Fundado el 21 de Diciembre de 2016

lunes, 28 / noviembre / 2022

La mentira de Hitler que desató la Segunda Guerra Mundial: un plan secreto y un agricultor asesinado por las SS

“Esta noche, soldados regulares polacos han disparado por primera vez contra nuestro territorio. El Estado de Polonia ha rechazado el establecimiento de relaciones pacíficas, como yo he deseado, y ha apelado a las armas. Los alemanes en Polonia son sacados de sus hogares y perseguidos con un terror sangriento. Una serie de violaciones de la frontera, intolerables para una gran potencia, prueban que Polonia, a la larga, no respetará las fronteras del Reich. Con el fin de poner fin a su locura, no tengo otra alternativa que responder fuerza contra fuerza desde ahora”, gritó un enfurecido Adolf Hitler frente al Reichstag alemán en pleno, el 1° de septiembre de 1939.

Era, ni más ni menos, una declaración de guerra o, mejor dicho, la justificación de una invasión. Fiel al viejo y comprobable dicho que sostiene que en toda guerra la primera víctima es la verdad, Hitler estaba mintiendo descaradamente: ningún soldado polaco había disparado en territorio alemán, aunque podía parecerlo porque la noche anterior el alto mando del Reich había montado una escena que hizo aparecer la mentira como verdad.

Porque la invasión a Polonia que marcó el comienzo de la Segunda Guerra Mundial se inició en realidad con una típica operación de falsa bandera.

La Operación Himmler

La noche anterior al discurso de Hitler, un comando integrado por seis miembros de las SS disfrazados con uniformes del ejército polaco, irrumpió por la fuerza en la emisora de radio de Gleiwitz, en la alta Silesia, haciendo disparos al aire.

Los comandos dominaron rápidamente a los tres empleados y el policía que estaban allí y pusieron un intérprete frente al micrófono para que leyera un discurso antialemán en polaco. Más que un discurso, se trató de una serie de consignas encadenadas. La primera de ellas fue: “¡Atención! Esto es Gleiwitz. La emisora está en manos polacas”.

El jefe de las SS, Heinrich Himmler, había cuidado hasta el último detalle del montaje. Para que la escena fuera más realista, los comandos llevaron con ellos a un nacionalista polaco al que habían detenido el día anterior. El hombre era un agricultor de 43 años llamado Franz Honiok y estaba totalmente drogado.

Lo habían vestido con un uniforme polaco y, apenas tomada la emisora, le pegaron un tiro y subieron su cadáver a la sala de transmisión para tomarle fotos que después serían distribuidas a los diarios alemanes. Ahí estaba la prueba: los atacantes eran polacos y uno había caído en el enfrentamiento.

El intérprete leyó sus consignas durante unos quince minutos frente al micrófono y después el comando se fue por donde había venido. Atrás dejaron atados a los empleados y al policía, que en ningún momento dudaron que la radio había sido tomada por polacos.

No hacía falta más. Polonia había atacado a Alemania y el Reich estaba obligado a responder para preservar su integridad.

La expansión alemana

La invasión a Polonia aparecía como un paso más de un expansionismo de la Alemania de Hitler que era evidente pero que muchos jefes de Estado europeos se negaban a reconocer a pesar de la materialidad de los hechos.

Una de las primeras medidas que Hitler tomó luego de llegar al poder fue retirar a Alemania de la Sociedad de las Naciones y de la Conferencia del Desarme.

Pese a ello, en enero de 1935, la Sociedad de Naciones celebró un plebiscito en el Sarre, un territorio que había pertenecido a Alemania y que tenía bajo su administración. En medio de una intensa agitación, el 13 de enero de 1935, con un voto favorable del 90,73%, el Sarre fue reincorporado a Alemania el 17 del mismo mes.

Dos meses después, en marzo de 1935, Hitler rechazó las cláusulas del Tratado de Versalles, que pretendían mantener a Alemania desarmada, y a pesar de los acuerdos alcanzados en Locarno en 1926 por los que Alemania, Francia, Bélgica, Gran Bretaña e Italia pretendían garantizar el mantenimiento de la paz en Europa Occidental, reconstituyó abiertamente el ejército alemán y el 7 de marzo de 1936 ocupó Renania, supuestamente una zona desmilitarizada.

En 1937, Hitler exigió para Alemania la anexión de la ciudad libre de Danzig (Gdansk en polaco), que el Tratado de Versalles había puesto bajo protección de la Sociedad de Naciones, y también el acceso ferroviario extraterritorial por el “corredor polaco”, la frontera de Polonia con Prusia Oriental.

En 1938, fuerzas alemanas entraron en Austria y consumaron la unión política de Alemania y Austria, conocida como Anschluss. En septiembre de 1938 le llegó el turno a Checoslovaquia con la crisis de la región de los Sudetes, que fue anexionada también por Alemania.

La petición de los Sudetes por parte de Alemania y la solicitud de auxilio por parte del Gobierno checo a Francia e Inglaterra provocaron la celebración en septiembre de 1938 de la Conferencia de Múnich para decidir no sólo la suerte de Checoslovaquia, sino también la de toda Europa.

Allí se reunieron el primer ministro británico Arthur Neville Chamberlain, el primer ministro de Francia Édouard Daladier, el líder del gobierno italiano Benito Mussolini y Adolf Hitler, y se aceptó la ocupación alemana de Checoslovaquia tan sólo en las zonas de habla germana.

Con eso, los jefes de Estado europeos –menos Mussolini- creyeron que Hitler cumpliría su compromiso y no invadiría otros países. Anunciaron alegremente que habían logrado “la paz para nuestro siglo”.

Un año más tarde, Hitler invadió Polonia, no sin antes garantizarse la tranquilidad en el frente del Este con la firma del Pacto de No Agresión Germano-Soviético, conocido como pacto Ribbentrop-Molotov.

La “Guerra Relámpago”

Unos días antes de lanzar la invasión, Hitler se había reunido con la cúpula del ejército alemán para afinar la estrategia militar. Al terminar el cónclave, el dictador dio una última instrucción: “Aniquilen a Polonia, no tengan piedad, actúen con brutalidad”. Y así lo hicieron.

En la invasión a Polonia fue la primera vez en la historia militar que se llevó a cabo la “Blitzkrieg”, o “Guerra Relámpago”, ideada por el general alemán Heinz Guderian, que en lugar de mantener los frentes estáticos que habían caracterizado los enfrentamientos de la Primera Guerra Mundialo, apostaba por la movilidad y a la penetración rápida de las filas enemigas.

Se trataba de concentrar un gran número de fuerzas sobre un punto concreto denominado “schwerpunkt”, que unidades acorazadas de tanques romperían y penetrarían con la máxima rapidez desbordando el frente mientras el grueso de la infantería limpiaba los núcleos de tropas embolsadas y la aviación neutralizaba desde el aire los nudos de comunicaciones, fuentes de suministros, unidades de reserva, cuarteles, aeródromos, estaciones ferroviarias y todo punto estratégico.

La operación polaca, que recibió el nombre de “Fall Weiss” (Caso Blanco), fue puesta al mando del general Walter Von Brauchitsch y se realizaría en dos alas. Primero, el Grupo de Ejércitos Norte del general Fedor Von Bock partiría con el III Ejército desde Prusia Oriental y el IV Ejército desde Pomerania para embolsar ambos la capital Varsovia y cerrar la salida hacia los puertos del Mar Báltico. Al mismo tiempo el Grupo de Ejércitos Sur del general Gerd Von Rundest saldría con el XIV Ejército desde Eslovaquia y con los VIII y X Ejércitos desde Silesia hacia el corazón de Polonia para aniquilar a las fuerzas enemigas sobre las llanuras.

Simultáneamente dentro del propio Estado Libre Danzig se produciría una insurrección armada de las minorías alemanas agrupadas en la Milicia SS “Danzig” al mando de su jefe político Hans Goetze que desde el interior acosarían a las autoridades polacas.

El Ejército Alemán (Wehrmacht) desplegó a un total de 1.800.000 soldados repartidos en 5 ejércitos que a su vez se distribuían en 58 divisiones y se subdividían en 559 batallones. Contaba con 3.472 tanques (modelos ligeros Panzer I y II, medios T-38 o pesados Panzer III y IV), 718 vehículos blindados, 5.805 piezas de artillería, 938 camiones, 530 motocicletas y 5.375 caballos.

La Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) estacionó 2.315 aviones, mientras que la Marina de Guerra Alemana (Kriegsmarine) un total de 84 navíos.

Entraron en acción exactamente a las 4.26 de la madrugada del 1° de septiembre de 1939.

El ejército polaco carecía de armas y equipo modernos, tenía pocas unidades blindadas y motorizadas, y solo logró desplegar poco más de 300 aviones, la mayoría de los cuales fueron destruidos por la Luftwaffe durante los primeros días de la invasión.

Apenas 35 días

Dos semanas después de la invasión alemana, Polonia se encontró librando una guerra en dos frentes, cuando el 17 de septiembre la Unión Soviética la invadió desde el este.El gobierno polaco huyó del país ese mismo día.

Después de un intenso bombardeo, Varsovia se rindió ante los alemanes el 27 de septiembre de 1939.

De acuerdo con el protocolo secreto de su pacto de no agresión, Alemania y la Unión Soviética se repartieron a Polonia el 29 de septiembre de 1939. La línea de demarcación se estableció a lo largo del río Bug.

La última resistencia de las unidades polacas concluyó el 6 de octubre. La “Blitzkrieg” se había desarrollado en apenas 35 días.

Para entonces, Gran Bretaña y Francia le habían declarado la guerra a Alemania en respuesta a la invasión de Polonia.

La Segunda Guerra Mundial había comenzado.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS