El ex hombre más gordo del mundo contó el “repugnante plan” que tenía el hospital donde estaba internado si llegaba a morir

El británico Paul Mason alguna vez fue el hombre más gordo del mundo, un reconocimiento que lejos de traerle alegrías era una pesada carga, casi tan grande que su propio cuerpo, el cual llegó a pesar más de 508 kilogramos.

Mason tuvo una fuerte recaída durante la pandemia, pues el encierro lo llevó a refugiarse en las “papas fritas” su pecado favorito, para combatir con la depresión, la soledad, y los intensos dolores que en su cuerpo dejó tantos años de sobrepeso.

En una reciente entrevista con medios británicos, el ex hombre más gordo del mundo, dijo que esa recaída fue un “grito de ayuda”, y reveló que en los momentos más complejos de su tratamiento escuchó por parte del personal médico que si moría lo trasladarían a un matadero de animales para ser incinerado.

Diez años después de ese momento que consideró como “repugnante”, hoy Mason de 61 años, dijo que el plan fue elaborado durante sus tres años viviendo en una sala de hospital:“Si yo moría en el hospital, no podrían tratar con alguien de mi tamaño, así que inventaron un formulario, decir que si moría en el hospital tendrían que llevarme a un matadero donde van y mueren los animales grandes”

“Y me incinerarían en la cremación de animales. Pensé que era repugnante. No podía creer que estuvieran haciendo eso”, agregó.

La batalla de Paul con su peso llegó al punto de ruptura hace seis meses, cuando tomó una sobredosis durante un ataque de depresión.

Había acumulado kilos en el encierro, atiborrándose de patatas fritas, su bocadillo favorito, y los paramédicos lo salvaron y lo sacaron de su casa en un cabestrillo porque el elevador estaba roto.

“Nadie estaba escuchando, no pasaba nada, podía verme deslizándome hacia los viejos tiempos, así que fue un grito de ayuda”, le dijo a The Mirror.

Paul necesitaba dos reemplazos de rodilla, una nueva cadera y varias operaciones de hernia, pero sus operaciones no sucedieron debido a la pandemia, por lo que buscó consuelo en los bocadillos.

“Uso (las patatas fritas) para mantenerme aislado, porque tengo un dolor terrible debido a la artritis y tengo un médico que no me dará ningún alivio adecuado para el dolor. Ella dijo que tengo que vivir con eso”, dijo.

Paul, que ahora vive en viviendas protegidas financiadas por los contribuyentes en Plymouth, agregó que está decepcionado de haber aumentado de peso, pero está tratando de no dejar que eso lo deprima y está concentrado en su recuperación.

Paul, quien en un momento se disparó a 508 kilos, cuenta en un documental para la televisión británica cómo su dieta de 40 barras de chocolate al día hizo que sus dientes se desmoronaran.

A medida que salir de la casa se hacía cada vez más difícil,Paul se sacaba él mismo los dientes rotos con unos alicates.

“Solía calentar agujas, esterilizar mi boca, esterilizar la aguja y meterla directamente en la encía, matar un nervio. Solía conseguir un par de alicates, poner guata en el interior de ellos porque no podía soportar que el metal realmente tocara las partes de los dientes que me quedaban”, contó.

Él cree que se ha extraído una docena de sus propios dientes de esta manera.

Pero hubo un punto en el que las cosas estaban mejorando para Paul Mason, después de un bypass gástrico exitoso en 2015 que lo ayudó a encogerse a 114 kilos.

Al enamorarse de Rebecca Mountain, una estadounidense 13 años menor que él, se mudó a Estados Unidos, donde se sometió a una serie de operaciones para que le cortaran el exceso de piel.

Después de una operación en 2015 en la que se extrajeron varios kilos de piel flácida, describió que se despertó sintiéndose “ligero como una pluma”.

Su movilidad mejoró y su vida amorosa con Rebecca, que apenas pesaba 50 kilos, estaba floreciendo. Ella incluso llegó a describir su vida sexual como “fabulosa”.

“El lado físico de nuestra relación es fabuloso. Tenemos una química física tan fuerte como nuestra química emocional”, dijo en una entrevista de 2013.

Eso se volvió en una motivación para que Paul buscara la ayuda que necesitaba para bajar de peso.

“Hay ciertas cosas que serán naturales en el futuro después de mis operaciones y ese es otro capítulo que podemos explorar, lo que lo hace aún más emocionante”, decía Mason en esos años.

Rebecca finalmente le propuso matrimonio a Paul en vivo en la televisión estadounidense en 2014. Pero aunque todo parecía ir en la dirección correcta para Paul, estaba luchando mentalmente .

“En mi momento más ligero, justo después de mis cirugías, pesaba 114 kilos, pero mi mente no estaba bien, no era esa persona de 114 kilos”, dijo.

Si bien admitió que se veía “delgado” en el espejo, en el fondo seguía siendo“esa persona que lleva ese exceso de piel”.

Tu cuerpo necesita tiempo para adaptarse y tu mente definitivamente. Estuve cargando con eso durante tanto tiempo y luché con todos los problemas relacionados”, dijo Paul.

A medida que empeoraba su salud mental, Mason empezó a comer más.

“Para mí fueron las patatas fritas todas las noches”, admitió.

“Vete a dormir un par de horas y despierta. Comenzó cuando vivía con Rebecca, ella podía oírme por la noche crujiendo los viejos paquetes crujientes, ya sabes”, contó.

Mientras regresaba a sus viejas costumbres Paul puso cada vez más tensión a su relación quefinalmente terminó en medio de una discusión por una barra de Pan.

Parece algo menor pero no lo es, en ese momento ambos estaban en la dieta paleo, en la que solo comían carne y verduras, como los hombres de las cavernas. Pero Paul necesitaba comer pan para saciar la ansiedad.

“Necesitaba un poco de pan, un poco de mantequilla y un poco de queso. Ella vio el pan y se volvió loca”, relató.

La ruptura desencadenó una cadena de eventos para Paul que lo vio mudarse con una mujer que conoció en Facebook que, según él, era adicta a los opioides.

Para financiar su consumo de alimentos, Paul había comenzado a robar en las tiendas locales. Por eso fue multado con 50 dólares durante una comparecencia ante un tribunal de EE.UU. en noviembre de 2018.

Pero no pudo resistir la tentación y fue atrapado con mil dólares en bienes robados al día siguiente.

En 2019 regresó al Reino Unido para “volver a encarrilar su vida”. Pero la pandemia lo hizo descarrilar nuevamente.

Sin embargo, Paul no quiere regresar al camino que ya transitó, por el contrario está buscando superar sus demonios con ayuda de terapia psicológica.

Mason afirma que gracias a esa terapia ha podido reconocer sus traumas por el constante abuso que sufrió de su padre, quien también luchaba con su peso, y por la violación de la que fue víctima perpetrada por una amiga cercana de su familia.

Ahora tiene la esperanza de conseguir un nuevo apartamento en la planta baja tras el incidente del cabestrillo con los paramédicos.

“Hace diez años no sabía dónde estaba, pero ahora sé lo que quiero”, afirmó.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS