EL MUNDO YA HABLA DE LA TERCERA DOSIS DE VACUNA Y BOLIVIA GUARDA SILENCIO

Ya por todos los medios de comunicación se escucha hablar de una tercera dosis o refuerzo de la vacuna COVID-19, algunos países incluso ya empezaron con la inmunización, otros anunciaron su inicio y también están, como es el caso de Bolivia, los que guardan cauto silencio.

 

Suponemos que como cuando se inició el proceso, las personas mayores y los trabajadores sanitarios serán los primeros de la lista para recibir la dosis de refuerzo.

 

Esta decisión que todavía no es avalada por las llamadas agencias de fármacos, organismos encargados de sopesar si es una medida segura y efectiva. Esta revisión se producirá en las próximas semanas. Ante eso muchos de los responsables sanitarios recalcaron, para evitar especulaciones o desmoralización, que las vacunas continúan ofreciendo una alta protección, pero otros indicaron por ejemplo que la vacuna Sinopharm de procedencia China, que se puso masivamente en nuestro país a partir del quinto mes necesita una tercera dosis.

 

Pero la queja de la Organización Mundial de la Salud (OMS), no se dejo esperar y desde el ente mundial se aseguró que más de 2.000 expertos de todo el mundo han llegado al consenso de que primeramente se ha de proteger  a los no vacunados antes de administrar el refuerzo a los ya vacunados.

 

Inmediatamente le salió al paso la gente de salubridad de la Casa Blanca frente a esta crisis, y se anunció que están preparando por parte de EEUU la donación de más de 600 millones de dosis a otros países.

 

Los médicos norteamericanos aconsejan esa tercera dosis por su preocupación de que las vacunas pierden protección con el paso de los meses y hablan de un margen de ocho meses. Además del efecto en las personas mayores o en primera línea, esa tercera dosis también se aconseja debido a dos tendencias: la protección se va diluyendo y por la fuerza de la variante Delta que esta atacando duramente a ese país.

 

En esa línea desde la OMS, diversos expertos contestaron de inmediato la estrategia del refuerzo y afirmaron que solo algunos adultos y personas con un sistema inmunológico débil deberían optar a esta tercera dosis.

 

En fin, no es un secreto para nadie que la injusticia de las vacunas es una vergüenza para la humanidad pues los países con economías fuertes podrán realizar esta nueva inoculación, pero los de economía débil como es el caso de Bolivia que hacemos, podría ser una de las tantas preguntas.

 

Sugerimos que el gobierno nacional debería no más optar por aperturar la comercialización privada de las vacunas, para así conseguir que quienes quieren y pueden optar por una tercera dosis lo hagan con sus dineros y el Estado con sus capitales continué vacunando a los más necesitados.

 

Como fuere, habrá que tomar determinaciones pues ya muchos de los primeros ciudadanos bolivianos vacunados están con tiempos vencidos o ya a días de que esto pase, mantener silencio no solucionará el tema, más aun cuando se habla de una venidera cuarta ola.

 

 

por: Julio Vaca Guzmán del Carpio / fundador de lavozdetarija.bo

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS