Fundado el 21 de Diciembre de 2016

miércoles, 19 / enero / 2022

Capitán de la FAB atracó 2 veces, vecinos lo agarraron y golpearon

El capitán de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) José Andrés Casanova protagonizó, en menos de una semana, dos atracos a mano armada, en los que  robó dinero de una empresa de correos y una concesionaria de vehículos en Cochabamba; se investiga si está vinculado a un tercer hecho delictivo. En el último robo, vecinos y transeúntes lograron detenerlo, pero lo golpearon hasta dejarlo inconsciente y ahora está en terapia intensiva. 

“Queremos informar de la aprehensión del señor José Andrés Casanova, de 36 años de edad, de profesión militar, quien según las investigaciones realizadas mediante el uso de cámaras de seguridad y el reconocimiento de parte de las víctimas, es el responsable de dos casos de robo agravado en la capital cochabambina con arma de fuego”, informó ayer el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo.

El capitán de la FAB fue detenido el viernes a las 14:50, aproximadamente, por transeúntes y vecinos que lo rodearon y lo golpearon cuanto trataba de huir, luego de que había atracado las oficinas de la concesionaria de vehículos Imcruz. En la refriega, Casanova disparó 11 veces y dejó herido con dos impactos de bala a un trabajador de limpieza de la empresa, quien recibió un proyectil en el hombro y otro en una pierna.

El oficial estaba destinado en la Guarnición Aérea de Cochabamba. La instancia castrense determinó su retiro obligatorio de la institución.

«Debido a que fue encontrado infraganti cometiendo ese ilícito, que transgrede las leyes, normas y reglamentos militares en actual vigencia y atentan contra la dignidad y honor de las Fuerzas Armadas (FFAA), siguiendo procedimientos establecidos se determinó su retiro obligatorio de la institución, para que la justicia ordinaria realice el proceso jurídico que corresponda», señala el comunicado de la FAB.

Primer golpe

El primer atraco en el que Casanova fue identificado se dio en la agencia de la empresa de correo DHL, en la avenida Ballivián de esa ciudad, el 12 de diciembre. A las 13:00, aproximadamente, ingresó a esas oficinas haciéndose pasar por cliente, pero sacó su arma de fuego y redujo al guardia de seguridad y a la cajera.

Según los videos de las cámaras de seguridad, luego de ingresar a las oficinas, el militar lanzó su mochila hacia la cajera e hizo que pusiera ahí el botín de 19.617 bolivianos y 2.756 dólares, y después huyó de la escena del crimen. En esa oportunidad no hubo heridos.

Segundo atraco

El viernes, transcurrido menos de una semana del primer atraco, el capitán de la FAB volvió a protagonizar otro robo, pero esta vez sería detenido. Las cámaras de seguridad captaron su ingreso a la concesionaria de vehículos a las 14:44 y se repitió la escena del primer hecho.

Luego de arrojar la mochila a la cajera, se observa cómo porta el arma con las dos manos y se despliega según su entrenamiento militar, mientras la funcionaria le entrega 6.000 bolivianos y 130 dólares. Una vez con el botín en la bolsa, usa  a la mujer como escudo y la obliga a acompañarlo hasta la puerta.

En las imágenes se observa a otros funcionarios tendidos en el piso boca abajo, atemorizados por el delincuente.

Después, en la huida, ya solo, vecinos y transeúntes lo rodean y lo sometieron. Del Castillo, a tiempo de felicitar la acción valiente de los ciudadanos, reflexionó sobre el “acto heroico”, que pudo haber costado la vida de otras nueve personas, pues dos de los proyectiles dieron en un funcionario de Imcruz. El ministro manifestó que fue un patrullero el que  debió rescatar al militar de la brutal golpiza que le estaban propinando los vecinos y que le causó su internación en terapia intensiva.

Tercer hecho

“Debemos manifestar que estamos analizando la escena de otro crimen. Recogemos las imágenes correspondientes para verificar si esta persona participó en un tercer delito en meses pasados en el municipio de Cochabamba. Esta persona actuaba de manera unilateral, tenía entrenamiento”, informó el ministro.

También se está en busca de un vehículo que probablemente debía ser usado por el militar, en cuyas prendas se hallaron unas llaves con logotipos de la FAB. Hasta el momento se cree que el capitán operaba solo y no se sabe de más implicados./Página Siete

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS