No vacunarse contra el COVID-19 hará que las personas sufran contagios recurrentes

¿Cuánto tiempo durará la inmunidad natural después de contraer COVID-19? Los científicos buscan hallar la respuesta a medida que el tiempo de convivencia con el virus pasa y la ciencia avanza en sus investigaciones.

Un reciente estudio publicado en The Lancet y llevado adelante por investigadores de la Universidad de Yale y la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte encontró que, en promedio, las personas no vacunadas deben esperar ser reinfectadas con COVID-19 cada 16 meses.

A fines de julio, el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU. y asesor del Presidente John Biden, proclamó que los actuales casos de coronavirus son “realmente una pandemia entre los no vacunados”. Los especialistas siguen repitiendo la importancia de vacunarse contra COVID-19, ya que si bien las vacunas no evitan por completo los contagios, si evitan casos graves de la enfermedad o directamente la muerte.

Dado que COVID-19 no ha existido durante el tiempo suficiente para realizar un estudio a largo plazo, los investigadores dirigidos por Jeffrey Townsend, profesor de bioestadística de Yale, examinaron la reinfección en un pariente viral cercano para replicar la respuesta del sistema inmunológico. “El objetivo general del estudio fue proporcionar una respuesta a una pregunta que en este punto de la pandemia sería imposible de responder empíricamente, que es cuánto tiempo después de haber sido infectado por el SARS-CoV-2 puede esperar poseer inmunidad contra el virus antes de volverse vulnerable a la reinfección?“, explicó la coautora Hayley Hassler, una investigación asociada en la Escuela de Salud Pública de Yale.

Los hallazgos contradicen la noción de que la recuperación de COVID-19 garantizará una protección de por vida contra el virus. El estudio analizó los datos posteriores a la infección de seis coronavirus que son parientes cercanos de COVID-19, que datan de 1984. El período de tiempo posterior a la infección varió de 128 días a 28 años en condiciones endémicas, lo que significa que la enfermedad se encuentra constantemente en una población.

Usando esos datos, los investigadores pudieron estimar el tiempo de reinfección para las personas no vacunadas, aproximadamente 16 meses en promedio. Eso es menos de la mitad del tiempo que se tarda en volver a infectarse por otros coronavirus transmitidos por humanos, encontraron. “La reinfección puede ocurrir razonablemente en tres meses o menos”, explicó Townsend en un comunicado de prensa de la universidad . “Por lo tanto, aquellos que han sido infectados naturalmente deben vacunarse. La infección previa por sí sola puede ofrecer muy poca protección a largo plazo contra infecciones posteriores”.

La ventana de reinfección en el estudio es un promedio, enfatizó el estudio, por lo que algunas personas pueden reinfectarse en meses, mientras que a otras les puede llevar años. “Nuestros resultados se basan en tiempos promedio de disminución de la inmunidad en múltiples individuos infectados. Cualquiera de esos individuos puede experimentar períodos de inmunidad más largos o más cortos dependiendo del estado inmunológico, la inmunidad cruzada, la edad y muchos otros factores”, precisó Hassler.

Elena Obieta, médica infectóloga, jefa del Servicio de Enfermedades transmisibles y emergentes de la Municipalidad de San Isidro y miembro de la Sociedad Argentina de Infectología, comentó a Infobae: “Hoy es fundamental que la gente se vacune completamente contra el COVID-19 porque la variante Delta es más transmisible. Si se vuelven a producir más casos de Covid-19, también habrá más pacientes hospitalizados y más tensión en el sistema de saludHay que alcanzar como mínimo el 70% de la población completamente vacunada cuanto antes. Así se empezaría a lograr la inmunidad de rebaño para llegar después a cerrarle las puertas al virus”.

En tanto, la investigadora en virología del CONICET y miembro de la Sociedad Argentina de VirologíaAlejandra Capozzo, explicó: “Las vacunas protegen contra la enfermedad severa. Si aún hay personas que no se inmunizaron completamente, Delta podría aumentar la cantidad de personas en los hospitales. Además, la vacunación hoy es importante porque si dejamos circular a las variantes libremente, surgirán más y nos seguirán complicando la vida”.

Comparación con otros virus

Townsend señaló que algunas noticias han comparado el Sars-CoV-2 con la influenza y el sarampión, lo que sugiere que estos virus podrían proporcionar tipos similares de inmunidad. Estas comparaciones son engañosas, dijo, porque los virus no están estrechamente relacionados y no se puede esperar que tengan propiedades similares. Uno de los conceptos erróneos más peligrosos es la creencia de que Covid-19 proporciona inmunidad de por vida, que Townsend enfatizó que no es el caso. El estudio examinó seis virus que son parientes virales cercanos de COVID-19, que Townsend mencionó que son más útiles e “informativos” en la investigación comparativa debido a su ascendencia común.

El experto agregó que estaba entusiasmado con el uso del estudio de un modelo basado en datos basado en la comprensión de los principios evolutivos. Aunque la biología evolutiva generalmente se considera una disciplina histórica, según Townsend, el equipo pudo utilizar estos principios teóricos para modelar la reinfección de un virus relativamente nuevo. “Este es un caso en el que no tenemos idea de la respuesta a algo y la única forma en que podemos obtener esa respuesta es a través de la biología evolutiva. Y lo logramos, y tengo mucha confianza en el resultado”, remarcó.

Sudhir Kumar, profesor de biología en la Universidad de Temple y otro de los coautores del estudio, se hizo eco de este entusiasmo por los métodos evolutivos empleados en el estudio. Dijo que este mismo enfoque podría aplicarse a futuras pandemias. “Los métodos que usamos son métodos que son estándar en el campo de la biología evolutiva. Deberíamos poder utilizar el mismo enfoque para predecir la durabilidad de la inmunidad en otros casos”, destacó.

Kumar agregó que el trabajo futuro sobre el tema incluirá un documento de seguimiento que analiza la durabilidad de la inmunidad inducida por la vacuna contra la infección irruptiva. Planea proporcionar una estimación de la durabilidad para las personas inmunodeprimidas o inmunodeprimidas.

Debido a que el Sars-CoV-2 es todavía un virus relativamente nuevo, queda mucho por comprender acerca de la durabilidad de la inmunidad. Lo que sí revela este estudio, dijo Townsend, es que la inmunidad natural no dura a largo plazo y no sustituye a la vacunación.

Los hallazgos arrojan luz sobre datos valiosos para los tomadores de decisiones de salud pública, según los autores del estudio, ya que es probable que la reinfección sea cada vez más común. Los investigadores dicen que las medidas preventivas de salud y la aceleración global del esfuerzo de la vacuna serán “críticas” para minimizar las muertes por COVID-19. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el 57,2% de la población de EEUU está completamente vacunada y el 66,2% de los residentes ha recibido al menos una inyección.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS