Contrabando de la cerveza en Tarija, un negocio que crece en desmedro de la industria nacional

En pasados días la Cervecería Boliviana Nacional brindó un informe sobre el creciente índice de contrabando en las fronteras, particularmente en Tarija, ya que los números en los que va del año arrojan un considerable ascenso en relación al año pasado, esto pese al cierre de las fronteras.

El presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI) y director de Asuntos Corporativos de la Cervecería Boliviana Nacional (CBN), Ibo Blazicevic ha indicado que el valor total del contrabando de bebidas en Bolivia es de alrededor de 93.174.000 dólares, de los cuales casi 72.620.000 corresponden a fermentados como la cerveza y el vino, y los Sus 20.554.000 restantes corresponden a destilados como el fernet, whisky, vodka y ron, entre otros.

Los departamentos más afectados por el contrabando cervecero son Santa Cruz, Tarija, Beni, Pando y Cochabamba.

En este marco y como una forma de combatir el contrabando, la Cervecería Boliviana Nacional (CBN) donó un tinglado para la Aduana Nacional en el Punto de Inspección Aduanero (PIA) ubicado en la zona de San Antonio-Villamontes en el Chaco tarijeño. Esta donación se produce bajo el marco de un convenio que firmó la empresa cervecera con la Aduana Nacional en el año 2017. En el documento, ambas instituciones se comprometen a ejecutar acciones en conjunto con el objetivo de luchar contra el contrabando.

La donación tiene por objeto ofrecer a la Aduana Nacional un espacio con las condiciones adecuadas para llevar a cabo los operativos de control en el transporte de mercadería ilegal. El puesto de encuentra a lado del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag), que también realiza controles en la zona.