FORMIDABLE RESILIENCIA DE FIODOR M. DOSTOIESVKI

por: Raúl Pino-Ichazo Terrazas

El 11  de este mes se cumplieron  dos siglos  del nacimiento de  Dostoievski, considerado unánimemente  uno de los más grandes  escritores  y literatos universales. Actualmente existe en Europa una   pasión por las nuevas ediciones  de sus obras, así también por la publicación de recientes  y mejoradas biografías  y una completa y detallada reseña del autor ruso intitulada  “El universo de Dostoievski”.

Muy singular  es el periplo   de la impronta de  este hombre de letras  que se graduó como ingeniero militar con inclinación a las humanidades; asiduo lector de  Pushkin, Lermonov  y  los clásicos rusos. Conspicuo   seguidor de Balzac, Dickens, Víctor Hugo y Byron. Acuñó una frase  inolvidable  sobre la obra  principal de Cervantes “ en todo el  mundo  no existe obra tan profunda  y triste”; y  del Quijote   aseveró “ es el libro más grande y  triste  que ha creado el género humano”.

Importante es conocer  que su primera obra fue “Pobres gentes”  y el éxito  no  amainó su espíritu rebelde juvenil, mas por lo contrario, lo radicalizó  con acritud en  denuncias  sobre  la miseria  y el dolor  del pueblo ruso durante  el ejercicio del Zar  Nicolás l; esta tendencia  franca de la denuncia  fue la esencia  de sus dos novelas “ El doble” y  “Noches blancas”.

Su misticismo lo adquirió después de ser encarcelado, luego vino el exilio y su silencio que duró nueve años. Sus obras  “Crimen y castigo” “El jugador y “Memorias del subsuelo”, son un reflejo de ese silencio obligado. Su mejor etapa es la última con obras excepcionales por su raigambre psicológica como “El idiota”, “Demonios,” El adolescente”, hasta arribar a la cúspide de su creatividad con “Los hermanos Karamazov”.

En esta columna  no se trata  de reflejar  un inventario de sus obras sino analizar  la complejidad  interna de su vida y a sus graves problemas  permanentes como una epilepsia que lo torturaba desde sus siete años, empero, fue este trastorno psicológico   que le transfundió  una  incólume resiliencia  para su producción literaria, incesante hasta su muerte.

Fue débil ante la pasión irrefrenable por el juego que la confesaba sin traslapar su adicción que lo condujo a la ruina y casi al abismo; su fracaso amoroso con Apolinaria Susliva y su virulenta confrontación con los escritores coetáneos  acentuaron sus trastornos psicológicos.

La obra de Dostoievski oscila entre el realismo y  la psicología y, una prueba de ello fue su obra “Los hermanos Karamazov”, donde disemina su personalidad  en Iván Karamazov; rasgos de su  percepción psicológica  encontramos  en  “Crimen y castigo”  y en “El idiota”. Su capacidad indagatoria de los  seres humanos fue notoria sobre todo  en lo tocante a las pulsiones más destructivas.

Paradójico en él  es que convive  en su espíritu  la bondad humana, el amor, la caridad  con el asesinato, el robo, la humillación para significar que el hombre  es capaz de cualquier cosa.

“Los hermanos Karamazov” es la representación  de su  misticismo y  él mismo lo manifiesta como un alter ego (otro yo) suyo, a través del personaje de Iván Karamazov; también un alter ego en el personaje de Aliosha que simboliza  la salvación y un futuro prometedor para la humanidad.

El lector inferirá su muerte  por la enfermedad  y su funeral  fue francamente apoteósico por la multitud de los asistentes a las exequias. Un hito muy importante  a citar fue la deplorable  intervención de la política  que, en la revolución  soviética,  marginó  y  agravió  la obra y la figura excelsas de Dostoievski y  ensalzó a Tolstoi; así mientras Dostoievski fue considerado un  potencial enemigo, además de peligroso y engendrador de subversión y herejía, Tolstoi  fue entronizado en el panteón revolucionario.

* es abogado, posgrados en Filosofia y Ciencia Política, Alta Gerencia para abogados, Interculturalidad y Educación Superior, Docencia en Educación Superior, Derecho Aeronáutico, Arbitraje y Conciliación, doctor honoris causa en Humanidades.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS