Fundado el 21 de Diciembre de 2016

miércoles, 18 / mayo / 2022

Una mañana en la transcurrida feria de Villa Fátima en Tarija

La feria de Villa Fátima, ubicada en el barrio del mismo nombre de la capital del departamento de Tarija, es una de las más concurridas de la ciudad, y a pesar de que existe un gran cuestionamiento entre el comercio de la ropa usada y la inseguridad que se vive en cada jornada, la feria se realiza cada sábado y la población asiste masivamente.
El equipo de La Voz de Tarija se trasladó a la feria alrededor de las 9 de la mañana y terminó la jornada cerca de medio día. La construcción del mercado Bolívar generó un “alargamiento” en la feria y se hizo básicamente de una sola vía.
Dentro de esta feria, dependiendo del tiempo del que dispongas, del presupuesto y de lo que quieras comprar puedes encontrar casi todo. Desde ropa, que supone casi un 70 por ciento de la feria, hasta cualquier utensilio necesario para el hogar.
En la primera vía de ingreso se pueden observar las primeras tiendas de ropa, algunas en casetas, otras en espacios improvisados y finalmente otras directamente en el suelo tendidas en carpas.

En medio de estas tiendas se puede encontrar un negocio de abarrotes para el hogar, una zapatería y una mesa amplia donde venden peluches de medio uso. La feria no está ordenada por sectores, por lo que dependiendo de lo que necesites comprar debes recorrerla toda para poder sondear donde podrá estar lo que necesites.
Al estar habilitada solo una vía por la construcción del mercado, el flujo de personas que se apretujan y caminan en diferentes sentidos hace tedioso el recorrido, incluso la proximidad entre los viandantes incrementa el peligro que te robren.
No en vano, mientras recorremos la feria, una mucha desesperada alerta a su acompañante que no encuentra su teléfono celular y comienza a indagar a los testigos sobre el paradero de su aparato telefónico.
Un poco más allá, en el grueso de la feria, se escuchan diversos regateos de toda índole, algunas vendedoras acceden y otras simplemente quieren lo solicitado y ya no quieren negociar más denegando bruscamente el pedido al insistente.
Los vendedores deambulantes pululean a montones e intentan venderte algún jugo de naranja, picoles de oreo, limpiadores de calzados, bufandas para el inviernos, medias de oferta, cepillos dentales, guineos, gafas de sol, bolsas, etc.
De vez en cuando algún empujón sorprende a los transeúntes pues gente con carretillas y estructuras de metal se abren paso por el reducido espacio como si el exceso de personas no sería suficiente, no obstante, al grito de “campito , campito” logran su objetivo con algún que otro refunfuño de por medio.
Un poco más tarde, comienzan a aparecer los grupos grandes señoras que no quieren desaprovechar la tentadora oferta que ofrecen carteles de “todo a 5 bolivianos”, “cambio de temporada todo a 20 bolivianos” o “Lleve dos y una de regalo”.

Cerca del medio día comienzan los llantos por doquier, pues decenas de niños agobiados o aburridos que acompañan a sus padres ya sienten el peso de estar inmersos en la feria de Villa Fátima.
Sin embargo, también muchas caras de satisfacción, hay quienes pudieron encontrar todo lo necesitado o tuvieron suerte comprando y junto a sus amigas abandonan la feria comentando como regatearon y lo que lograron obtener.
Pero como es una feria y todo se negocia, incluso el probarse una prenda, algunos negocios chicos no cuentan con un espacio donde el comprador pueda asegurar que la ropa escogida se ajusta a su talla, tampoco tienen espejo. Entonces el derecho de poder utilizar el espejo y espacio de una tienda vecina tiene un costo de un boliviano por prenda.
La feria de Villa Fátima es un espacio de encuentro, distendimiento y negociación que se celebra todos los sábados desde tempranas horas.
El bullicio, el desorden y el regateo están a la orden del día, muchos se divierten, a algunos les roban, otros encuentran la prensa o algún otro objeto deseado y otros se van con las manos vacías. Es parte del encanto y de la magia de una feria que se ha convertido en uno de los lugares más concurridos de la ciudad de Tarija los sábados.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS