OBSTINACIONES DE CRISTOBAL COLON

La obra de David Brading “El Orbe Indiano”, relata la historia de Cristóbal Colon de una forma crítica, que es el medio adecuado para penetrar en la intimidad del personaje y su entorno. Resaltar el carácter práctico y obstinado del navegante Cristóbal Colon es pertinente. Esta perseverancia y tenacidad, además de su inquebrantable fe, fue notable pues posibilito que un marinero de Génova de humilde extracción, se situara, con paciencia, así mismo y a su familia en las filas de la nobleza castellana y obtuviera a perpetuidad el título de almirante y virrey de las islas y de la tierra del océano. Esta forma de presentar la historia de forma crítica es la misma que aplicaba nuestro conocido abogado, pensador e ideólogo político D. Andrés Solíz Rada, cuyas clases de Historia Critica de Bolivia en la prestigiosa UMSA, fueron excepcionalmente enjundiosas y generaban el efecto de la inferencia posterior en los estudiantes. Ahora recordamos un año de su muerte.

La negación de Colon de contentarse con sus recientes descubrimientos y decidiera volver a las Antillas, para buscar, una vez más, un resquicio geográfico para descubrir Asia; afirma que las consideraciones de lucro material y avance social no ofrecen una explicación convincente o al menos completa de sus motivos. Mueve a interrogaciones el escrito que envió a los Reyes Católicos “Yo debo ser juzgado como capital que fue de España a conquistar hasta las Indias a gente belicosa y mucha y de costumbres y secta muy contraria, donde por voluntad divina, o puesto el Señorío del Rey o la Reyna, Nuestros Señores, otro mundo, y por donde la España que dicha pobre es la más rica”( texto original con la gramática de la época, que aparece en el libro de Brading).

Colon busco oro, esclavos y otros bienes tropicales , la razón fue su comprensión a la necesidad del comercio para financiar la colonización, empero, siguió, en cuanto a sí mismo, muy preocupado por reunir recursos para sus viajes de exploración, que capacitó a descubrir la ruta de Catay, ¿ Cuál era el gran objetivo que impulsaba la búsqueda de Colon? y ¿ Cuál fue la fuente de su tenacidad y perseverancia de propósito en años anteriores y posteriores a su descubrimiento de la ruta del Atlántico?, inequívocamente existe en las dos interrogaciones un misterio que desconcertó a sus contemporáneos y continua asombrando a todos los que escriben sobre él; por lo tanto no hay respuestas concretas a las interrogaciones anteriores.

Su obstinación lo hizo oponerse a la opinión de los expertos de la época y arguyó, inclusive con textos de la Biblia que el mundo era más pequeño de los que afirmaban los cálculos de Ptolomeo, con la consecuencia de que España estaba mucho más cerca de Asia de lo que usualmente se presumía. Colon calculó la distancia entre las Islas Canarias y Cipango (Japón actual), que, según él, era de 2.400 millas náuticas, cifra enormemente alejada de la realidad pues el caculo actual es de 10. 600 millas náuticas.

Se atrevió a enfrentarse a los geógrafos y expertos marítimos de Portugal aduciendo : ¿No había declarado el profeta Esdras que cada siete partes de la superficie del planeta estaban cubiertas de tierra?, por estas afirmaciones consideradas absurdas, los geógrafos y expertos de Portugal recomendaron al monarca que negara toda ayuda a Colon, al cual consideraban como un demencial visionario y no un gran marino.

Entonces ¿Por qué persistió en su proyecto y, de hecho ¿Cómo logró convencer a los Reyes Católicos a que se inclinaran por su aventura?, para infortunio del lector y de los que quisiéramos saber las fuentes existentes no arrojan una explicación clara, salvo algo excepcional por su interés histórico: el primer cronista general de las Indias, Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdez, planteo la posibilidad que Colon hubiese conocido a algún piloto no nombrado, de ascendencia portuguesa o andaluza que, desviado de su curso por una tormenta , hubiese llegado a América y luego retornado a la patria donde, en su lecho de muerte, hubiese informado de su descubrimiento a Colon. Así era un conocimiento previo de la existencia y del paradero general de las Indias Occidentales el que explicaba la confianza de Colon para aventurarse al otro lado del Atlántico, conocimiento que le sostuvo con tenacidad y perseverancia en los años de desprecio en la corte. Esta teoría , fue presentada con hecho reconocido por Francisco López de Cámara , el segundo gran cronista de la Indias y después fue aceptada por muchos cronistas españoles de los siglos XVI Y XVII.

El lector comprobara que hay bruma para visualizar la verdad, sin embargo, donde suena el rio es porque…

por: Raúl Pino-Ichazo Terrazas

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS