Presidente de Chile ordena militarizar región de conflicto con mapuches

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, decretó el estado de excepción y la militarización de una zona del sur del país convertida en escenario de ataques, incendios y violentos enfrentamientos con indígenas mapuches que reivindican tierras ancestrales.

«Hemos decidido decretar estado de excepción» en cuatro provincias de las regiones sureñas de Biobío y La Araucanía, que «contempla la designación de jefes de la defensa nacional» para controlar una situación de «grave alteración del orden público», anunció Piñera.

Son «de público conocimiento los graves y reiterados hechos de violencia vinculados al narcotráfico, al terrorismo y al crimen organizado, cometidos por grupos armados» en esas provincias, donde han muerto «personas inocentes» y policías, dijo Piñera.

El mandatario hizo el anuncio el día en que, en medio de polémicas, América Latina conmemora la llegada del navegante Cristóbal Colón en 1492, hecho que dio pie a la conquista europea del continente.

La medida regirá inicialmente por 15 días, prorrogables, en las provincias de Biobío y Arauco, en la región de Biobío, y Malleco y Cautín, en la Araucanía, indicó el mandatario conservador.

“Es una decisión muy preocupante de parte de un Ejecutivo no solo conservador, sino que también está en la etapa final de su mandato”, dice a RFI José Alwyn, codirector del Observatorio Ciudadano. 

“Está fuertemente cuestionado por hechos de corrupción, incluyendo el presidente de la República, que insiste en que la relación con los pueblos indígenas es una relación de fuerza. Eso implicaría que podría [extender la medida más allá de 15 días y le da autorización al presidente para incorporar las fuerzas militares que se sumarían a los carabineros, que ya es una policía altamente militarizada. Sin entender que los procesos de conflictos étnicos como el que se vive en La Araucanía, en el territorio que los mapuches llaman Wallmapu, es esencialmente un conflicto político y que requiere de procesos de diálogo profundos, que el gobierno, luego de cuatro años y prácticamente al término de su período, no ha sido capaz de impulsar”.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS