¿En qué países ya no es obligatorio el uso de barbijo al aire libre?

En medio la pandemia y con la variante Delta circulando en 185 países mundo, sorprendió ayer el anuncio del gobierno argentino de flexibilizar algunas medidas preventivas de contagios de COVID-19. Y sin dudas la más polémica fue la que tiene que ver con el levantamiento de la obligatoriedad de usar barbijo al aire libre.

“Levantamos la obligatoriedad del uso del tapaboca al aire libre, sin personas alrededor ni en aglomeraciones”, informó Carla Vizzotti. Por la tarde, debió aclarar que las medidas, como ésta, comenzarán a regir desde el 1° de octubre. Para la Nación, su uso era solamente una recomendación, mientras que para la Ciudad de Buenos Aires y otros 14 distritos era obligatorio su uso.

Vizzotti aclaró que el uso del barbijo “continúa siendo obligatorio en lugares cerrados (aula, cine, teatro, ámbitos de trabajo, transporte público, espectáculos y eventos masivos) y al aire libre cuando hay aglomerados de personas”. La medida regía desde mayo de 2020, casi dos meses después de iniciada la pandemia, cuando, hasta ese momento, solo era obligatorio usarlo en locales comerciales, dependencias estatales y en medios de transporte.

Esta medida fue cuestionada por varios infectólogos y algunas provincias o jurisdicciones, como la ciudad de Buenos Aires, Salta y Jujuy, que consideran que la pandemia no se terminó y que el uso de barbijos o tapabocas previene efectivamente los contagios y su uso continuará siendo obligatorio.

El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires hoy decidió no acatar la recomendación de la Casa Rosada y mantener el uso obligatorio de tapabocas tanto al aire libre como en lugares cerrados. El ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, informó: “Creemos que todavía no es el momento de quintarnos el barbijo. Sabemos que en el espacio abierto la contagiosidad es mucho menor, pero en la Ciudad pretendemos llegar al 70% de la población con las dos dosis de la vacuna antes de tomar este tipo de medidas”, explicó en radio Con Vos.

Como en tantos otros aspectos vinculados al COVID-19, analizar las estrategias adoptadas semanas atrás por otros países puede ofrecer una perspectiva interesante de la cual nos podemos nutrir para saber si las medidas anunciadas a nivel nacional son las correctas.

El vicepresidente de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica, el doctor Roberto Debbag fue uno de los expertos que mostró dudas respecto a los anuncios del gobierno. “No hay pos pandemia. Estamos en pandemia. Hay aperturas que no se discuten, como la escolar, la de aeropuertos bajo controles adecuados. Pero el hecho de liberar barbijos se puede analizar un poco más. Y eso tiene que ver con la situación epidemiológica. Falta vacunar a 2,5 millones de personas con la segunda dosis para alcanzar el 50% con esquema completo. Otros países en el mundo ya transitaron estas medidas y han debido volver a implementar restricciones. El 15 de septiembre, Inglaterra, con el 53% de la población vacunada completamente tuvo un pico de la variante Delta. Israel, con el 60% de vacunados con dos dosis, el 3 de septiembre hizo pico de Delta. Lo mismo pasó en Estados Unidos este mes. Esa es la experiencia mundial y debemos aprender de ella”, aseguró el experto. Y agregó: “Las libertades deben ser dadas en pandemia bajo protocolos de seguridad”.

De la mano del incremento del ritmo de la vacunación, muchos países comenzaron a prescindir de la principal herramienta de cuidado, como es el barbijo.

En muchos países europeos el uso de barbijo al aire libre no es obligatorio. Pero en ambientes públicos cerrados o privados sí. Lo mismo en transporte. Las medidas de flexibilización arrancaron en junio en Italia, Francia, España, Portugal y Bélgica. Reino Unido lo liberó el 19 de julio. “El uso de tapabocas será voluntario en todos los entornos”, anunció el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson. Los ministros creen que el programa de vacunación ha ayudado a disminuir el vínculo entre los casos del virus y las admisiones hospitalarias. “Si no podemos abrir nuestra sociedad en las próximas semanas, debemos preguntarnos cuándo podremos volver a la normalidad”, dijo Johnson en una conferencia de prensa.

 

España

En el caso de España, la situación fue cambiante. “Este será el último fin de semana con mascarillas en los exteriores, porque el próximo 26 de junio ya no las llevaremos en espacios públicos”, anunció a mediados de junio último el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez. “Nuestras calles y nuestros rostros recuperarán en los próximos días su aspecto normal”, agregó. La medida liberatoria comenzó a regir cuando el 47% de los 47 millones de españoles ya había recibido al menos una dosis y casi el 29% ya estaba completamente inmunizado. Pero un mes después, con la variante Delta circulando, una explosión de casos repentina relacionada con la relajación de las medidas y con el regreso de los viajes de egresados descontroló las cifras de enfermos. España contó más de 50.000 casos en tan solo una semana, lo que generó que en la región de Cataluña, el País Vasco y las islas Baleares, que desde el 9 de julio se aplicaran nuevas normativas para volver a la obligatoriedad del uso del tapabocas en la vía pública. En agosto bajaron los casos y la opción de usarlo al aire libre es voluntaria.

 

Estados Unidos

En Estados Unidos, los CDC (Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos) señalaron que las personas que estén completamente vacunadas dejarán de usar mascarilla, incluso cuando no se pueda garantizar la distancia. Eso sí, todavía seguirá como forma obligatoria en aviones y en hospitales, además de ciertos lugares de trabajo.

La mayoría de las nuevas infecciones en Estados Unidos continúan ocurriendo entre personas no vacunadas, pero las llamadas infecciones posvacuna, que generalmente causan malestares más leves, pueden ocurrir en personas ya inoculadas. “Cuando predominaban las variantes anteriores del virus, se encontró que las personas vacunadas infectadas tenían niveles bajos de virus y se consideraba poco probable que propagaran mucho la enfermedad”, explicó la doctora Rochelle Walensky, directora de los CDC.

Durante gran parte de la pandemia, los CDC han recomendado a la población ponerse el cubrebocas al aire libre y mantener una distancia de unos dos metros. En abril, cuando avanzaba la campaña de vacunación, el organismo relajó las normas y declaró que ya no era necesario el cubrebocas a menos que las personas estuvieran en espacios cerrados o en medio de una multitud. En mayo las relajó aún más, afirmando que quienes estuvieran totalmente vacunados ya no necesitaban la mascarilla ni siquiera en medio de una multitud o en interiores, en la mayoría de casos. Durante semanas disminuyeron los casos de COVID-19 junto con las hospitalizaciones y muertes, pero la tendencia comenzó a cambiar al inicio del actual verano boreal al propagarse la contagiosa variante delta, especialmente en áreas donde gran parte de la población no estaba vacunada.

 

Israel

Israel, el país del mundo donde más avanzada va la inoculación con un 82% de la población, ya eliminó el uso de la mascarilla en el exterior, aunque en interiores sigue siendo obligatorio, por la incertidumbre de la evolución del virus.

 

Brasil y Uruguay

En la región, también el uso de tapaboca genera polémica. El 10 de junio último, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció que ordenó al Ministerio de Salud una normativa para que el uso de tapaboca y barbijos no sea más obligatorio para los vacunados y los contagiados recuperados, incluso con el riesgo de una tercera ola y una decena de estados con colapso hospitalario por el aumento de internados por COVID-19. “Hablé con el ministro de Salud y él va a hacer una resolución para que no sea más obligatorio el uso de barbijo para quien ya tuvo coronavirus o está vacunado. Ese símbolo es para quien está infectado”, dijo Bolsonaro sobre los tapabocas en un acto en el Palacio del Planalto sobre promoción turística.

El Gobierno de Uruguay analiza no exigir el uso de barbijo al aire libre, según lo adelantó su presidente, Luis Lacalle Pou. Pero la norma aún no está vigente.

El tapabocas ha sido el símbolo mundial del coronavirus. Cada país ha adoptado sus propias medidas al respecto, pero, en general se ve una relajación en Europa luego de que Israel fuera pionero en retirarlo, primero en exteriores, tras el éxito de su vacunación. Países como Finlandia, Dinamarca, Suecia, Noruega, Australia, Polonia y Hungría permiten estar al aire libre sin tapabocas. Alemania ha sido bastante más flexible, incluso en momentos graves, cuando solo se obligaba a llevarlo en sitios cerrados, transporte público o si había aglomeraciones.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS