Perú no reconoció los resultados de las elecciones en Nicaragua: “No fueron libres, justas ni transparentes”

El gobierno peruano, a través de un comunicado difundido hoy por el ministerio de Relaciones Exteriores, declaró quelas elecciones en Nicaragua del domingo, en las que Daniel Ortega fue reelegido con el 75% de los votos, según resultados parciales,“no cumplen los criterios mínimos de elecciones libres, justas y transparentes”.

El ex guerrillero sandinista asumirá otros cinco años como presidente, a la cabeza del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, izquierda), junto a Murillo, de 70, que será vicepresidenta por segunda vez.

“El Perú ha seguido con preocupación los acontecimientos previos a las elecciones presidenciales y parlamentarias que se desarrollaron el domingo 7 de noviembre en Nicaragua, las que no cumplen los criterios mínimos de elecciones libres, justas y transparentes que establece la Carta Democrática Interamericana, vulneran su credibilidad, la democracia y el Estado de Derecho y merecen el rechazo de la comunidad internacional”, reza el comunicado de Perú..

Y continúa: “El Perú ha apoyado las resoluciones adoptadas en la Organización de los Estados Americanos para evitar esa grave situación, así como todos los esfuerzos colectivos dirigidos a favorecer el restablecimiento del diálogo y el entendimiento entre los nicaragüenses, la liberación de los candidatos y presos políticos y la implementación de las reformas electorales acordadas”.

“Dentro de esa línea, el Perú seguirá trabajando en el Consejo Permanente de la OEA, que integran Nicaragua y los países del continente, con la finalidad depreservar el derecho del pueblo nicaragüense de celebrar elecciones libres, justas y transparentes en consonancia con la Carta Democrática Interamericana y decontribuir a una solución pacífica y sostenible a la crisis política en ese país”.

Horas antes, Colombia desconoció el triunfo de Daniel Ortega en Nicaragua por tratarse de un “fraude anunciado”, dijo este lunes el presidente Iván Duque.

“No fueron unas elecciones libres (y) esto no nos tiene que sorprender, porque esto era crónica de un fraude anunciado”, cuestionó Duque en una declaración a medios colombianos desde Jerusalén, donde cumple una visita oficial.

El Gobierno chileno también señaló este lunes que “rechaza y no reconoce la legitimidad” de las elecciones celebradas ayer en Nicaragua, “las que apuntan a eternizar a Daniel Ortega y Rosario Murillo en el poder consolidando un régimen dictatorial”. Según publicó la Cancillería chilena en un comunicado, el proceso electoral nicaragüense “careció de todas las condiciones para ser estimado válido y transparente”.

La jornada se realizó en el contexto de graves violaciones a los derechos humanos, encarcelamiento de líderes y candidatos opositores, represión de los partidos independientes, persecución sistemática a los líderes y organizaciones de la sociedad civil, ausencia de observadores internacionales y bloqueo a los medios de comunicación”, agrega el documento. “El gobierno de Chile rechaza y no reconoce la legitimidad de las elecciones realizadas en Nicaragua, las que apuntan a eternizar a Daniel Ortega y a Rosario Murillo en el poder consolidando un régimen dictatorial”.

Por su parte, la Unión Europea (UE) declaró que las elecciones en Nicaragua no contaron con “garantías democráticas” y señaló que sus resultados “carecen de legitimidad”. El pronunciamiento fue hecho por intermedio del Alto Representante del bloque continental, Josep Borrell en un comunicado dado a conocer en las primeras horas de este lunes 8 de noviembre.

Las elecciones que han tenido lugar en Nicaragua el 7 de noviembre se han celebrado sin garantías democráticas y sus resultados carecen de legitimidad. Daniel Ortega ha eliminado toda competencia electoral creíble, privando al pueblo nicaragüense de su derecho a elegir libremente a sus representantes”, dijo Borrell en el comunicado al que accedió Infobae. De acuerdo al funcionario europeo, la “integridad del proceso electoral quedó anulada por el encarcelamiento, el acoso y la intimidación sistemáticos de precandidatos presidenciales, dirigentes de la oposición, líderes estudiantiles y rurales, periodistas, defensores de los derechos humanos y representantes de empresas”.

Por último, Estados Unidos amenazó con imponer nuevas sanciones a Nicaragua.

“Continuaremos usando la diplomacia, las acciones coordinadas con nuestros aliados y socios regionales, las sanciones y las restricciones de visado” para que “los cómplices en el apoyo a los actos no democráticos del gobierno de Ortega-Murillo rindan cuentas”, afirmó en un comunicado el secretario de Estado, Antony Blinken, refiriéndose al presidente y su esposa, la vicepresidente Rosario Murillo.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS