Fundado el 21 de Diciembre de 2016

lunes, 26 / septiembre / 2022

Qué hacer si un niño ingiere medicamentos o productos tóxicos por accidente

En casa hay una serie de objetos que son recomendables mantener fuera del alcance de los niños, no obstante, los pequeños durante sus juegos pueden llegar a tener acceso a los medicamentos para jugar o simplemente porque confunden con dulces las pastillas que llegan en todas las formas y colores.
Según la doctora Marioly Flores Terceros, lo primero que debe hacer ante la sospecha de una intoxicación por un fármaco es que el padre o madre mantenga la calma por más difícil que sea la situación, posteriormente si el niño se encuentra consciente se deberán revisar las vías aéreas como la nariz y garganta para inducir al vómito estimulando la faringe. “Ahora, si el menor ha ingerido sustancias causticas o corrosivas es preferible no hacerlo porque podríamos dañar seriamente el tracto digestivo”.
En ambos casos luego de la primera atención en casa hay que acudir urgente a un hospital con el envase o la etiqueta del producto que ha ingerido el niño para saber cuál es el tóxico y proceder al tratamiento correcto.
La profesional explica que los principales síntomas para saber si el niño sufre de una intoxicación son dolores abdominales, somnolencia, fiebre sudoración, convulsiones y erupción cutánea por lo que recomendó a los padres estar alerta a uno de estos síntomas.
“Debemos saber que los medicamentos para los adultos son los más peligrosos ya que vienen en grandes dosis pero tampoco olvidemos que los medicamentos de los niños también lo son por ello es importante llevarlos a un hospital para mantenerlos en observación por lo menos 24 horas para saber de qué forma actúa el organismo contra el medicamento”, dijo.
En su experiencia, Flores menciona que la intoxicación es una consulta muy frecuente en la sala de emergencias y recuerda que en una ocasión una madre entró con el niño en brazos muy desesperada diciendo que se había tomado sus pastillas anticonceptivas pero al momento de realizar el examen físico el niño estaba tranquilo pero la madre estaba más preocupada por si su hijo iba a “cambiar de sexualidad”.
“Hicimos seguimiento al niño al menos un mes no por las razones de la madre sino por la acción de la hormona que pudiera producir en el niño pero no fue nada grave”.
Agregó que  los medicamentos más consumidos por los niños son los medicamentos sublinguales, los que tienen sabor, los medicamentos que vienen con colores llamativos, los jarabes que son dulces porque “para ellos es interesante descubrir nuevos empaques pastillas que parecen dulces y también están los productos de limpieza ya que estos son dejados al alcance de ellos”.
Destaca que es importante guardar los medicamentos en sus envases originales para evitar confusiones o accidentes y guardarlos en lugares que se encuentran en buena altura o cerrados con llave y utilizar fármacos con tapón de seguridad sobre todo si son jarabes.
“No se debe dejar a un niño solo en una habitación en la que hay medicamentos y también es muy importante evitar tomar fármacos delante de los niños ya que esto favorece las conductas de imitación y lo más importante es que los padres nunca deben confundirlo llamándolos caramelos o golosinas para que el niño lo tome”.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS