Fundado el 21 de Diciembre de 2016

jueves, 1 / diciembre / 2022

CURIOSIDADES: EL ORIGEN DEL USO DEL PAPEL MONEDA. MEDIDAS DE SEGURIDAD Y LOS PAÍSES “CASHLESS”

por: Fernando Durán Valenzuela

El origen del uso del papel moneda se remonta al siglo VII en China, durante la dinastía Tang (618 – 907).

Inicialmente fue elaborado en base a una lámina negra derivada de la corteza del árbol “Moral de China”, también conocido con el nombre de “Morera de Papelera”.

El papel moneda fabricado por los orientales tenía un determinado valor y podía ser utilizado como medio de intercambio. Era considerado como una “promesa de reembolso”, similar a los pagarés actuales. Su invención, permitió un notable avance comercial, pues, suprimió la necesidad de cargar una gran cantidad de monedas metálicas para realizar transacciones importantes. En consecuencia, coadyuvó a acumular más dinero y riqueza en menos espacio.

Su expansión por el “gigante asiático” alcanzó su auge en el siglo X, aspecto que coincidió con la escasez de cobre para la fabricación de monedas metálicas, ocasionando que el uso del papel moneda sea regulado con la consecuente exclusividad de fabricación por la dinastía Song (960 – 1279). El delito de falsificación era castigado, incluso, con la pena de muerte.

Un dato curioso es que el veneciano Marco Polo, allá por el año 1300, destacó en sus investigaciones de viaje la utilización del papel moneda inventado por los chinos como elemento importante de su comercio y su prosperidad territorial. Sin embargo, pese a que dicha noticia fue compartida por el investigador en el viejo continente, el uso del papel moneda recién fue utilizado en Europa a partir del siglo XVII. Así, se lo fabricó en Suecia en 1661, con una funcionalidad similar a los comprobantes de depósito; al respecto, el Banco de Estocolmo entregaba papel moneda impreso a aquellos clientes que decidían guardar oro, u otro metal valioso, en dicha entidad financiera.

La expansión del uso del papel moneda se generalizó en Europa en el siglo XVIII. A Francia, el economista John Law introdujo el concepto de uso del billete “respaldado por el oro del Estado” en 1717; en Italia, la primera entidad en emitir billetes con el objetivo de facilitar el comercio público fue la Hacienda Real de Turín en 1746; a España llegaron en 1780, durante el reinado de Carlos III, como un medio para hacer frente a los gastos originados por la guerra los “Siete Años” contra Inglaterra (1756 – 1763).

Como se citó anteriormente, el uso del papel moneda estaba solventado por el depósito o resguardo de oro, es decir, por la cantidad del metal precioso referencial existente en bóveda de los bancos centrales. Esta práctica europea, fue totalmente diferente al uso del papel moneda en China, pues, en el país asiático la circulación de billetes se basaba en la “confianza” de su uso.

El patrón oro fue utilizado en Europa hasta los años setenta del siglo pasado. Poniéndose en práctica desde entonces, la circulación del billete fiduciario.

MEDIDAS DE SEGURIDAD

Con el tiempo, la utilización del papel moneda tuvo que considerar mayores elementos de seguridad para evitar falsificaciones. La impresión actual, emplea papel especial hecho de fibras de algodón y técnicas de marca de agua, hologramas y tintas casi invisibles.

Países como: Australia, México, Brasil, Paraguay, Chile, Guatemala, Nueva Zelanda y Hong Kong, producen billetes de polímero para aumentar su resistencia a lo largo de su uso incluyendo una ventanilla transparente de unos pocos milímetros.

Las medidas de cuidado más utilizadas por los diferentes Bancos Centrales son las siguientes:

  • Marca de agua o filigrana: Imágenes que se ven a trasluz.
  • Blanqueador: Marcas detectables con una fuente de luz ultravioleta.
  • Relieves: El papel tiene partes sobresalientes en distintas partes.
  • Tinta ópticamente variable (OVI): Tinta que cambia de color según el ángulo del observador y la incidencia de la luz.

¿EL USO DEL PAPEL MONEDA TIENDE A DESAPARECER? LOS LLAMADOS PAÍSES “CASHLESS”.

El uso del papel moneda ha disminuido notablemente con el tiempo. Lo que fue un boom en su momento, hoy, ya no lo es. De hecho, la pandemia de la Covid-19 y la evolución del comercio electrónico y el incremento de aplicaciones de pago, además del empleo de tarjetas de crédito y débito, han provocado que su utilización, hoy en día, sea mínimo en varios países del mundo:

  • Suecia. El 91% de las transacciones comerciales se hacen con tarjetas o dinero electrónico, 9% con billetes físicos. Sus sistemas tecnológicos de pagos son los más avanzados del mundo, lo que le permite no depender del uso de papel moneda.
  • Noruega. En este país solo el 10% de las transacciones, son efectuadas con billetes físicos.
  • Canadá. El uso de dinero en efectivo es menor al 20%.
  • Corea del Sur. Solo utiliza el 20% de billetes físicos. Habiendo implementado desde el año 2017, aplicaciones de pago digitales como tarjeta T-Money para el pago en tiendas, parques temáticos y transporte público.
  • China. Fue uno de los primeros países en utilizar los pagos electrónicos, escaneo de códigos QR con aplicaciones como AliPay y WeChat Pay. Al respecto, según spanish.news.cn, “…Los pagos no realizados en efectivo, que involucran tarjetas bancarias, vehículos de pago en línea, papeles comerciales, transferencias de crédito y otros acuerdos, se ubicaron en 4.415,56 billones de yuanes (unos 695,27 billones de dólares) en 2021”.
  • Reino Unido. En 2016, los pagos electrónicos superaron el efectivo y cada vez más ciudadanos eligen este mecanismo para realizar compras. Se estima que después de la China, el Reino Unido es el país con mayor uso del comercio electrónico como porcentaje del PIB; a ese ritmo, hasta el 2025, el uso de efectivo llegará a sus niveles extremos mínimos.

A todos los países mencionados anteriormente, se los conoce como “países cashless”, debido a que el pago de productos y servicios con billetes de papel moneda, o en efectivo, es bajo.

Es Economista

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS