Fundado el 21 de Diciembre de 2016

martes, 17 / mayo / 2022

Cómo afecta a nuestra calidad de descanso dormir con el televisor encendido

Según una nueva investigación, el cerebro humano presta atención a las voces desconocidas durante el sueño para mantenerse alerta ante posibles amenazas.

Investigadores en Austria midieron la actividad cerebral de adultos dormidos en respuesta a voces familiares y desconocidas. Escuchar voces desconocidas durante el sueño hizo que el cerebro humano se “sintonizara” durante el sueño sin movimientos oculares rápidos (NREM, por sus siglas en inglés), la primera etapa del sueño.

Sin embargo, los investigadoresno vieron el efecto durante el sueño desincronizado, también conocido por sus siglas en inglés como la faseREM, la etapa más profunda del sueño, probablemente debido a cambios en la microestructura del cerebro.

Aunque nuestros ojos están cerrados a lo que nos rodea, el cerebro continúa monitoreando el entorno mientras dormimos, equilibrando la necesidad de proteger el sueño con la necesidad de despertar. Una forma en que logra esto esrespondiendo selectivamente a voces desconocidas sobre las familiares, según los expertos.

Esto puede remontarse al largo proceso de la evolución humana y la necesidad de despertar rápidamente ante un peligro potencial, caracterizado por señales auditivas menos familiares.

En general, el estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Salzburgo y publicado en la revista JNeurosci, sugiere que las voces desconocidas, como las que provienen de un televisor, impiden una noche de sueño reparador porque el cerebro está en alerta máxima.

“Nuestros hallazgos resaltan las discrepancias en las respuestas cerebrales a los estímulos auditivos en función de su relevancia para el durmiente. Los resultados sugieren que la falta de familiaridad con la voz es un fuerte promotor de las respuestas cerebrales durante el sueño NREM”, sostuvo el equipo en su artículo.

Para el estudio, los investigadores reclutaron a 17 voluntarios (14 mujeres) con una edad promedio de 22 años. Los mismos, ninguno de los cuales tenía trastornos del sueño informados, recibieron un equipo de polisomnografía durante una noche completa de sueño. La polisomnografía mide las ondas cerebrales, la respiración, la tensión muscular, los movimientos, la actividad cardíaca y más, a medida que avanzan a través de las diferentes etapas del sueño.

Antes del comienzo del experimento, se aconsejó a los participantes que mantuvieran un ciclo regular de sueño y vigilia (alrededor de ocho horas de sueño) durante al menos cuatro días. Mientras dormían, se les presentaron estímulos auditivos a través de altavoces de su propio nombre y dos nombres desconocidos, pronunciados por una voz familiar (como un padre) o una voz desconocida (un extraño).

Los investigadores descubrieron quelas voces desconocidas provocaban más complejos K, un tipo de onda cerebral vinculada a perturbaciones sensoriales durante el sueño, en comparación con las voces familiares.

Si bien las voces familiares también pueden desencadenar complejos K, se encontró que solo aquellas desencadenadas por voces desconocidas iban acompañadas de cambios a gran escala en la actividad cerebral relacionada con el procesamiento sensorial.

Sin embargo, las respuestas del cerebro a la voz desconocida ocurrieron con menos frecuencia a medida que avanzaba la noche y la voz se volvió más familiar, lo que indica que el cerebro aún puede aprender durante el sueño.

Estos resultados sugieren que los complejos K permiten que el cerebro entre en un “modo de procesamiento centinela”, en el que el cerebro permanece dormido, pero conserva la capacidad de responder a los estímulos relevantes.

“Puede ser que el cerebro durmiente aprenda, a través de un procesamiento repetido, que un estímulo inicialmente desconocido no representa una amenaza inmediata para el durmiente y, en consecuencia, disminuye su respuesta”, indicaron los expertos. Y añadieron: “Por el contrario, en un entorno de sueño seguro, el cerebro podría estar ‘esperando’ escuchar voces familiares e inhibe constantemente cualquier respuesta a tales estímulos para preservar el sueño”.

Además de los complejos K, la presentación de estímulos auditivos durante el sueño NREM aumentó la cantidad de “ejes” y “micro-despertares” en el cerebro. “Los husos son ondas cerebrales más rápidas que aparecen durante el sueño NREM y están vinculados a la consolidación de la memoria”, dijo en diálogo con MailOnline el autor del estudio, Ameen Mohamed, de la Universidad de Salzburgo.

“Los microdespertares son períodos del sueño durante los cuales la señal del EEG cambia de una actividad lenta y sincronizada del sueño a una actividad más rápida, similar a la de la vigilia. Por definición, duran de tres segundos a 15 segundos; si son más largos se consideran despertares. Aparecen en todas las etapas del sueño”, aseveró.

Sin embargo, los investigadores no encontraron diferencias en la cantidad de complejos K activados, husos o microactivaciones entre el propio nombre del sujeto y los nombres desconocidos. Esto es interesante porque investigaciones anteriores, incluido un estudio de 1999 realizado por un equipo francés, han demostrado que el propio nombre del sujeto evoca respuestas cerebrales más fuertes que otros nombres durante el sueño.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS