Según el FMI, Latinoamérica tardará “muchos años” en superar el golpe económico de la pandemia

En América Latina y el Caribe, los efectos negativos de la pandemia del COVID-19 en términos de productividad, empleo y capital humano podrían “tomar muchos años en revertirse”, advirtió el jueves el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“El crecimiento para la mayor parte de la región no está volviendo a la trayectoria que habíamos previsto antes de la pandemia”, dijo el director interino del departamento de las Américas del FMI, Nigel Chalk, al revelar las perspectivas económicas para la región.

El FMI subió su previsión de crecimiento para 2021 para los países latinoamericanos y caribeños, a 6,3%, 0,5 puntos porcentuales más que lo estimado en julio. Pero para 2022 revisó a la baja su proyección, a 3% (-0,2 puntos).

Aunque el repunte ha sido sostenido este año, no ha sido suficiente para borrar la histórica recesión de 2020 en la región, que supuso una contracción del PIB de 7%, muy por encima del -3,1% a nivel mundial.

“Los países deben prepararse para que esta recuperación no sea un camino lineal. En cambio, deben anticipar un camino largo y sinuoso”, señaló Chalk.

El panorama actual muestra un desigual repunte del empleo, con mayor impacto en los jóvenes, los menos educados y las mujeres, incertidumbres sobre la productividad, y un “daño importante” al capital humano por el cierre prolongado de las escuelas, según el informe.

También persisten “desafíos” en el sector del turismo, especialmente en el Caribe, donde “es probable que la cantidad de visitantes este año solo alcance alrededor del 60% de los niveles anteriores al COVID-19″.

Presiones inflacionarias

El FMI alertó además sobre el impacto en la región del aumento de los precios de las materias primas y los alimentos, las interrupciones de la cadena de suministro y los incrementos globales de los precios de los bienes, que impulsan al alza los precios al consumidor.

“Las presiones inflacionarias se están convirtiendo en una característica importante para gran parte de la región”, alertó Chalk, previendo que los aumentos de las tasas de interés “continúen en muchos países en los próximos meses”.

“Muchos bancos centrales de la región han reaccionado correctamente a estas presiones elevando las tasas de interés oficiales y subrayando su compromiso con sus metas de inflación”, indicó Chalk.

Para Latinoamérica y el Caribe, el FMI proyecta una inflación de 9,7% para 2021 y de 6,9% para 2022. En Sudamérica la proyección es particularmente alta con relación al resto de la region: de 12% para 2021 y 8,9% para 2022.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS