Fundado el 21 de Diciembre de 2016

lunes, 27 / junio / 2022

Cuatro razones que convierten a El Alto en guardián del proceso de cambio

El Alto escribió con sangre, luto y dolor su contribución al destino nacional. Fue escenario de los cercos de Tupac Katari contra los abusos del colonialismo, defendió los recursos naturales en 2003, resistió al golpe de Estado de 2019, definió la recuperación de la democracia en 2020 y ahora está de pie como guardián del proceso de cambio.

Fue el presidente Luis Arce quien destacó el viernes la importancia histórica y estratégica de la ciudad de El Alto, durante la entrega de obras por el 37 aniversario de la urbe alteña

Defensa de los recursos naturales

“Desde 2003, la guerra del gas, protagonista, nuestro pueblo alteño, nuestras hermanas, valientes, hombres y mujeres alteñas valientes que defendieron nuestros recursos naturales”, indicó el Presidente.

Ese año, la ciudad de El Alto, bajo la consigna de “gas para los bolivianos”, se convirtió en el cuartel general de la resistencia ante el intento del gobierno neoliberal de Gonzalo Sánchez de Lozada y Carlos Mesa de vender gas natural a EEUU mediante Chile en condiciones adversas al interés nacional, sin abastecer primero al mercado interno y sin que la mayor parte de las ganancias previstas beneficie al pueblo boliviano.

El conflicto comenzó en el año 2002, cuando Jorge Tuto Quiroga propuso construir un gasoducto hasta Chile.

La resistencia derivó en una masacre sangrienta de al menos 67 personas fallecidas a manos de militares y policías, así como la renuncia de Sánchez de Lozada y la posesión de Carlos Mesa como presidente, quien prometió a la ciudad de El Alto que se daría justicia a las víctimas del genocidio, promesa que incumplió.

Estas acciones de El Alto, conocidas como la “guerra del gas”, configuraron la “Agenda de Octubre”, que incluyó la realización de una Asamblea Constituyente, entre otros aspectos.

Resistencia al golpe de 2019

El presidente Luis Arce también puso de relieve el papel de la ciudad de El Alto enfrentando al golpe de Estado de 2019.

Ese año se produjo una ruptura del orden constitucional con la participación de militares, policías, actores políticos, cívicos, jerarquía católica, embajadores de algunos países y grupos delincuenciales. Estos últimos asaltaron edificios públicos, viviendas, además de que secuestraron y torturaron a ciudadanos con el fin de evitar una sucesión presidencial constitucional.

Al menos 37 personas fueron asesinadas en 2019 durante la toma del poder por parte de Jeanine Áñez.

En la ciudad de El Alto, el 19 de noviembre de 2019, en la zona de Senkata, al menos 11 personas perdieron la vida y 78 resultaron heridas. El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) calificó ese hecho como masacre.

“El análisis de los medios de prueba revela que el grupo de manifestantes que embistió contra el muro y la puerta de la planta YPFB de Senkata no superó a un centenar de personas. Alrededor de las 12, ese grupo derrumbó parte del muro de la planta ubicado sobre la avenida 6 de Marzo. Como reacción inmediata, las fuerzas militares que resguardaban la planta empezaron a disparar. Como consecuencia de los disparos, se produjeron por lo menos diez víctimas fatales y al menos 78 heridos, de los cuales 31 personas fueron heridas por proyectil de arma de fuego o por elementos contuso perforantes”, indica el documento internacional.

Recuperación de la democracia

El presidente Luis Arce también destacó el papel de la ciudad de El Alto en la recuperación de la democracia.

“En 2020, con ustedes y gracias a ustedes hermanos, recuperamos la democracia para el pueblo boliviano y estamos muy conscientes de ello y el pueblo boliviano lo reconoce a nuestro pueblo alteño por eso venimos a hacer obras a demostrarles que no se equivocaron en octubre de 2020, ustedes eligieron buscaron un gobierno del pueblo y para el pueblo y aquí esta su gobierno nacional haciendo obras para nuestros hermanos alteños”, indicó el viernes.

Debido a los afanes de Áñez para prorrogarse en el Gobierno, a la cabeza de la Central Obrera Boliviana (COB) las organizaciones del Pacto de Unidad y El Alto iniciaron movilizaciones y bloqueos de caminos en agosto de 2020 exigiendo elecciones generales.

Las elecciones generales se realizaron el 18 de octubre de 2020. Los resultados fueron contundentes y con un claro mensaje del pueblo, de apoyo a la recuperación de la democracia mediante el respaldo a los candidatos del MAS, Luis Arce y David Choquehuanca.

El MAS-IPSP logró el 55,11 % de respaldo electoral expresado en las urnas.

Ese resultado sorprendió al aparato político y mediático que respaldaba a Áñez y a los candidatos Carlos Mesa, quien perdió los comicios con el 28,83%, y Luis Fernando Camacho, que obtuvo apenas el 14%.

Lucha contra el colonialismo

El territorio que hoy se conoce como ciudad de El Alto, sirvió de escenario para los cercos realizados por el líder indígena Tupac Katari contra los abusos del colonialismo europeo.

El 13 de marzo de 1781, miles de indígenas tendieron el cerco alrededor de Nuestra Señora de La Paz que se prolongó por 11 meses. Katari había concentrado sus huestes en dos puntos: el primero en la Ceja de El Alto, y el segundo Pampajasi, indica el portal historia.com.bo.

Este legado que incluye a la ciudad de El Alto fue destacado por el diputado Juanito Angulo quien dijo que la historia de esa urbe se construyó con sangre, luto y dolor desde la época colonial.

El legislador dijo que esas credenciales convierten a la ciudad de El Alto en la guardiana del proceso de cambio y en cuna de resistencia contra el neoliberalismo./ABI.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS