Fundado el 21 de Diciembre de 2016

lunes, 24 / enero / 2022

Tarija: Conoce las consecuencias del consumo excesivo de bebidas alcohólicas

El consumo de bebidas alcohólicas es normal entre los jóvenes y adultos del departamento tarijeño, Un estudio realizado por la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) en la ciudad de La Paz el 2018 reveló que Tarija es uno de los tres departamentos que encabeza el consumo de bebidas alcohólicas. Dicho estudio señala que los departamentos que encabezan son: La Paz, Chuquisaca y Tarija, respectivamente. La investigación determinó que 7 de cada 10 bolivianos consumen bebidas alcohólicas, además, que 5 de esos 7 son jóvenes entre 13 y 20 años.

De esa manera, queremos darles a conocer que son las bebidas alcohólicas y que enfermedades ocasiona en el cuerpo de las personas, con el pasar del tiempo.

Las bebidas alcohólicas son una droga que deprime el sistema nervioso central, es decir, que enlentece las funciones del cerebro. El alcohol afecta a la capacidad de autocontrol, por lo que puede confundirse con un estimulante.

El principal componente de las bebidas alcohólicas es el etanol o alcohol etílico, que tienen diferente concentración según su proceso de elaboración. Las mismas pueden ser:

  • Fermentadas: vino, cerveza y sidra. Estas bebidas tienen una graduación entre los 4º y los 15º. Se producen por la fermentación de los azúcares o de los cereales.
  • Destiladas: son el resultado de la destilación de las bebidas fermentadas, por lo que tienen mayor concentración de alcohol. El orujo, el pacharán, el vodka, el whisky, el ron, el brandy o la ginebra tienen entre 40º y 50º.

El alcohol ingerido es absorbido por el aparato digestivo y pasa a la circulación sanguínea en la que puede permanecer hasta 18 horas.

El daño producido por el alcohol es silencioso. El desarrollo de la enfermedad es amplio, desde hígado graso, hepatitis alcohólica, cirrosis y cáncer al hígado. Casi el 90% de los pacientes con consumo excesivo de alcohol tienen, al menos, hígado graso. Posteriormente, se produce inflamación con desarrollo de hepatitis alcohólica, luego viene fibrosis y se establece la cirrosis, condición que es irreversible y de mal pronóstico.

El hígado graso se produce por la acumulación de lípidos en las células hepáticas, y es reversible con la abstinencia. Si la cantidad de consumo de alcohol es muy exagerada, puede producirse hepatitis alcohólica, es una inflamación aguda del hígado que corresponde a una enfermedad grave con riesgo de muerte.

El consumo crónico por años produce inflamación y fibrosis del hígado que constituye la cirrosis: el hígado pierde la capacidad de cumplir sus funciones con desarrollo de complicaciones y, en estados avanzados, eso lleva a la muerte o trasplante.

Cáncer: El alcohol es considerado un cancerígeno, y numerosos estudios han demostrado una relación directa entre el consumo de alcohol y la aparición de cáncer, de hígado, laringe, mama, estómago y colon.

Embarazo: El alcohol es un teratógeno, capaz de producir daño al feto, y es una de las principales causas de retraso mental, aunque el consumo sea continuo u ocasional incluso con dosis bajas. Existen numerosos daños en el recién nacido, cuya expresión máxima es el síndrome fetal alcohólico.

Otros órganos: No sólo el hígado resulta dañado por el consumo de alcohol. Puede producir pancreatitis, cardiopatías, insomnio, demencia, disfunción eréctil, desnutrición, alteraciones en el metabolismo como la disminución del nivel de glicemia en sangre (hipoglicemia), elevación de ácido úrico (hiperuricemia) y aumento del nivel de triglicéridos en sangre. A nivel muscular puede producir inflamación (miopatías), también epilepsia y delirium.

 

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS