Fundado el 21 de Diciembre de 2016

lunes, 3 / octubre / 2022

Cinco consejos para acabar con el mal aliento

El mal aliento o la halitosis no da muy buena impresión. Por suerte, hay muchas opciones que se pueden pone en práctica para tener no solo una buena salud bucal, sino un aliento bueno. Lo importante es llevar —ante todo— una correcta higiene bucal.

En primer lugar, se debe tener en cuenta que hay personas que tienen genéticamente mal aliento, y es ahí donde conviene consultar al médico. Además, son varios los alimentos que causan el mal aliento. Sabemos que productos como el café y el tabaco o alimentos como el ajo y la cebolla provocan un fuerte aroma. Sin embargo, decíamos, los factores que contribuyen al mal aliento pasan por no lavarse los dientes ni tener una rutina de higiene bucal.

La verdadera causa del mal aliento son las bacterias que sobreviven en ambientes secos y proliferan cuando nuestra boca no se encuentra bien hidratada y limpia. El mal aliento repentino y persistente también puede ser un signo de un problema mayor, como la periodontitis (probablemente por la acumulación de placa).

Cómo prevenir y eliminar el mal aliento. Aquí, 5 claves

1. Cepillado

Siempre es recomendable utilizar el hilo dental todas las noches y cepillarte los dientes al menos dos veces al día (una por la mañana, otra antes de acostarse y más según lo necesites o desees durante el transcurso de la jornada).

La realidad que tres veces por día termina siendo un buen promedio. Este hábito no sólo protege los dientes y encías de la putrefacción y las manchas, sino que elimina las partículas de comida y los residuos bacterianos (el azufre) que generan el mal olor.

“El cepillado protege contra la enfermedad de las encías, pero es el fluoruro en la pasta dental el que previene la caries dentales”, explicó María Teresa Hosey, jefa de odontología pediátrica del King’s College London

2. Hidratarse

Nunca tomamos tanta agua como en estos tiempos. Sabemos, por los propios estudios de la ciencia, que tomar entre dos y tres litros de agua por día hace bien al organismo en general.

Son muchas las razones para mantenerse hidratado. Van desde el cuidado de la piel, pasando por tener un pelo sano, hasta el correcto funcionamiento del organismo.

Con el aliento sucede lo mismo. Cuanto más seca está la boca, mayor guerra darán las bacterias. Siempre es bueno beber un vaso de agua antes de acostarte. Puede que uno tenga que levantarte a mitad de la noche para ir al baño, pero ya de paso puedes beber un poco más.

Suponiendo que puedas volver a dormirte con facilidad, esto te ayudará a mantenerte hidratado durante más tiempo, con el enorme beneficio que supone tanto para tu salud como para el tema del aliento

3 Cepillo

Los expertos recomiendan cambiar el cepillo de dientes (o el cabezal del mismo) cada tres o cuatro meses para que esté en buena forma para los lavados.

La realidad es que si uno llega a los seis meses tampoco sucede nada. Más tiempo ya puede significar un problema. Cepillarse es una forma de combatir el mal aliento.

4 Ir al dentista

Otra recomendación es hacer una revisión y una limpieza dental y de encías cada seis meses.

Esto ayudará a prevenir cualquier problema, acumulación de placa y brotes bacterianos desagradables.

5. Buena alimentación

Prestar atención a la dieta, al igual que al consumo de agua, es una cuestión que tiene múltiples beneficios.

Siempre es recomendable minimizar la ingesta de cualquier alimento que deshidrate el cuerpo (como la cafeína y el alcohol) y que reseque la boca.

Según un estudio del Instituto de Tecnología de Israel, el té verde puede ayudar a combatir el mal aliento gracias a un grupo de sustancias químicas encontradas en las plantas: los polifenoles. Y científicos de la Universidad de Tel Aviv del mismo país revelaron que el café no sólo no causa halitosis -como se suele pensar-, sino que su extracto es capaz de inhibir a la bacteria que la causa.

Desde el Instituto del Aliento, un centro especializado en este tema, se sugiere evitar alimentos muy secos e incrementar el consumo de ensaladas, de cítricos que estimulan la producción de saliva y camuflan el mal olor, beber agua abundante o infusiones no azucaradas y utilizar especias y hierbas como la canela, el romero o la menta.

Este es un problema de carácter social cuyo abanico de alcance es amplio. Afecta a una de cada dos personas. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el 60 por ciento de la población sufre o ha sufrido de mal aliento en algún momento de su vida.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS