Enfrentamiento entre bandas narco en Chile: una bala perdida mató a un niño de 15 años y otra dejó grave a su hermano de 9

Un niño de 15 años falleció luego de permanecer internado en estado crítico luego de recibir una bala perdida tras un enfrentamiento entre bandas de delincuentes en Chile.

El menor estuvo internado desde el fin de semana pasado en el Hospital Barros Luco, ubicado en la comuna de San Miguel en Santiago de Chile, tras recibir una serie de disparos junto a su hermano de 9 años, quien está internado luchando por su vida.

Con profundo dolor informamos el sensible fallecimiento Bastián Pino Flores, quien se mantenía en riesgo vital en el Hospital Barros Luco, luego de haber sido afectado por una balacera tras regresar de un encuentro familiar. Su hermano Tomás se mantiene en estado de gravedad”, dijeron las autoridades de la Municipalidad de San Bernardo, también ubicada en Santiago de Chile, en donde ocurrió esta balacera.

Las autoridades confirmaron que el menor luchó por su vida durante varias jornadas sin obtener resultados de mejoría. “El paciente se encontraba en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) a causa de un impacto de bala recibido, quien falleció constatándose la muerte cerebral”, expresaron desde la municipalidad.

Los hechos ocurrieron la noche del domingo 26 septiembre cuando los dos menores de edad viajaban con su padre y su madre en un automóvil tras asistir a un bautizo. En el trayecto la familia escuchó ruidos similares a fuegos artificiales: eran disparos de armas de fuego que impactaron en los dos hermanos.

“Nosotros pensando que eran fuegos artificiales y nos dimos cuenta que eran balazos y al mirar para atrás, los dos niños estaban inconscientes”, relató el padre de los hermanos identificado como Carlos Dotte, quien agregó que “al mayor le quedó adentro la bala y al menor le salió por la parte derecha de la frente”.

Según el padre las balas perdidas y los enfrentamientos entre bandas de delincuentes que luchan por territorio son pan de cada día. “Pasa en todos lados lo mismo, viene siendo pan de cada día, en el sector donde andes hay balaceras y balas locas”, expresó Dotte.

Las pericias policiales para ubicar a los responsables de este hecho se iniciaron desde un primer momento pero aún no se identifica a quienes percutaron los disparos. El alcalde de la comuna de San Bernardo fue crítico contra las autoridades por la falta de Carabineros en su territorio.

“Lo que buscamos hoy es el bienestar de San Bernardo, tenemos una pésima dotación de policía, Carabineros hace lo posible, pero hoy día es insostenible con bandas criminales que usan armamento de guerra y que están matando a niños inocentes”, dijo el alcalde Christopher White.

No es el primer caso

La muerte del menor de 15 años hizo recordar de inmediato otros casos de niños, niñas y adolescentes que han fallecido por culpa de disparos descontrolados percutados en medio de enfrentamientos.

En febrero pasado se informó que en los últimos cuatro años alrededor de 61 niños, niñas y adolescentes han fallecido por el impacto de proyectiles de origen “desconocido o en estudio”. La mayoría de estas muertes se concentran en Santiago y sus comunas.

Uno de los casos más impactantes ocurridos en el último tiempo ocurrió en marzo pasado cuando dos menores de edad fallecieron en una sola noche por enfrentamientos en distintos puntos de Santiago de Chile.

El primer caso ocurrió la noche del 1 de marzo pasado cuando una familia se cruzó en la línea de fuego en un enfrentamiento entre delincuentes y Carabineros de Chile en la comuna de Maipú, en Santiago. Después que acabara esta balacera se informó del ingreso de un menor de 6 años a un recinto asistencial, en donde el lesionado falleció debido a sus graves heridas.

Aunque en un primer momento el caso apuntaba a una “bala perdida”, con el paso de los días se supo que el responsable del disparo provenía de un Carabinero que participó en este procedimiento, desatando múltiples críticas a la institución policial.

Esa misma noche falleció una menor de 5 años en la comuna de Huechuraba, en Santiago, también por una “bala perdida” tras un presunto intento de robo al vehículo que se trasladaba. Esto provocó una descontrolada balacera por parte de los delincuentes en donde la menor Tamara Moya sacó la peor parte, falleciendo por el actuar de los antisociales.

El responsable del fatal disparo se mantuvo como “desconocido” en un primer momento hasta que el padre de la menor reveló que sabía la identidad del sujeto. Días después el antisocial falleció en medio de otro enfrentamiento.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS