Ocurre en Obrajes: un niño se arrastra por el piso, pide una silla de ruedas para ir a la escuela

Tiene 13 años de edad, cursa el cuarto de primaria en la Unidad Educativa de Obrajes, es el segundo mejor de su clase, su nombre es Danny Joel Quispe Albornoz. Por una enfermedad de nacimiento, él no puede caminar, actualmente se traslada arrastrándose por el piso y por ello pide ayuda a la población tarijeña para poder conseguir una silla de ruedas.

La madre de Danny, Nelsy Albornoz señala que su hijo nació con “la columna abierta” y por ello nuca pudo caminar. Es el mayor de cuatro de hijos y por las limitaciones que tuvo, dos de sus hermanos ya le alcanzaron y son sus compañeros de curso en la escuela.

Él me pide que le lleve a pasear, pero ni al parque puedo llevarlo”, refiere la mamá de Danny, a tiempo de recordar que solían tener una silla de ruedas, sin embargo, por el uso que se le dio esta se acabó. Y desde antes de la pandemia, Danny tiene que moverse arrastrándose por el piso y esto le genera heridas en sus pies.

Toda la familia vive en un solo cuarto, que cumple la función de dormitorio y cocina a la vez, el agua lo consiguen de una pileta pública y no cuentan siquiera con un baño. La casa tiene un patio interminable, pues no existe un cierre perimetral, el patio es de tierra rocosa, donde se observan unas cuantas gallinas y un par de cachorros que son las mascotas de Danny.

Hernan Laime, quien es profesor de la escuelita de Obrajes, señala que durante todo el año visitó a Danny una vez por semana en horas de la tarde, para poder impartir clases de nivelación, ya que, por su condición física, el niño no puede asistir a la escuela.

“Vemos que el niño está rindiendo bien, y es una alegría para mí, porque este año ha ocupado el segundo lugar en aprovechamiento del cuarto curso. Yo quisiera a las autoridades que se puedan fijar y ver la necesidad que tiene este niño. Es muy triste su realidad”, cuenta el profesor, a tiempo de explicar que todos los días jueves en la tarde llega hasta la casa de su estudiante, para ponerle al tanto del avance que se tuvo en la semana y adelantarle las tareas para la semana siguiente.

El hecho que Danny tenga a dos de sus hermanos en el mismo curso, ayuda a que pueda llevar el ritmo de avance escolar, así lo cuenta su profesor.

“Yo quisiera pedirle a la población apoyar en una campaña de solidaridad para este niño, que en realidad se lo merece. Él pasa clases desde su casa y quiere ir a la escuela para conocer a sus compañeros”, enfatiza Laime.

Para la población que desee ayudar a Danny Joel, puede contactarse a los teléfonos 75141286 – 60915836.

Por: Leonel Suarez