Los mercados europeos caen en medio de los temores por la variante Delta y la crisis en Afganistán

Los mercados asiáticos cayeron ampliamente el martes y las plazas europeas abrieron con pérdidas, ya que los inversores sopesaron las ganancias récord en Wall Street frente a los temores de que la variante del coronavirus del Delta pueda frenar la recuperación económica mundial.

Los principales índices estadounidenses se recuperaron ayer tras un comienzo lento a medida que se intensificaron las compras, lo que dejó tanto al Dow Jones como al S&P 500 con un final positivo para extender una racha de cierres récord a un quinto día consecutivo. Sin embargo, los futuros caían este martes a horas de la apertura de la jornada en el parqué neoyorquino.

Tokio abrió al alza, antes de borrar las ganancias iniciales y cerrar con pérdidas por cuarta sesión consecutiva, ya que los temores sobre un aumento en los casos de virus redujeron las esperanzas de recuperación.

“Mientras el número de casos nuevos continúe aumentando a niveles récord, los inversores no se sentirán animados”, dijo en una nota Yoshihiro Ito, estratega senior de Okasan Online Securities.

Los mercados en China también cayeron, ya que la represión regulatoria de las empresas privadas por parte de Beijing continuó dejando a los inversores nerviosos, con Hong Kong cerrando en su nivel más bajo en tres semanas y Shanghai cerrando positiva.

Las perspectivas para la recuperación mundial se vieron afectadas por los datos chinos de esta semana que muestran que las ventas minoristas y la producción industrial se desaceleraron en julio, con una rápida recuperación amenazada por nuevos cierres de virus localizados y extensas restricciones de viaje.

Los mercados en Seúl y Taipei también cayeron, al igual que Sydney, donde millones permanecen bajo restricciones de coronavirus con poco fin a la vista a medida que aumentan los casos vinculados a la variante Delta.

Wellington también terminó el día con pérdidas, golpeado por la noticia de que Nueva Zelanda entraría en un bloqueo de tres días después de registrar su primer caso de Covid-19 transmitido localmente en seis meses.

En Europa, Londres, Frankfurt, París y Milán también registran pérdidas.

La pesimismo del virus también ha afectado los precios del petróleo, que cayeron por cuarto día consecutivo debido a los débiles datos económicos de Beijing y mientras los inversores también siguen pendientes del impacto de la situación en Afganistán.

“A medida que los datos comienzan a reflejar el impacto total del cierre en China, a los inversores les preocupa que esta tendencia negativa que estamos viendo no sea sólo un problema localizado”, dijo Bart Melek de TD Securities a Bloomberg TV.

“Estamos pasando de las expectativas de un déficit robusto a un superávit potencial a medida que la variante Delta continúa frenando la tasa de crecimiento de la demanda”.

Pero algún motivo de optimismo puede surgir más tarde en Estados Unidos, donde los inversores estarán observando de cerca los datos de ventas minoristas de Estados Unidos en busca de señales de que el gasto de los consumidores del país sigue siendo saludable.

Sin embargo, a primera hora del miércoles los marcados no parecían ser muy optimistas, ya que los futuros de los índices estadounidenses registraban pérdidas de alrededor el 0,4%. /Afp

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS