Fundado el 21 de Diciembre de 2016

lunes, 23 / mayo / 2022

Qué pueden hacer los padres cuando los adolescentes tienen pensamientos suicidas

Los pensamientos suicidas de los adolescentes generan alarma a los padres y, aunque los especialistas dicen que en muchos casos, no siguen estos impulsos, advierten que se les debe prestar gran atención y estudian qué jóvenes tienen más riesgo de padecerlos y cómo pueden actuar las familias para protegerlos.

Una nueva investigación vincula ciertos comportamientos con un riesgo inminente de intento de suicidio de un chico, incluido un aumento importante en el tiempo que pasa en su casa y un fuerte aumento en el uso de palabras negativas en mensajes de texto y publicaciones en redes sociales.

Estos hallazgos son importantes ya que se ha registrado un aumento de adolescentes y adultos jóvenes que tienen pensamientos y comportamientos suicidas yes una tendencia que creció durante la pandemia.

En una encuesta realizada en junio de 2020 en EEUU, el 25,5% de los jóvenes de 18 a 24 años dijo que había considerado seriamente el suicidio durante los últimos 30 días, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). El promedio de visitas semanales al departamento de emergencias por sospechas de intentos de suicidio aumentó un 50,6% entre las adolescentes de 12 a 17 años en el mes marzo de 2021, en comparación con el mismo período en 2019, según datos del mismo organismo estadounidense. Entre los chicos, esas visitas aumentaron un 3,7%.

En 2019, el 18,8 % de los estudiantes de secundaria norteamericanos dijo que consideraron seriamente intentar suicidarse, mientras que el 15,7% hizo un plan de suicidio y el 8,9% lo intentó, según otra encuesta de los CDC. En comparación, el 13,8% de los estudiantes de secundaria informaron haber considerado intentos de suicidio en 2009.

Los padres pueden reducir el riesgo de que sus hijos adolescentes tengan pensamientos suicidas, primero preguntándoles abiertamente sobre sus sentimientos, dicen los psicólogos. Hay estrategias para que sea más probable que un joven responda con honestidad y orientación sobre qué hacer si su hijo dice que tiene pensamientos suicidas, informóWall Street Journal.

Según un informe de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) hay una serie de señales de alarma que los padres y los equipos de salud pueden tener en cuenta para prevenir este tipo de conductas.

-Cambios de humor, enojo reiterado y sin sentido, irritabilidad.

-Tristeza persistente y constante.

-Falta de concentración y/o dificultades graves en la escolarización.

-Dificultades en el sueño y/o alimentación como insomnio o hipersomnia (cuando la persona está excesivamente somnolienta), inapetencia o voracidad alimentaria.

-Aislamiento y retracción continua. Escasa o nula comunicación con convivientes.

-Desconexión del grupo de pares.

-Sensación de soledad.

-Ideas o pensamientos extraños.

Esa organización científica argentina advirtió tanto para padres como para terapeutas que “no se deben minimizar estas manifestaciones, ya que muchas veces ponen en evidencia angustias, tristezas y otras situaciones de vulnerabilidad como acoso o acciones de violencia. Los signos de alerta son importantes dado que permiten establecer la letalidad del método, el nivel de deseo por ejecutar la acción o la meticulosidad de la planificación”.

Por su parte, Matthew K. Nock, profesor de psicología en la Universidad de Harvard, advirtió que la depresión, en particular, está relacionada con el pensamiento suicida. Las personas con depresión en combinación con trastornos de ansiedad, abuso de sustancias y control deficiente de los impulsos o comportamiento agresivo corren más riesgo de actuar sobre esos pensamientos.

Alrededor de un tercio de las personas que piensan en el suicidio lo intentarán, dice el doctor Nock. El riesgo más alto, dijo, ocurre dentro del primer año del inicio de los pensamientos suicidas: más del 60% de los primeros intentos de suicidio ocurren durante este tiempo.

El doctor Nock y sus colegas están realizando un estudio de seguimiento de adolescentes atendidos en departamentos de emergencia y unidades de hospitales psiquiátricos por pensamientos suicidas o intentos de suicidio.Los adolescentes califican la gravedad de sus pensamientos suicidas varias veces al día en una aplicación para teléfonos inteligentes. Los patrones de pensamientos suicidas varían ampliamente entre los participantes del estudio, y aquellos con pensamientos persistentemente fuertes de suicidio tienen el mayor riesgo de intentos de suicidio, según datos preliminares.

De acuerdo con estudios realizados en EEUU, las señales de advertencia que se deben tomar seriamente son las siguientes, según dijo Christine Moutier, directora médica de la Fundación Estadounidense para la Prevención del Suicidio.

-Un mayor consumo de alcohol o drogas

-Retirarse de las actividades habituales

-Cambios en los patrones de sueño y otros cambios de comportamiento, dice

Los resultados preliminares deotro estudio de teléfonos inteligentes con adolescentes de alto riesgo realizado por investigadores de la Universidad de Columbia, la Universidad de Pittsburgh y la Universidad de Oregón han encontrado un aumento en la cantidad de tiempo que los adolescentes pasan en casa en los días y semanas previos a un intento de suicidio. dijo Randy P. Auerbach, profesor asociado en la división de psiquiatría infantil y adolescente de la Universidad de Columbia e investigador principal del estudio. Estos cambios podrían indicar que los chicos se están alejando de sus compañeros y aislándose socialmente porque sienten que son una carga para los demás, dijo.

El estudio en curso también encontró un mayor uso de lenguaje emocional negativo en textos y publicaciones en redes sociales en los días y semanas previos a un intento, dice el doctor Auerbach.

Los pensamientos suicidas ocurren en un espectro de severidad, dicen los psiquiatras y psicólogos. En el extremo inferior están los pensamientos pasivos sobre la muerte, “deseando no estar allí, pensando que hubiera sido mejor si no hubieras nacido”, dijo Adam Bryant Miller, psicólogo clínico investigador de la Universidad de Carolina del Norte en Colina de la Capilla.

Más graves son los pensamientos activos de suicidio, considerando un método y formulando un plan, dijoJeffrey A. Bridge, director del Centro para la Prevención e Investigación del Suicidio en el Hospital Nacional de Niños en Columbus, Ohio. “Realmente comenzamos a preocuparnos cuando hay una intención y un plan”, precisó el doctor Bridge. Su hospital registró un aumento del 36% en las visitas al departamento de emergencias por pensamientos suicidas y otras emergencias psiquiátricas entre 2020 y 2021.

Para el doctor Fabio Bastide, pediatra especializado en Adolescencia de la Sociedad Argentina de Pediatría “una de las principales barreras es que alrededor de la problemática del suicidio circulan mitos que afectan las prácticas de prevención y del trabajo posterior con la familia y con la comunidad, luego de sucedido el episodio”. Entre otros, los mitos más frecuentes son: ‘Quien dice o amenaza con que se va a matar no lo hace’. ‘El que se suicida está atravesando una depresión’. ‘Hablar de suicidio incrementa el riesgo’. ‘El que intenta suicidarse es un cobarde o un valiente’. ‘Los niños/as no se suicidan’. ‘La tendencia al suicidio es hereditaria’. “Son todos mitos y prejuicios refutados por la evidencia científica, pero que interfieren en la identificación y prevención de los episodios”, afirmó.

Para los adolescentes, los problemas en las relaciones, como una ruptura, las discusiones con los padres o los conflictos con los compañeros, pueden desencadenar pensamientos e intentos de suicidio, consideró Regina Miranda, profesora de psicología de Hunter College que estudia patrones de pensamientos suicidas en adolescentes de alto riesgo.

“No tienes una visión a largo plazo, la comprensión de que esto pasará y mañana me sentiré mejor”, señaló Kathryn R. Cullen, profesora asociada y directora de la división de salud mental de niños y adolescentes de la Universidad de Minnesota.

Tener conversaciones abiertas con los adolescentes sobre la salud mental y los pensamientos suicidas es una de las cosas más importantes que un padre puede hacer, aseguró Lisa Horowitz, psicóloga pediátrica y científica asociada sénior del Instituto Nacional de Salud Mental federal. Estas conversaciones son especialmente importantes si se observan cambios preocupantes en el comportamiento de un hijo o si parece abrumado. Es un mito que hablar sobre el suicidio pueda plantar la idea en la cabeza de un chico, señaló la especialista.

“El opuesto es verdad. La mejor manera de evitar que un joven se suicide es preguntarle directamente” sobre su forma de pensar, aseguró el doctor Horowitz. “Muy a menudo experimentan alivio de que finalmente pueden contárselo a alguien”, señaló el doctor Miller.

Los padres pueden compartir algunas de sus propias luchas y cómo las superaron, remarcó el doctor Moutier y alentó a seguir consultando con los hijos sobre su salud mental y los posibles pensamientos suicidas. “No es una cosa hecha una vez”, dijo el doctor Horowitz. “Es una conversación que vas a tener muchas veces”.

Si su hijo admite tener pensamientos sobre la muerte o el suicidio, los padres no deben responder con pánico, decepción o desdén, advirtió el doctor Miller. En cambio, recomendó validar los sentimientos del niño y asegurarle que uno está allí para ayudarlo, diciendo, “Nos aseguraremos de brindarle ayuda para que no tenga que luchar solo con esto”, por ejemplo.

Por su parte, la doctora Nora Poggione, médica pediatra, miembro del Comité de Estudios Permanentes del Adolescente (CEPA) de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) señaló que “el suicidio no se comprende en sí mismo como una entidad psicopatológica ni se circunscribe a un padecimiento mental; se entiende como un fenómeno multicausal en el que interactúan factores del orden individual, familiar, social y comunitario”.

Según el doctor Cullen, citado por WSJ, el tratamiento para los pensamientos y comportamientos suicidas con mayor respaldo científico es la terapia conductual dialéctica (DBT, por sus siglas en inglés)La DBT enseña a las personas habilidades para manejar emociones fuertes. Los médicos también pueden usar terapia de conversación y medicamentos antidepresivos para tratar los trastornos subyacentes que a menudo acompañan a los pensamientos suicidas, como la depresión y los trastornos de ansiedad.

Los adolescentes con pensamientos suicidas necesitan un plan de seguridad, aseguró David Brent, jefe académico de psiquiatría infantil y adolescente de laFacultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh. Un plan de seguridad, generalmente desarrollado en consulta con un terapeuta, es un conjunto de estrategias para resistir los impulsos suicidas. Las acciones pueden incluir dibujar o escuchar música cuando los pensamientos son menos severos y llamar a un terapeuta o a una línea de crisis cuando los sentimientos son más intensos, explicó el doctor Brent.

Las familias necesitan escanear sus hogares y asegurar cualquier cosa que pueda ser potencialmente letal, recomendó el doctor Horowitz del NIMH. Eso incluye guardar bajo llave armas de fuego, cuchillos afilados y cuerdas, así como productos de limpieza y medicamentos para el hogar, incluidos medicamentos recetados y de venta libre como el paracetamol, que puede ser mortal cuando se ingiere en grandes cantidades.

“De la misma manera que les dices a los padres de niños pequeños que hagan su casa a prueba de bebés, cuando tienes un adolescente que tiene pensamientos suicidas, debes pensar de esa manera”, dice el Dr. Horowitz. “Los niños en un momento impulsivo pueden tomar una botella de Tylenol y morir”.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS