Evo acusa a vocera de UE de mentir y proteger a “asesinos de indígenas”

El expresidente Evo Morales acusó ayer a la portavoz de Exteriores de la Unión Europea (UE), Nabila Massrali, de mentir sobre la crisis ocurrida en 2019 y de proteger a los “asesinos de indígenas” con el objetivo de “atacar” al Gobierno de Luis Arce. El exmandatario arremetió contra el organismo internacional desde su cuenta de Twitter.

Morales repudió lo que consideró un “accionar político” de Massrali, “quien a nombre de la Unión Europea miente para atacar al gobierno democrático del hermano presidente. Nos acusa falsamente de haber sido cómplices de la reunión de golpistas en la @UCBLaPaz”, escribió el exgobernante.

Morales aludió así al comunicado difundido por la UE en el que rechazó “con firmeza” la acusación que Luis Arce hizo en la Asamblea General de la ONU, asegurando que en 2019 hubo en el país un golpe de Estado alentado por instancias internacionales, entre ellas la UE

“El comunicado de @NabilaEUspox también miente al decir que esa conspiración sirvió para ‘evitar más violencia’ porque el Gobierno de facto que impulsaron causó masacres y graves violaciones de derechos humanos. La portavoz defiende a los que asesinaron a hermanos indígenas”, agregó.

En tanto, el expresidente Carlos Mesa alertó que Arce está poniendo en riesgo las relaciones de Bolivia con la UE. 

“No sé si el presidente Arce se da cuenta de algo muy importante: está poniendo en riesgo las relaciones entre Bolivia y la UE, que es uno de los bloques mundiales más importantes que tenemos como interlocutores y que además que tenemos como aliados y socios, porque es una estructura democrática, es una estructura progresista, es una estructura de cooperación y de identidad de ideales”, dijo Mesa.

El Gobierno de Brasil también expresó su rechazo a las declaraciones de Arce, quien acuso al embajador de Brasil de participar en una supuesta “ruptura del orden constitucional” en 2019.

Mediante un comunicado de la Cancillería, el Gobierno brasileño lamentó las declaraciones de Arce y consideró que la acusación carece de fundamento. 

La UE respondió a la acusación de Arce en sentido de que este organismo ayudó a facilitar reuniones en las que participaron actores clave de todos los partidos políticos, incluyendo representantes del Movimiento Al Socialismo, bajo el liderazgo de la Iglesia católica y la petición expresa del Gobierno del expresidente Morales.

Añadió también que el objetivo de esas reuniones era el de “ayudar a pacificar la situación” en Bolivia, en un momento de “tensión extrema, creando una plataforma de diálogo para evitar más violencia”.

La Cancillería boliviana replicó por su parte que la investigación sobre la crisis de 2019 en Bolivia determinará “el grado de responsabilidad de los actores nacionales e internacionales” que intervinieron en estos sucesos.

Bolivia se mantiene enfrascada en una polémica entre el oficialismo, que asegura que Morales fue derrocado por un golpe de Estado, y sus detractores, que sostienen que su renuncia y la crisis fueron consecuencia de las denuncias de fraude a favor del exmandatario en los fallidos comicios generales de 2019, luego anulados.

El político opositor responsabilizó al gubernamental MAS y al jefe de Estado de “la destrucción de la institucionalidad democrática”, a raíz de sostener el caso “golpe de Estado” y generar a través de la fiscalía y la justicia una serie de citaciones a declarar, detenciones, entre otros.

Arce en la ONU habló de “golpe”

La semana pasada, durante su intervención en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el presidente del Estado, Luis Arce, reiteró que en el país hubo un “golpe de Estado” en 2019 y responsabilizó del hecho a actores nacionales e internacionales.

“Antes de concluir, permítame informar que el Estado Plurinacional de Bolivia, luego de un lamentable golpe de Estado en noviembre de 2019, ha recuperado su democracia en octubre de 2020, gracias a la unidad, lucha y conciencia del pueblo boliviano, ratificada en las urnas”, afirmó Arce en su intervención.

Brasil rechaza ataques y pide relación de respeto

Después de que la Unión Europea y el Gobierno de Brasil rechazaron las acusaciones del presidente Luis Arce respecto a una presunta participación en el “golpe de Estado”, el expresidente y líder de Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, espera que el reino de España también se manifieste en esa línea.

“Celebro que la Unión Europea haya dicho claramente que es totalmente falso, niegan y condenan las declaraciones del presidente Arce, y que lo haya hecho la embajada de Brasil que participó en una reunión preliminar el 10 de noviembre. Nos falta escuchar del reino de España. Esperemos que lo haga, porque ellos también fueron parte de este proceso”, dijo.

La UE refutó este jueves al presidente de Bolivia, Luis Arce. Con firmeza, dijo que no participó en el presunto “golpe de Estado” en 2019; en cambio, manifestó que facilitaron reuniones para pacificar el país a la cabeza de la Iglesia católica y por solicitud explicita del gobierno del presidente Evo Morales.

Le siguió este viernes el Gobierno de Brasil, que lamentó que Arce acuse a su embajador en La Paz de participar de una “ruptura del orden constitucional” durante la crisis de 2019, sin fundamento.

Brasil reafirmó el compromiso y respeto “con la plena vigencia del Estado democrático de derecho en los países de la región”. Asimismo, reiteró su disposición de tener una relación respetuosa con Bolivia.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS