Fundado el 21 de Diciembre de 2016

jueves, 18 / agosto / 2022

Shanghái volverá a confinar a 2,7 millones de habitantes para un test masivo y la población teme otro encierro prolongado

Shanghái volverá a confinar un distrito con 2,7 millones de personas el sábado para realizar un test masivo de coronavirus, indicaron las autoridades de esta ciudad que no termina de pasar página del duro encierro de los últimos dos meses.

La urbe más poblada de China levantó la semana pasada muchas restricciones tras mantener encerrados en casa durante dos meses a la mayoría de sus 25 millones de habitantes durante el peor brote de covid-19 en dos años.

Pero el confinamiento no ha sido levantado nunca por completo y cientos de miles de personas han seguido sujetas a órdenes de quedarse en casa.

El jueves, las autoridades del distrito suroccidental de Minghang anunciaron que sus 2,7 millones de personas deberán encerrarse el sábado por la mañana para realizar test a todos los residentes. “El cierre se levantará cuando se hayan recogida las muestras”, indicó en redes sociales sin dar un plazo específico.

El comunicado tampoco detalla qué medidas se tomarán si los residentes dan positivo.

Pero de acuerdo con el restrictivo enfoque “cero covid” de China, todos los positivos y sus contactos cercanos son enviados a recintos de cuarentena. A menudo, el aislamiento se decreta para todos los vecinos de un edificio.

Shanghái registró 9 nuevas infecciones locales el jueves, pero ninguna de estas se produjo en Minhang.

El anuncio provocó pavor entre usuarios de redes sociales, que temen ver prolongado el confinamiento si se detectan casos positivos.

“Tienen que clarificar si se levantará de verdad cuando se hayan recogido las muestras”, dijo un usuario de Weibo. “¿Si hay resultados anormales después de los tests, qué van a hacer? ¿Continuar el confinamiento?”, preguntó otro.

Las autoridades de Chaoyang, un distrito de Beijing con más de 3 millones de habitantes, ordenaron el jueves el cierre de los locales de ocio y los cibercafés y se pidió a los clientes de cuatro bares concretos que se identificaran y se autoaislaran.

El confinamiento de Shanghái durante dos meses, el cierre de muchos centros comerciales y locales en todo Pekín, así como las restricciones a la circulación impuestas en muchas otras ciudades chinas en los últimos meses, han golpeado fuertemente la economía china, interrumpido las cadenas de suministro y ralentizado el comercio internacional.

Después del duro encierro, la ciudad ha vuelto paulatinamente a la vida en los últimos días, con pasajeros en metros y autobuses que vuelven a trabajar a sus oficinas y residentes reuniéndose en parques o en la orilla del río.

Pero otros se enfrentan a continuas restricciones que generan algunas protestas como unos vecinos de un inmueble confinado en el distrito de Xuhui.

Aun así, las cámaras de comercio afirmaron que la incertidumbre en torno a las restricciones del COVID-19 sigue siendo una de las principales preocupaciones para las empresas extranjeras. “Esta imprevisibilidad y el aumento del riesgo están provocando que muchas empresas retrasen, reduzcan o se retiren por completo del mercado chino”, afirmó Alexandra Hirst, analista principal de políticas de la Cámara de Comercio Británica en China. /Afp- Reuters

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS