Colombia y Panamá buscan acuerdo a la “crisis migratoria”

Panamá y Colombia tratarán este viernes de llegar a un acuerdo para agilizar de forma segura el paso de miles de migrantes irregulares, principalmente haitianos y cubanos, que permanecen varados y desesperados en el lado colombiano de la frontera en su ruta hacia Estados Unidos.

La situación amenaza con desbordar los ya sobrepoblados centros de atención migratoria que las autoridades panameñas han instalado para brindar atención a los migrantes tras su paso por la inhóspita y peligrosa selva del Darién, convertida en un auténtico corredor para la migración irregular.

Para tratar de alcanzar un acuerdo, sendas delegaciones de Colombia, encabezada por la vicepresidenta y canciller, Marta Lucía Ramírez, y Panamá, dirigida por la ministra de Relaciones Exteriores, Érika Mouynes, se reunirán este viernes en la localidad panameña de Nicanor, en la provincia selvática de Darién.

La reunión «es un ejercicio importante que está haciendo el gobierno desde hace meses para visibilizar [el problema] y anticiparnos a lo que podría ser una crisis migratoria», señaló Mouynes minutos antes de partir al encuentro con su homóloga colombiana.

«Hay dos puntos muy importantes que estamos tratando de abordar: el número de migrantes que nos llegan y el intercambio de información. Para nosotros son imprescindibles tener estos dos elementos para poder mantener un flujo controlado», agregó la funcionaria panameña.

Desde hace varias semanas, miles de migrantes, entre ellos menores de edad y mujeres embarazadas, aguardan en el puerto colombiano de Necoclí embarcaciones que los lleven hasta la frontera con Panamá para atravesar el Darién.

Este corredor selvático de 266 km entre Colombia y Panamá se ha convertido en paso obligado para la inmigración irregular que desde Sudamérica trata de llegar hasta México, Estados Unidos y Canadá.

Los migrantes cruzan la jungla, de 575.000 hectáreas, pese a que no hay vías de comunicación terrestres y deben enfrentar grupos criminales, ríos caudalosos y animales salvajes, como serpientes venenosas, jaguares, alacranes y lagartos.

Panamá pretende alcanzar con Colombia un acuerdo similar al que tiene con Costa Rica, mediante el cual, un número determinado de migrantes son trasladados diariamente de manera controlada hacia la frontera costarricense con el permiso de San José para que puedan continuar su periplo.

Según datos oficiales, desde hace una década más de 140.000 migrantes irregulares cruzaron el Darién.

Aunque la pandemia del Covid-19 redujo al mínimo el tránsito por esta ruta, en 2021 se ha vuelto a disparar de manera progresiva.

En lo que va de año la han cruzado unas 49.000 personas, en su gran mayoría haitianos y cubanos, aunque también hay asiáticos y africanos. /AFP

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS