Fundado el 21 de Diciembre de 2016

miércoles, 18 / mayo / 2022

Beijing aumentó las restricciones por el brote de COVID y los ciudadanos temen ser confinados como los de Shanghai

Beijing cerró algunas escuelas y espacios públicos el jueves, mientras la mayoría de los 22 millones de residentes de la capital china acudían a más pruebas masivas de COVID-19 destinadas a evitar un confinamiento similar al de Shanghai.

La mayoría de los habitantes de Shanghai llevaban un mes de estresante aislamiento domiciliario, luchando por satisfacer las necesidades básicas. Sin embargo, se vislumbraban esperanzas en el horizonte, ya que el número de nuevos casos se redujo aún más y las autoridades afirmaron que su atención se estaba centrando en impulsar la vacunación de los ancianos.

Sin embargo, crecía el temor de que China se viera atrapada en una persecución inútil en los próximos meses, levantando los confinamientos en algunos lugares e imponiendo otros en otros, causando un grave daño económico y exasperando a la población.

Cuando Beijing puso en marcha esta semana tres rondas de pruebas masivas en la mayor parte de la ciudad, cerró varios complejos residenciales, oficinas y una universidad.

También se cerraron algunas escuelas, lugares de ocio y sitios turísticos. Los Estudios Universal de Beijing dijeron que exigirían a los visitantes a partir del viernes que mostraran resultados negativos en las pruebas antes de poder entrar en el parque temático.

Andrew Ward, de 36 años, un canadiense que vive en una de las estrechas callejuelas de casas con patio de Beijing, conocidas como “hutongs”, fue puesto a cuarentena en un hotel el jueves, a pesar de que los resultados de sus pruebas fueron negativos.

El miércoles, personas con trajes de protección visitaron su casa en el distrito de Dongcheng para hacer pruebas de COVID-19 a Ward después que las autoridades dijeran que era un contacto cercano de un caso positivo. “Estoy un poco molesto, porque he gastado todo ese dinero y tiempo en acumular alimentos para estar encerrado en casa”, dijo Ward, que trabaja en un colegio internacional.

Beijing había detectado 56 nuevos casos de COVID-19 de transmisión local hasta las 1500 horas (0700 GMT) del jueves desde las 1500 horas del día anterior, informó un funcionario municipal de salud.

La cifra global de la ciudad en el actual brote ha ascendido a 194, de los cuales casi la mitad se han detectado en Chaoyang, su distrito más poblado y conocido por su vida nocturna, sus centros comerciales y sus embajadas.

La política china de tolerancia cero con el COVID-19 ha provocado una inusual ira pública en un año importante para el presidente Xi Jinping, por unas medidas que parecen surrealistas para gran parte del mundo exterior que ha optado por convivir con el virus, incluso mientras las infecciones se propagan.

Se espera que Xi asegure un tercer mandato este otoño y las autoridades querrían evitar que se repitan en la capital las escenas de Shanghai, donde algunos residentes se asomaron a sus ventanas para golpear ollas y sartenes con rabia mientras personas con trajes protectores instalaban vallas alrededor de sus casas.

Las autoridades chinas han afirmado en repetidas ocasiones que es necesario imponer fuertes restricciones al COVID-19, incluyendo confinamientos prolongados, para salvar el mayor número de vidas posible y evitar que el sistema sanitario se vea desbordado.

En Taiwán, país gobernado democráticamente y que Beijing reclama como propio, las autoridades están suavizando gradualmente las restricciones, incluso cuando los casos diarios de COVID-19 han superado los 10.000 por primera vez. Sólo siete personas han muerto de COVID-19 este año.

TEMOR A MÁS CASOS

El yuan chino cayó a mínimos de 18 meses frente al dólar estadounidense el jueves, ya que los brotes de COVID-19 y los confinamientos amenazaron el objetivo de crecimiento económico de este año, de alrededor del 5,5%.

Sin embargo, los mercados bursátiles salieron de sus mínimos de dos años, a la espera de más estímulos después que el primer ministro Li Keqiang prometiera estabilizar el empleo y reactivar las interrumpidas cadenas de suministro.

Los analistas de Nomura estiman que 46 ciudades se encuentran actualmente en confinamiento total o parcial, lo que afecta a 343 millones de personas.

Société Générale calcula que las provincias que sufren importantes restricciones de movilidad representan el 80% del producto interior bruto (PIB).

Millones de trabajadores cuyo sustento depende de la movilidad entre ciudades se han enfrentado a graves restricciones de viaje en las últimas semanas. La circulación de mercancías también se ha visto afectada.

Un funcionario del ministerio de transportes estimó que el tráfico de pasajeros para las vacaciones del 30 de abril al 4 de mayo del Día del Trabajador caería un 62% con respecto al año pasado. /Reuters

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS