Controlar la proliferación de armas, el tema central en una nueva ronda de conversaciones en Ginebra entre Rusia y EEUU

La segunda ronda de consultas estratégicas entre Rusia y Estados Unidos finalizó el jueves en Ginebra con discusiones “intensas” y “sustantivas” en las que se decidió la creación de dos grupos bilaterales de expertos para avanzar en el control de armamento, señalaron ambas delegaciones.

Fue el segundo encuentro desde que el presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo estadounidense, Joe Biden, se reunieran en junio, también en la capital Suiza.

En un comunicado conjunto, EEUU y Rusia indicaron que estos grupos de trabajo comenzarán sus encuentros tras una tercera ronda de diálogos, que hasta ahora han sido encabezados por la subsecretaria de Estado estadounidense, Wendy Sherman, y su homólogo ruso, Serguéi Riabkov.

“Las delegaciones acordaron además quelos dos grupos de trabajo comenzarían sus reuniones, para ser seguidas por una tercera reunión plenaria”, informó el comunicado.

Citado por la agencia rusa RIA Nóvosti, Riabkov señaló el jueves que tras estas consultas “Rusia ahora tiene una comprensión clara de las tareas que quiere resolver Estados Unidos en el curso del diálogo bilateral”.

La delegación rusa, añadió el viceministro de Asuntos Exteriores,respondió detalladamente las preguntas que les interesaban a los estadounidenses y nombró las cuestiones sobre las que quisiera recibir “alguna aclaración”.

“A pesar de las diferencias existentes, que hay muchas, existe el deseo y la disposición de hacer avanzar el proceso”, dijo a las agencias de noticias rusas. “Este es un progreso lento. Pero esto en sí mismo también es bueno”.

Un alto funcionario del Departamento de Estado dijo que la reuniónfue “muy interactiva y de base amplia” y profundizó en múltiples temas, aunque se negó a dar detalles.

“Creemos que esta fue unareunión muy productiva”, dijo a los periodistas bajo condición de anonimato.

Las delegaciones se encontraron en el marco del Diálogo bilateral de Estabilidad Estratégica al que se comprometieron ambos mandatarios para “llevar a cabo un proceso integrado, deliberado y sólido”.

Las relaciones diplomáticas entre los dos países han sufrido un duro varapalo desde que Biden llegó al poder. El pasado mes de marzo, el presidente estadounidense llamó “asesino” a Putin, que le deseó en cambio “buena salud”. En mayo, el Gobierno ruso declaró a Estados Unidos país “no amistoso” junto con República Checa.

No obstante, tras una cumbre celebrada en junio en Ginebra,ambos mandatarios acordaron iniciar un diálogo que acercara posturas entre Washington y Moscú.

Desdeciberataques a entidades estadounidenses e intromisión en las dos últimas elecciones presidenciales estadounidenses hasta violaciones de derechos humanos y agresiones contra Ucrania y otros países europeos, la lista estadounidense de acusaciones contra el Kremlin es larga.

Putin, sin embargo, insiste en que solo está desafiando la hegemonía de Estados Unidos, y ha negado cualquier conexión con lo que Estados Unidos dice son bandas de piratería y ransomware con sede en Rusia, o haber participado en la muerte de muchos oponentes durante dos décadas en el poder. /Afp- EuropaPress

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS