TSE impulsa norma que abre la posibilidad de alterar el orden de los apellidos

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) elaboró el anteproyecto de Ley de Identidad Cultural y del Nombre que abrirá la posibilidad de alterar el orden de los apellidos y cambiar una visión patriarcal, que hasta el momento hace que siempre vaya primero el apellido paterno.

La propuesta está en la fase de socialización, antes de que sea remitida a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) para su tratamiento.

El vocal del TSE Tahuichi Tahuichi Quispe explicó que la iniciativa busca resolver problemas de fondo en torno al nombre y a la identidad.

Por ejemplo, explicó, el orden de los apellidos muestra una tradición patriarcal, porque siempre empiecen por el paterno. “Este hecho delata una visión cultural patriarcal y fomenta relaciones inequitativas entre hombres y mujeres”, afirmó.

En ese sentido, el artículo 14 de la propuesta señala que “ambos padres de común acuerdo, hasta los ocho años de su hija o hijo, podrán solicitar el cambio de orden de los nombres y/o apellidos, por única vez, por razones debidamente justificadas”.

Pero además, permitirá al mayor de edad “solicitar, en la vía administrativa, por única vez, el cambio en el orden de sus nombres propios y/o apellidos, por razones debidamente justificadas”.

Sin embargo, aclara que “el cambio en el orden de los nombres y apellidos no implica la pérdida o extinción de la filiación”.

Atahuichi, promotor de la norma, logró en octubre el cambio de su nombre y apellido. Antes su nombre era Daniel Atahuichi Quispe y lo cambió a Tahuichi Tahuichi Quispe, porque, según explicó, el primero no “lo identificaba”.

Otro tema de fondo que se pretende resolver con la propuesta del TSE es el facilitar el cambio de nombre por motivos de discriminación o bullying.

Además, el proyecto busca revalorizar la identidad cultural a través de dar al ciudadano la posibilidad de recuperar su apellido, su nombre de origen cultural, pues por motivos de discriminación tuvieron que cambiarlo.

Cuando se adopta la ciudadanía a los 18 años y una persona quiere cambiarse de nombre, tiene que hacer un trámite judicial que implica recursos, tiempos, sin embargo con esta nueva normativa este tipo de cambios serán administrativos y gestionados en el Servicio de Registro Cívico (Serecí).

El vocal del TSE Francisco Vargas destacó la iniciativa, porque garantizará el derecho y la libertad que tiene cada ciudadano para identificarse.

Afirmó que este proyecto de ley surge porque el TSE es garante de los derechos políticos y civiles, pues administra el Serecí.

Adelantó que se abrirá más espacios de diálogo, con todos los sectores de la sociedad, incluidos los pueblos indígenas de tierras bajas y de tierras altas.

Durante la socialización del viernes, los representantes del Tribunal Supremo de Justicia, de la Defensoría del Pueblo, del Consejo de Ayllus y Markas del Qollasuyu (Conamaq), de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) y del Colegio de Abogados de La Paz saludaron el contenido de la propuesta.

Coincidieron en destacar que con la norma se “eliminará las trabas burocráticas que se generan cuando se intenta cambiar los nombre y apellidos” o simplemente realizar una modificación./ABI