Fundado el 21 de Diciembre de 2016

miércoles, 29 / noviembre / 2023

Por una cúpula de calor, Sudamérica experimenta un abrasador comienzo de la primavera

Newspaper WordPress Theme

Es el final del invierno en Sudamérica. Pero en algunas partes de Brasil, Paraguay, Argentina y Bolivia, se sentirá más como pleno verano, con máximas de la tarde regularmente superando los 40 grados en las zonas más calientes.

Es posible que se batan récords de calor el jueves por la tarde, y lo peor llegará entre el viernes y el martes. Además de numerosos récords diarios de temperaturas máximas y mínimas cálidas, también están en peligro los valores mensuales y los más cálidos de todos los tiempos.

Esta ráfaga de calor pone fin a un invierno que apenas ha parecido tal en varios países sudamericanos, algo que también se ha visto en otras partes del hemisferio. Además, se produce en medio de lo que probablemente acabe siendo el septiembre más frío del mundo jamás registrado.

Una cúpula térmica de altas presiones, esta vez concentrada sobre la porción centro-sur del continente, la ha visitado varias veces en los últimos meses. A principios de agosto, en pleno invierno, las zonas andinas de Argentina y Chile registraron temperaturas que oscilaron entre los 35 y los 40 grados. El calor récord generalizado también inundó Paraguay y Brasil.

mpulsado por el fenómeno de El Niño, un calentamiento de las aguas ecuatoriales del Océano Pacífico que influye en los patrones meteorológicos mundiales, el calor recurrente ha provocado en el pasado temperaturas entre 30 y 40 grados por encima de lo normal. Y parece que volverá a hacerlo.

El último episodio de altas temperaturas podría amenazar los récords a última hora del jueves en el norte de Argentina y Paraguay. El calor extremo se convierte en una buena apuesta para el viernes, durando hasta principios de la próxima semana. Con el tiempo, se extenderá desde Paraguay hasta el sur de Brasil. A medida que el aire más frío se desplaza hacia el norte para comenzar la semana, el fuerte calor se concentra en el sudeste de Brasil antes de disminuir un poco.

Se prevén temperaturas máximas diarias de 43 a 48 grados. También se prevén máximas generalizadas iguales o superiores a 40ºC.

Los registros de Brasil y Paraguay son de 44,8 C y 45 C, respectivamente, según MetSul Meteorologia, una empresa meteorológica de Brasil.

El invierno del hemisferio sur suele ser más suave que el del norte. Las repetidas rondas de calor de este año han sido excepcionales. No sólo han afectado a Sudamérica, sino también a África y Australia, así como a partes de Oceanía.

Muchos de estos lugares vuelven a estar bajo asedio:

Nueva Zelanda acaba de registrar la temperatura más alta de septiembre desde 1950, y la tercera más alta jamás registrada, con los 29,6 grados observados en Wairoa, según NIWA Weather, organización meteorológica con sede en Aukland.

Australia está registrando noche tras noche temperaturas mínimas récord en septiembre, tras una serie de máximas similares. En los próximos días se esperan máximas de 40 grados o más.

-En el sur de África se reanudó el calor extremo la semana pasada. Las temperaturas se han acercado a los 40 grados en algunas zonas de Zambia, Botsuana y Sudáfrica, incluso en elevaciones relativamente altas, de hasta unos 3.500 pies sobre el nivel del mar.

A pesar de que este año se perfila fácilmente como el más caluroso jamás registrado en el planeta, septiembre ha conseguido imponerse.

“Es casi seguro que asistiremos al septiembre más caluroso jamás registrado”, escribió el climatólogo Zeke Hausfather. “Es muy posible que veamos la mayor anomalía (desviación de lo normal) en lo que ya es un verano/principios de otoño excepcionalmente calurosos”.

Si bien el calor global se ve favorecido por el fortalecimiento de El Niño sobre el Océano Pacífico, en términos más generales, los océanos han sido bastante cálidos durante años y las recientes olas de calor han mostrado comportamientos -incluyendo la extremidad y la longevidad- que son consistentes con las expectativas del cambio climático.

Con El Niño alcanzando su punto máximo este invierno, es probable que el calentamiento amplificado asociado a él persista hasta 2024. /THE WASHINGTON POST

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS

Newspaper WordPress Theme