El papa Francisco asegura que podría renunciar, pero que ahora no es el momento

El papa Francisco aseguró que pronto podría llegar el momento en que deba considerar renunciar, y lo haría si sintiera que, debido a su salud, no podría servir de la manera que debería.

El máximo pontífice hizo estos comentarios al final de una estadía en Canadá, en los que tuvo largas jornadas y se disculpó con los indígenas de la nación norteamericana.

El pontífice de 85 años enfatizó que por el momento tiene la intención de continuar con sus deberes, y «Dios lo guiará» en cuanto a cuándo debe dejar el cargo, si es que lo hace.

«No es una catástrofe cambiar de Papa, no es un tabú», le dijo a los periodistas desde una silla de ruedas en el avión que lo trasladó desde el territorio ártico de Canadá a Roma.

«La puerta (a la jubilación) está abierta, es una opción normal. Pero hasta hoy no he llamado a esa puerta. No he sentido la necesidad de pensar en esta posibilidad, pero eso no quiere decir que dentro de dos días no empiece a pensar en ello».

En los últimos meses, el papa Francisco ha sufrido problemas continuos en la rodilla que han afectado su movilidad. Pasó gran parte de su visita a Canadá en silla de ruedas.

Pero anteriormente descartó las especulaciones sobre enfermedades más graves y potencialmente mortales.

«Este viaje ha sido intenso», indicó. «No creo que pueda seguir viajando a mi edad con el mismo ritmo que solía hacerlo y con la limitación de esta rodilla».

«Necesito cuidarme un poco para seguir sirviendo a la iglesia, o necesito considerar la posibilidad de hacerme a un lado».

El Papa, cuyo predecesor Benedicto XVI se retiró debido a problemas de salud en 2013, dijo que estaba ansioso por visitar Ucrania pronto, pero que primero tendría que buscar el consejo de sus médicos./AFP