Fundado el 21 de Diciembre de 2016

viernes, 7 / octubre / 2022

Suerte, vacunación o genética: ¿por qué algunas personas nunca se contagiaron de COVID-19?

Si bien con las medidas de prevención y las vacunas pareciera que vamos dejando atrás lo peor de la pandemia, el virus ha hecho lo suyo y más variantes infecciosas han surgido en el último año provocando nuevas olas y miles de contagios alrededor del mundo que no cesan. A estas alturas todavía hay algunos afortunados que no se han contagiado de COVID-19 y dadas las cifras de contagios este grupo se reduce cada vez más.

Aunque esta ha sido una de las mayores interrogantes para la ciencia, todavía no se ha encontrado una evidencia concluyente sobre por qué algunas personas han logrado evitar infectarse tras más de dos años de pandemia. ¿Pero, qué piensan aquellos que no se han infectado o, al menos, no que hayan sido conscientes de ello?

Para averiguarlo, CNN entrevistó a personas que han estado expuestas al virus en varias ocasiones, sus parejas o familiares cercanos tuvieron COVID-19, asisten a reuniones sociales donde no se utiliza el cubrebocas, viajan por el mundo, y aún así han esquivado la enfermedad. Unos piensan que quizá es cuestión de suerte, otros confían en que las medidas de prevención los han protegido, hay quienes no le dan mayor importancia y siguen con su vida.

“Me resulta curioso porque sé de gente que es mucho más cuidadosa que yo en el sentido de que se ha privado de salir a restaurantes o salir con amigos. Yo, sin embargo, he hecho mi vida lo más normal posible y nunca me he contagiado, al menos no que yo sepa”, contó Myriam Domínguez a CNN en Español desde Bruselas, Bélgica donde las medidas preventivas contra el COVID-19 como el uso del cubrebocas se han relajado bastante en los últimos meses.

Tan es así que ha volado a Madrid y de vuelta a Bélgica sin que el uso de la mascarilla sea obligatorio durante el viaje en avión. Si a mí me permiten no llevarla, no la llevo”, admitió Domínguez. Esta chica española de 27 años desde hace tiempo volvió a la oficina, últimamente no utiliza el cubrebocas cuando no es requerido, ha estado en contacto estrecho con personas que días después enfermaron y todas la pruebas que ha hecho han sido negativas.

“He sido contacto estrecho de gente infectada al menos 5 o 6 veces que son las que yo he monitoreado. He hecho cuarentena, antígenos o PCR cuando se requería”, dijo Myriam y aseguró que no ha tomado precauciones adicionales aunque sigue las normas establecidas por las autoridades sanitarias. “Todo dentro de lo que ampara la legalidad del momento porque hemos tenido diferentes fases a la hora de relajar las medidas. Yo en todos esos momentos he hecho lo que la ley me permitía”, añadió.

Desde los inicios de la pandemia, ya se hablaba de la inmunidad en personas que se habían expuesto al COVID-19 pero no se contagiaban. A partir de entonces, los científicos alrededor del mundo estudian si la inmunidad natural es posible pero hasta ahora no hay pruebas concluyentes.

En un estudio publicado por Nature a finales de 2021, los científicos aseguran que están evaluando y estudiando la genética de personas que creen que son resistentes a la infección por COVID-19. Los investigadores están tratando de averiguar exactamente qué características genéticas e inmunitarias únicas podrían hacer que alguien sea más vulnerable o inmune a la enfermedad.

“La variabilidad clínica en respuesta a la infección, viral o de otro tipo, puede explicarse, al menos en algunos individuos, por factores genéticos humanos”, explica el estudio. Y asegura que hasta ahora se desconoce la proporción de personas naturalmente resistentes a la infección por SARS-CoV-2. Sin embargo, aseguran que a partir de varias líneas de evidencia han surgido varios genes candidatos potencialmente involucrados en la resistencia humana innata a la infección por COVID-19.

Según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), el 43,3% de los estadounidenses presenta anticuerpos contra el SARS-CoV-2, lo cual implicaría que poco más de la mitad de la población no ha tenido la infección. Aparte de haberse cuidado muy bien durante la pandemia, no se sabe exactamente por qué más de la mitad de los estadounidenses no llegó a infectarse.

El doctor Elmer Huerta, prestigioso médico oncólogo y colaborador de CNN, explicó que recientes investigaciones postulan dos teorías a partir de varios estudios para explicar el fenómeno por el cual algunos seres humanos podrían ser resistentes a la infección con el nuevo coronavirus. La primera teoría dice que ciertas personas son capaces de eliminar el nuevo coronavirus debido a los anticuerpos neutralizantes y las células de memoria T que tienen en su organismo, producto de haber sufrido antiguos resfríos.

La segunda teoría dice que ciertos seres humanos son capaces de producir sustanciasdentro de sus células, que no solo destruyen al virus invasor, sino que destruyen también a la célula infectada. La conclusión del doctor Huerta es que al parecer algunas personas, “por mecanismos genéticamente determinados, son capaces de no infectarse por el nuevo coronavirus. Ya sea por estar protegidos de manera cruzada por antiguas infecciones por otros coronavirus o por producir dentro de sus células sustancias que destruyen al virus”.

Si has logrado evitar el COVID-19 hasta la fecha, tal vez tengas inmunidad natural a la infección por SARS-CoV-2, o tal vez hayas tenido suerte. De cualquier manera, es sensato seguir tomando precauciones contra este virus del que todavía sabemos tan poco.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS