Fundado el 21 de Diciembre de 2016

martes, 6 / diciembre / 2022

¿Qué es el frenillo lingual?

El frenillo lingual es una banda fibrosa que une la base de la lengua o su parte de abajo con el suelo de la boca. Su tamaño y lugar de inserción es variable entre las personas.

En el caso que el frenillo lingual quede adherido cerca de la punta de la lengua, que sea muy corto, grueso o que no tenga elasticidad, aparece lo que se llama “lengua anclada”, cuyo nombre médico es anquiloglosia.

La anquiloglosia está presente en el 4 al 11% de los recién nacidos, y causa problemas en el habla, la alimentación, la masticación y la dentición, además de trastornos respiratorios. En ocasiones, cuando el bebé mama no puede prenderse al pezón de manera correcta. Se observa que la leche cae por la comisura labial, se sienten ruidos al succionar y el bebé llora pues se queda con hambre. También la mama puede tener dolor y grietas en el pezón, que pueden terminar en una infección conocida con el nombre de mastitis.

Cuando se registran problemas con el frenillo lingual, los recién nacidos pueden tener inconvenientes para la lactancia / Foto: Christin Klose/dpa
Cuando se registran problemas con el frenillo lingual, los recién nacidos pueden tener inconvenientes para la lactancia / Foto: Christin Klose/dpa
Con respecto a la alteración en el lenguaje, se puede generar rotacismo, problemas en la pronunciación de la “erre” o problemas mecánicos como la articulación errada de sonidos linguales, como, por ej: “t”, “z” y “s”.

Te puede interesar: La primavera, el polen y los alérgicos: cómo evitar problemas de salud en el cambio de estación

El frenillo corto puede interferir en actividades diarias y cotidianas como besar, tomar helado, lamerse los labios, tocar algún instrumento de viento; en algunos casos, esto causa problemas sociales de tipo bullying.

Existen varios tipos de frenillo sublingual:

· Frenillo anterior o tipo 1: es cuando al sacar la lengua, la punta queda cóncava como si fuese una cuchara, y cuando el bebé llora, puede observarse como una forma de corazón dividido al medio.

· Frenillo anterior o tipo 2: en este caso, cuando el bebé llora, se observa la lengua cóncava, pero hacia abajo.

En caso de que los problemas impidan alguna función, como puede ser la emisión de palabras, los expertos recomiendan realizar una cirugía
En caso de que los problemas impidan alguna función, como puede ser la emisión de palabras, los expertos recomiendan realizar una cirugía
· Frenillo posterior o tipo 3: es casi imperceptible, impide que la lengua llegue al paladar, dado que se pliega en el centro.

· Frenillo posterior o tipo 4: la lengua no toca el paladar, es de tipo cóncava en la parte superior; el frenillo generalmente no se ve; la lengua del bebé está casi pegada al piso y su movimiento es asimétrico.

Te puede interesar: Guía práctica sobre la gripe: síntomas, formas de contagio y cómo prevenirse

Para el tratamiento, se puede mantener una conducta expectante o indicar la cirugía, que se llama frenectomía.

Las indicaciones para la cirugía son las siguientes:

• Dificultad durante el amamantamiento.

Quién define el procedimiento que deberá realizar el paciente es el experto, aunque de realizarse una cirugía es rápido y con molestas mínimas / Getty
Quién define el procedimiento que deberá realizar el paciente es el experto, aunque de realizarse una cirugía es rápido y con molestas mínimas / Getty
• Problemas en la emisión de palabras, con compromiso del lenguaje.

• Problemas de tipo mecánico.

En caso de estar indicado, el procedimiento quirúrgico es rápido y las molestias son mínimas. Se puede utilizar anestesia local o general, según la edad del paciente, y se utiliza un bisturí o una tijera quirúrgica para liberar el frenillo de la lengua.

En los recién nacidos, se recomienda poner al bebé al pecho de manera inmediata. En los niños más grandes, en ocasiones se indica rehabilitación.

Los beneficios del procedimiento son los siguientes:

• Mejoría en el movimiento de la lengua.

• Mejoría en la alimentación.

• Mejoría en el lenguaje.

El tratamiento es mutidisciplinario entre el pediatra (algunas veces, el médico clínico) y el otorrinolaringólogo o cirujano general.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS