Fundado el 21 de Diciembre de 2016

domingo, 22 / mayo / 2022

Un derrame de petróleo en la Amazonía ecuatoriana compromete afluentes de agua

La rotura del Oleoducto de Crudos Pesados en la Amazonía ecuatoriana provocó el derrame de crudo que ha afectado a más de 21 kilómetros cuadrados incluyendo la zona del Parque Nacional Cayambe Coca, conocido por ser hábitat de varias especies protegidas, según comunicó el Ministerio del Ambiente en un comunicado la mañana de este lunes. Además, según colectivos ambientalistas, el derrame ha contaminado al Río Coca. La contaminación que llega a los ríos afecta directamente a las fuentes de agua de las comunidades indígenas que habitan en la amazonía.

De acuerdo con un comunicado de prensa el derrame se produjo por “un desprendimiento de piedras a causa de las fuertes lluvias en la zona”. El oleoducto afectado se encuentra en la zona de erosión regresiva causada, principalmente, por la construcción de una represa china que ha presentado varias fisuras.

Aunque los primeros pronunciamientos institucionales aseguraban que el crudo no había comprometido ningún afluente de la Amazonía, los grupos ambientalistas han denunciado que el petróleo ha llegado al Río Coca y podría comprometer al Río Napo, donde desemboca. Estas son fuentes de agua para los indígenas amazónicos de la zona.

Acción Ecológica, una organización que lucha por los derechos ambientales, ha exigido que se tomen acciones urgentes para remediar el nuevo derrame de petróleo. En su cuenta de Twitter, el colectivo escribió que “aún se desconoce la cantidad de barriles derramados”, que no hay control del Ministerio del Ambiente y que no hay “acciones de alerta a comunidades afectadas, ni atención en salud, acceso a agua y alimentación”.

El Ministerio de Ambiente ha indicado que el personal en territorio “realiza el levantamiento de indicios de los daños de cuerpos hídricos, suelo y vegetación en presencia del operador OCP y el laboratorio acreditado, con el fin de implementar acciones inmediatas para contrarrestar este impacto ambiental”.

En un nuevo comunicado, la autoridad ambiental ecuatoriana informó que los informes técnicos realizados por su personal han determinado que hay una afectación de 21 kilómetros cuadrados, de los cuales 16 se encuentran dentro de la zona de protección dentro del Parque Nacional Cayambe Coca y más de 4 están en la zona de amortiguamiento del área protegida.

El Parque Nacional Cayambe Coca es un área protegida desde 1970. De acuerdo con la información del Ministerio del Ambiente, esta Reserva protege una de las principales provisiones de agua del país. De esta zona nacen importantes cuencas hidrográficas, como la de Esmeraldas, Chota y Mira, en el noroccidente del Ecuador; Papallacta, Cosanga, Quijos, Oyacachi, Salado, Coca, Aguarico, Napo y Pastaza en la Amazonía norte y sur del país.

Además, el Parque es el hábitat del Cusumbo Andino, del Venado Chonta y de varias especies de anfibios. En la Reserva, se lee en la web del Ministerio del Ambiente,se han identificado 106 especies de mamíferos, como el oso de anteojos, lobo de páramo, raposa común, murciélago orejón andino, puerco espín, musaraña andina, entre otros. También se han observado 395 especies de aves como el cóndor andino, el guacamayo militar, el tucán andino, el pato puntiado, el zambullidor plateado y la perdíz de páramo. Alrededor de 70 especies de reptiles y 116 especies de anfibios habitan la zona.

Esta no es la primera vez que un derrame de petróleo afecta a la Amazonía ecuatoriana. En 2020, un socavón, también causado por la erosión regresiva del Río Napo, produjo otra rotura de los oleoductos que transportan al petróleo ecuatoriano. De acuerdo con Amazon Frontlines, ese derrame ha sido el peor derrame de petróleo del Ecuador en más de una década. Como consecuencia, señala Amazon Frontlines, la rotura y el derrame que comprometió las fuentes de agua y territorio de los indígenas amazónicos causó “la vulneración de derechos a más de 27.000 indígenas kichwa que viven a orillas de los ríos Coca y Napo en Ecuador, quienes han pasado casi dos años sin agua potable, sin alimentos, sin salud y sin un ambiente saludable”.

Sobre el nuevo derrame, el Ministerio de Ambiente anunció acciones legales y administrativas para sancionar el daño ambiental causado por la rotura del oleoducto.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS