Fundado el 21 de Diciembre de 2016

martes, 17 / mayo / 2022

Cómo ven los rusos el conflicto con Ucrania: cuatro contrapuntos con la mirada occidental

“No vayas a otro monasterio con tus propias reglas” (”V chuzhóy monastýr’ so svoím ustávom ne khódyat”), dice un proverbio ruso que habla de la necesidad de cambiar de perspectiva para comprender la situación ajena. Y eso es lo que los rusos achacan a otros países por su visión sobre el conflicto por Ucrania.

Los rusos sostienen que “Occidente, y especialmente Estados Unidos, no entienden o analizan únicamente según sus intereses el conflicto por Ucrania”, dijo desde Moscú a LA NACION el académico ruso Alexander Domrin, doctor en Leyes graduado en Rusia y en la Universidad de Pensilvania, Estados Unidos.

En un invierno por ahora no tan frío como otros años, pero siempre con nieve y temperaturas bajo cero, la visión rusa del conflicto es muy diferente de la occidental.

1) LA INMINENCIA DE UNA GUERRA

Para empezar, mientras Estados Unidos habla de la inminencia de una guerra, la población rusa no ve en general un riesgo bélico cercano. Según el centro de encuestas independiente Levada Center, solo dos de cada cinco rusos cree que habrá una guerra. El 39 % de los encuestados considera que la guerra es muy probable o inevitable, un 38%, poco probable, y un 15% descarta por completo esa posibilidad.

De hecho, los informativos de la televisión ni siquiera dedican demasiado espacio al tema por falta de interés de los televidentes. Por ejemplo el último viernes, el canal estatal líder, Rossia 1, abrió su noticiero en horario prime time con noticias del Covid-19, luego que el país superó el récord de 100.000 casos diarios. En segundo lugar abordó la cuestión de unas conversaciones comerciales que se están desarrollando entre Italia y Rusia, y solo la tercera noticia fue la del conflicto.

“Desde Rusia no entendemos la histeria belicista que hay en Occidente con esta cuestión. Yo veo sus informativos y las portadas de los diarios, y no parece que estuviéramos hablando del mismo tema”, dijo a LA NACION el periodista ruso Victor Ternovsky, de la agencia Sputnik.

2) EL ORIGEN DEL CONFLICTO

La segunda gran diferencia es la visión de los rusos sobre el problema base. “Kiev, la capital ucraniana, es la cuna de nuestra civilización. Todos los rusos sabemos que en el siglo IX el príncipe Vladimir se bautizó allí y convirtió a nuestra nación al cristianismo. Además, la superficie de lo que llaman hoy Ucrania es 20 veces más grande de lo que fue en los siglos XVII o XVIII, por eso se trata de una línea limítrofe arbitraria”, señaló Domrin.

Luego recordó el histórico concepto de “la madre Rusia”, similar al de “patria grande” latinoamericana, que abarca a rusos, bielorrusos y ucranianos, y que incluso los nombres de esos países -”Rusia Blanca” para Belarús y “la tierra fronteriza” para Ucrania- muestran la unidad del “conglomerado eslavo oriental”.

Pero, ¿qué pasa si la mayoría de los ucranianos, como país soberano independiente, decide que a pesar de esos lazos históricos, prefieren aliarse con Europa y la OTAN y no con Rusia? Domrin respondió: “No tenemos ningún problema con eso, si no fuera por la intervención en el asunto de un país totalmente ajeno a la región, como Estados Unidos. Ucrania y Rusia convivimos armoniosamente como dos países independientes entre 1991 y 2014. Y jamás se habló del riesgo de una ocupación rusa. Luego, no hay dudas de que el golpe de Estado en Kiev de 2014 fue impulsado por Estados Unidos. Y ahora que a la administración de Joe Biden no le va bien con la economía ni con la pandemia, y tiene elecciones en noviembre, la resurrección del enemigo ruso puede funcionar muy bien para aglutinar votos en apoyo del gobierno. ¿A qué intereses responde entonces la agudización del conflicto?”.

El académico, experto en Relaciones Internacionales, hizo luego una precisión personal: “El hecho de que mis argumentos coincidan con la política exterior de Vladimir Putin, no quiere decir que apoye lo que él hace en cuanto a asuntos domésticos de Rusia, en los que estoy en total desacuerdo”.

3) LA AMENAZA MILITAR

La tercera cuestión en que se diferencia la visión rusa de la de Occidente es la amenaza militar. “Rusia no ha movido tropas ni equipamiento militar fuera de su frontera. Eso lo reconocen incluso los Estados Unidos”, señaló el periodista Ternovsky.

“Pero la OTAN envió equipamiento militar a Ucrania desde las repúblicas bálticas y otros países. Yo me pregunto ¿qué hacen los aviones españoles en Ucrania?”, agregó el corresponsal de Sputnik, que luego profundizó sobre un principio de la Organización para la Seguridad y Cooperación Europea (OSCE) a la que pertenecen todos los países involucrados en el conflicto, desde Estados Unidos hasta Rusia. “Uno de los principios de la OSCE es que una nación no puede tomar medidas para su propia seguridad a expensas de la seguridad de los otros países miembro. Los misiles que está poniendo la OTAN en Ucrania pueden alcanzar Moscú en pocos minutos. Y en ningún caso el despliegue militar ruso es equivalente contra los países que están armando a Ucrania. ¿Cómo quieren que la población rusa no se sienta bajo amenaza?”.

4) LA SITUACIÓN EN LA ZONA SEPARATISTA

El último punto en que la visión del ciudadano ruso común, más allá de su ideología, difiere de Occidente es sobre la situación de la región oriental del Donbass, en Ucrania. Mientras en todo el territorio ucraniano alrededor del 17% de la población es de origen ruso, en la región separatista del Donbass, con más de siete millones de habitantes, el porcentaje alcanza el 40%. Y en un plebiscito realizado en 2014 el 90% de los votantes se expresó a favor de separarse de Ucrania.

“Obviamente que los rusos vemos con preocupación la occidentalización forzosa de nuestros compatriotas que viven en territorio ucraniano. Por decisiones políticas estratégicas del pasado, ellos son rusos que quedaron bajo jurisdicción de Ucrania. Y así como apoyamos el derecho de los ucranianos a decidir de forma autónoma su futuro, también ellos deberían tener la misma posibilidad”, señaló Domrin. De todas maneras agregó: “Yo no creo que Rusia empiece una guerra. Pero por supuesto que las fuerzas de Moscú van a defender cualquier ataque que se realice sobre la población rusa del este de Ucrania”. /portal La Nación

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS