Entre gritos, sirenas y helicópteros, los testigos del ataque cuentan el horror vivido en Noruega

«Creí que esto era Kabul». Los testigos del ataque con arco y flechas que dejó cinco muertos en el sureste de la apacible Noruega contaron este jueves el horror que vivieron.

Kongsberg, una ciudad montañosa donde en general no ocurre gran cosa, se vio sumida en la tragedia el miércoles, cuando, durante más de media hora, un hombre armado con un arco recorrió sus calles bordeadas de encantadoras casas de madera, lanzando flechas letales a diestra y siniestra.

El sospechoso, que le arrancó la vida a cinco personas e hirió a otras dos, fue arrestado. Se trata de un danés de 37 años, residente en esa ciudad de unos 25.000 habitantes y que, según la Policía, había sido sospechoso de radicalización. Aún así, el móvil del crimen sigue sin estar claro.

El ataque parece ser «un acto terrorista», dijeron los servicios de seguridad.

Thomas Nilsen estaba en su casa cuando oyó gritos y su mente se llenó de imágenes bélicas. «Creí que esto era Kabul», dijo a la AFP.

La tragedia tuvo lugar en varios puntos de la ciudad, incluyendo un supermercado, delante del cual un policía montaba guardia el jueves. En otras partes, la presencia policial era mínima.

Las víctimas son cuatro mujeres y un hombre, de entre 50 y 70 años, pero la policía todavía no los ha identificado. Frente a la iglesia local se han colocado varias velas.

«Escuché gritos de niños, ladridos y ruidos de helicóptero girando en torno a mi casa», declaró Terje Kristiansen, otro testigo. «No he dormido mucho esta noche», añadió.

Este jueves tenía que ir a hacer la compra, y se fue a una tienda situada en el otro extremo de la ciudad. «Miraba un poco por encima del hombro», admitió.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS