Llegó la pareja Karpenko y solicitó refugio; Migración dice que tiene las fronteras abiertas a más ucranianos

Luego del revuelo diplomático y mediático por haber sido deportados el sábado sin justificación alguna, finalmente la pareja de ucranianos Mykhailo y Oksana Karpenko ingresó la tarde este domingo a suelo boliviano en calidad de refugiados y fueron recibidos en el aeropuerto internacional de Viru Viru de Santa Cruz en medio un ambiente festivo amenizado por la tradicional tamborita.

Decenas de residentes ucranianos a la cabeza de la señora Ludmila Kudenko se dieron cita a las afueras de la terminal aérea portando pancartas, flores y letreros de bienvenida a esta pareja que escapó de la guerra que sufre su país ante el bombardeo ruso.

La directora general de Migración, Katherine Calderón, acudió a recibirlos personalmente a los primeros refugiados ucranianos y los presentó a los medios de prensa que no pudieron recoger testimonios claros debido a las dificultades del idioma y solo afirmaron que fue difícil llegar hasta Bolivia.

Calderón informó que Mykhailo y Oksana Karpenko declararon la necesidad de permanecer en Bolivia en calidad de refugiados y les dijo que tienen la opción de quedarse el tiempo que determinen.

Aclaró que son las primeras personas que solicitaron refugio en Bolivia desde el pasado 24 de febrero cuando Rusia invadió Ucrania.

Sobre el ingreso de otros ucranianos, la directora manifestó que los ciudadanos de cualquier nacionalidad que requieran la protección de Bolivia, tienen las fronteras abiertas y la disposición del gobierno para recibir a todas las personas en estado de vulnerabilidad.

La autoridad reiteró que la decisión tomada ayer con la familia Karpenko fue una determinación personal de funcionarios que han sido sancionados como corresponde, porque actuaron malinterpretando la normativa.

En medio de la algarabía de los residentes y personas que tienen nexos ucranianos, llegó el mensaje en sentido de que el alcalde Jhonny Fernández los había invitado para darles la bienvenida a la capital oriental.

Los Karpenko se quedarán a vivir en la casa de la señora Kudenko quien los había invitado al país para evitar que su vida corra peligro ante la guerra que se desarrolla en Ucrania, producto de la invasión militar rusa.

La anfitriona informó que hay más solicitudes de refugio de sus connacionales y esperan coordinar con otros países como Brasil y Argentina que las personas que escapan de la guerra puedan tener una opción de quedarse en Bolivia./ERBOL