Tajzara, un lugar mágico

Viernes a la noche, amigos y ganas de tener un fin de semana diferente, surge la idea para una nueva aventura: conocer las Lagunas de Tajzara. Ya teníamos buenas referencias de ese lugar porque uno de nosotros había estado allá y nos comentó que los atardeceres eran espectaculares; testigo de ello, eran las hermosas fotos que nos mostró de su viaje, así que no había más que pensar: ¡Tajzara nuestro próximo destino!
Domingo a las 13:30, 2 vagonetas, 9 personas de diferentes edades, nos dirigimos rumbo a nuestro destino distante a unos 90 Km de la capital de Tarija, por la carretera a Potosí y ubicada a unos 3600 m.s.n.m.
Primera Parada
Tardamos una hora y media en llegar y como era temprano, aprovechamos de visitar el “Observatorio de Flamencos” (una pena porque se encuentra abandonado). Dejamos las movilidades en el parqueo público habilitado y caminamos unos 500 metros para llegar a la Laguna y disfrutar del paisaje.
La experiencia en la Laguna es única, sobretodo porque puedes disfrutar del paisaje y el vuelo impresionante de los flamencos. Como no los puedes divisar muy bien, lo recomendable es llevarse binoculares o una cámara fotográfica de gran alcance para poder apreciarlos mejor y sacarles fotos.

Segunda Parada
Después de 1 hora de disfrutar del paisaje y del lugar, nos dirigimos a nuestro segundo destino: las “Dunas de arena”, donde también tienes una vista de la laguna, aunque en esta época del año (otoño) no tiene mucha agua.
Una vez estacionadas las movilidades en el parqueo, nos pusimos a caminar por las dunas. Te recomiendo que saques tu alma de niño y camines descalzo por la arena, bajes por sus pendientes, ruedes por las lomas.  Es una experiencia increíble y divertida porque te conectas con la naturaleza de una manera especial y, si estas en silencio, puedes incluso disfrutar del sonido del viento.

A las 17.30 llegó el atardecer y fue lo más bonito del viaje el poder ver juntos al sol y la luna. Si tienen la oportunidad de ir cuando hay luna llena, la experiencia será maravillosa, puedes pararte en el borde de la duna y contemplar por un lado al sol escondiéndose acompañado de un cielo naranja – fuego y por el otro lado disfrutar de un cielo violeta oscuro con la aparición de una luna casi llena que hizo más impresionante el paisaje.
La verdad, es uno de los lugares que tienes que conocer y no está lejos de la ciudad, sólo necesitas salir de tu rutina, ganas de conocer algo diferente y un poco de espíritu aventurero.


Escrito por: Veronica Calabi (Comunidad Brújula Turística)
ENCUENTRA MÁS ARTÍCULOS:
https://www.brujulaturistica.com/blogs
REDES SOCIALES BRUJULA:
No olvides seguirnos en Nuestras Redes Sociales FACEBOOK BRUJULA, INSTAGRAM BRUJULATWITTER BRUJULA
Visitar Tarija:
https://www.brujulaturistica.com/tarija/

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS