqueda del vivir bien de todas y todos.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS