Por qué las pastillas antivirales COVID podrían cambiar el futuro de la pandemia, según un experto de Harvard

Con diferencia de pocos días, dos medicamentos para tratar la enfermedad COVID-19 y evitar en gran medida las hospitalizaciones que lleven a la muerte fueron anunciados por la comunidad científica. Fármacos como molnupiravir y Paxlovid podrían cambiar el curso de la pandemia si avanzan en los ensayos clínicos y empiezan a distribuirse masivamente.

Ahora, los expertos de Harvard en terapéutica médica dicen que el desarrollo reciente de pastillas para tratar COVID-19 puede convertirse en un factor de cambio pandémico por una sencilla razón: cuando el asunto es tratar la dolencia, cuanto antes, mejor.

ParaMark Namchuk, director ejecutivo de la Iniciativa Terapéutica de la Escuela de Medicina de Harvard, las pastillas antiviralestienen algunas ventajas claras sobre los tratamientos existentes (el Remdesivir y un otras terapias con anticuerpos) porque, en comparación,son fáciles de transportar, almacenar y administrar. Los otros tratamientos deben administrarse por vía intravenosa y se han reservado en gran medida para que los usen los pacientes más enfermos confinados en instalaciones médicas al final de la evolución de su enfermedad.

Namchuk dijo que suponiendo que las píldoras estén ampliamente disponibles, se pueden recetar poco después de que los síntomas comiencen en el hogar, y no se requiere nada más para administrarlas más allá de posiblemente un vaso de agua. “Ambos son orales, por lo que es mucho más fácil distribuirlos a las personas al comienzo de su enfermedad y hacerlos más accesibles”, aseveró en diálogo con The Harvard Gazette, Namchuk, profesor de práctica de química biológica y farmacología molecular. “La eficacia es muy alentadora, pero la vía de administración abre la posibilidad de utilizarla de manera más amplia”.

La evaluación se produce después de los informes de la farmacéutica Merck de que su píldora COVID-19, que actualmente está siendo revisada por los reguladores federales, reduce el riesgo de hospitalización y muerte en un 50%, y luego de los prometedores resultados de la semana pasada de Pfizer Inc., que dijo que un estudio de fase 2/3 de su píldora mostró que reduce el riesgo de hospitalización y muerte en un 89%.

Los resultados de Pfizer fueron tan prometedores que el estudio se detuvo antes de tiempo, dijo la compañía. Aproximadamente el 1% de los participantes del estudio (6 de 607) fueron hospitalizados y ninguno murió después de 28 días. Eso en comparación con el 6,7% (41 de 612) hospitalizados en el grupo de control, y 10 murieron posteriormente. La compañía tambiénplanea solicitar la autorización de uso de emergencia de la FDA para comercializar la píldora.

Jonathan Abraham, profesor asistente de microbiología y, junto con Namchuk, colíder del Grupo de Trabajo de Terapéutica del Consorcio de Massachusetts sobre la Preparación de Patógenos, dijo que la capacidad de producir en masa una píldora estable y duradera probablemente significará que muchas menos personas terminarán necesitando hospitalización. Eso mejorará la protección de los más vulnerables de la sociedad y aliviará la tensión que la pandemia sigue ejerciendosobre el sistema de salud de la nación.

Este es un cambio de juego desde el punto de vista de poder obtener un antiviral de acción directa en el sistema de una persona lo más rápido posible”, subrayó el experto. Y añadió: “Hubo mucho entusiasmo por los anticuerpos monoclonales, y todavía lo hay, pero el gran problema ha sido la rapidez con la que se pueden administrar. Creo que la biología de estos virus nos enseña

Abraham destacó que la vacunación seguirá siendo una herramienta importante para combatir el virus, al igual que las medidas de salud pública que probablemente seguirán siendo útiles contra cualquier nueva variante que pueda surgir. Sin embargo, agregó que un tratamiento efectivo será una bendición importante para las personas vulnerables, particularmente si alivia los síntomas y reduce la transmisión.

“La clave para mí -continuó el especialista- en términos de la pregunta más importante de cómo esto cambia el panorama de la pandemia es realmente cómo prevenir la transmisión. Y la pregunta más importante es, ¿cómo lo estamos haciendo para proteger a nuestras poblaciones más vulnerables, incluidos los ancianos?”.

En la misma línea, Namchuck explicó que la forma de píldora también significa que, una vez que aumenta la producción, puede tener un gran impacto en partes del mundo que luchan por adquirir dosis de vacunas o cuya falta de infraestructura obstaculiza la distribución de vacunas que necesitan refrigeración profunda para mantener su efectividad.

“La capacidad de poder obtener algo como una píldora que se puede enviar a todas partes, que sea estable a temperatura ambiente, no requiera ninguna intervención complicada, es un próximo paso realmente importante para la pandemia actual”, dijo.

Las píldoras de las dos empresas operan por diferentes mecanismos. El medicamento de Merck, llamado molnupiravirinserta errores en el código genético del virus para interrumpir la replicación. El fármaco de PfizerPaxlovid, es un inhibidor de la proteasa, una clase de fármacos desarrollados en la lucha contra el VIH y la hepatitis C con los que hay décadas de experiencia. Paxlovid también ataca la capacidad de replicación del SARS-CoV-2, pero al interferir con el proceso por el cual las proteínas importantes en la reproducción se “cortan” de las moléculas precursoras, dejándolas inutilizables por el virus.

Abraham especuló quelos medicamentos probablemente necesitarán administrarse con un segundo medicamento que en combinación reduce las posibilidades de que el virus se vuelva resistente a los medicamentos. Para Namchuk, “el desarrollo de las píldoras ha sido bastante rápido, aunque se ha quedado rezagado que el de las vacunas. El medicamento de Merck se había probado anteriormente para la gripe y Pfizer aprovechó su experiencia pasada en la búsqueda de tratamientos para el virus del SARS original”.

Ambas compañías probaron sus medicamentos en adultos de alto riesgo, pero Namchuk advirtió que si las píldoras están ampliamente disponibles, también podrían usarse junto con las vacunas para combatir infecciones irruptivas e incluso, si sus perfiles de seguridad son lo suficientemente sólidos para un uso generalizado, como precaución antes de que se desarrollen síntomas entre las personas expuestas al COVID. “Cuando se piensa en el impacto de un medicamento como ese, poder distribuirlo ampliamente y usarlo incluso en pacientes en los que han estado expuestos pero no muestran síntomas, esopodría ser realmente beneficioso”, concluyó.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS