Fundado el 21 de Diciembre de 2016

lunes, 3 / octubre / 2022

Daniel Ortega ejecuta un proceso legal “plagado de arbitrariedades” contra los sacerdote apresados

El régimen de Daniel Ortega mantiene en la cárcel conocida como El Chipote a los siete religiosos, cuatro de ellos sacerdotes, que acompañaron a monseñor Rolando Álvarez durante los 18 días de sitio policial que vivió en la Curia Episcopal de Matagalpa a partir del 1 de agosto pasado. El mismo monseñor Álvarez está retenido en su casa bajo lo que la Policía denominó “resguardo domiciliar”, sin que exista esa figura en la legislación nicaragüense.

Otros tres sacerdotes están siendo procesados en causas distintas, en medio de la ofensiva contra la Iglesia Católica que el régimen nicaragüense ha recrudecido en estos últimos tres meses. El sitio a la curia matagalpina terminó la madrugada del 19 de agosto, cuando la Policía allanó el edificio donde se refugiaron los religiosos, los apresó y condujo a siete de ellos a la cárcel policial El Chipote y al obispo Báez a una residencia familiar en Managua.

Este lunes, los siete religiosos fueron llevados encapuchados y vistiendo el traje azul de presos, a una audiencia clandestina de la que solo se supo detalles, por las filtraciones que han hecho personas cercanas al proceso.

“Estamos en presencia de procesos clandestinos, con defensas al antojo del régimen Ortega Murillo y con tratos procesales que nunca se habían visto”, dice el abogado Yader Morazán, un exfuncionario del Poder Judicial de Nicaragua, que permanece exiliado en Estados Unidos por desacuerdo con el gobierno al que servía.

Morazán, especialista en Psicología Forense y estudios de posgrados en Derecho Procesal Civil, sigue de cerca el proceso contra los sacerdotes nicaragüenses a través de las redes que tejió en los ocho años que trabajó para el sistema judicial de Nicaragua y analiza para Infobae este proceso judicial que define en dos palabras: “plagado de arbitrariedades”.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS