Fundado el 21 de Diciembre de 2016

jueves, 18 / agosto / 2022

EL PONTÍFICE DE ROMA EN IRAK

El mensaje de inicio de la visita del Papa a Irak en esto días, puede interpretarse como el desafío de lo mejor que tiene éticamente la religión, contra la brutal violencia de Estado que sufrió Irak en todos estos años. Destruida por la ocupación norteamericana, bombardeada hasta quedar cincuenta años atrás en su desarrollo social y económico. Millones de muertos, heridos, millones de desplazados, niños condenados de por vida por sufrimientos inenarrables psicológicos, de muerte cotidiana y muestra de la bestialidad humana en su máxima expresión. Por lo que el Papa desafía abiertamente a esa normalidad del mundo actual: violencia justificada por los poderes del mundo, contra países que osen alterar algo del orden totalitario mundial.

 

Es verdad que los gobernantes de Irak, no eran precisamente los ejemplos de magnanimidad ni mucho menos, sino dictadorcillos y asesinos en serie como la mayoría cuando el poder se pudre con los años. Es cierto también que la iglesia católica no pasa por momentos interesantes, sobre todo desde hace veinte años cuando se destapó abusos sexuales a niños y mujeres por todo el mundo, en sus propios ambientes. Además de su crisis de liderazgo moral, que ha vaciado sus seminarios de nuevas vocaciones. Pero al parecer el Papa intenta resucitar lo mejor que tenía la iglesia católica, visitando un lugar abandonado por los dioses y escenario de los demonios más incruentos del mundo.

 

Definitivamente el mundo pasa por momentos poco interesantes y con mucha desesperanza, por el derrumbe de todas las ideologías, de izquierda y derecha, que fracasaron a su turno porque demostraron que no tienen diferencias substanciales cuando gestionan el poder: el fin justifica los medios cuanto más cabrones mejor. El paraíso revolucionario soporta nomás los espantos más horrorosos de las prácticas políticas reales. El mundo entra en su recta final tomando consciencia de la ausencia de nuevos derroteros políticos, de nuevas ideas políticas y nuevas corrientes acorde con la tragedia del cambio climático y la destrucción del espíritu humano.

 

Hoy aterrizó el Papa en Irak. Sus primeros mensajes son alentadores, al menos desde lo teórico reflexivo. Al menos desde el púlpito otra vez el Papa se pone en órbita, para llamar al mundo a una reflexión profunda y tome por fin consciencia de su situación. Llama a callar a las armas e implora por el diálogo de civilizaciones, es decir de religiones y maneras de ver el mundo. Condena a lo más atroz del invento humano: las guerras. Les pide a los países ricos que no se metan en los problemas de Irak, que no destruyan más de lo que ya han destruido ese rincón del mundo.

 

Veremos si el Papa continúa con su labor pastoral como mensajero de la paz. Los pocos días de estancia en Irak pueden marcar una época en el mundo, dependerá del papel que haga este Papa hasta el último minuto en Irak. Como decíamos, lugar donde se han manifestado los egoísmos humanos en todo su terrorífico esplendor. Los poderes mundiales simplemente han destruido ese lugar, dando gala cavernaria y sangrienta de sus inventos científicos de la muerte, con esa gala que sólo las mentes más retrogradas y asesinas pueden ufanarse de sus inventos y adelantos científicos, como los asesinos nazis de la segunda guerra mundial. Dónde la civilización occidental, supuestamente más adelantada y educada del mundo, como se decían los arios alemanes, mostraron al mundo sus dotes asesinas más crueles y sanguinarias contra sus mismos ciudadanos.

 

Recorrer la historia de occidente es sólo recorrer la historia de la muerte, de la colonización, de los imperialismos y las ocupaciones territoriales a sangre y fuego. Aspectos que siguen presentes a  pesar del paso de los tiempos, muy a pesar del avance de las ciencias y la tecnología. La mente humana se ha quedado petrificada en las cavernas trogloditas, políticamente poco ha aprendido a entenderse a sí mismo, como a sus distintos. El humano es tan cavernario mentalmente; pero con avances en las tecnologías y las ciencias sin precedentes. Paradojas por ahora inexplicables.

 

Con o sin pandemias los poderes del mundo no comprender que el diálogo es el único camino civilizatorio y civilizado, de llegar a consensos religiosos y de cosmovisiones distintas. El nuevo presidente de los Estados Unidos ya lleva tres países bombardeados, como muestra de que sus palabras políticas no sirven de nada. Que la fuerza cavernaria y bruta es la que manda, incluso frente a todo el mundo. Parecía algo mejor que Trump; pero la dura realidad es que todos se parecen mucho.

 

El Papa tiene un arduo trabajo en su visita a Irak, como mensajero de la paz, como mensajero de nuevas esperanzas humanas. En momentos complicados por la pandemia, que ha desnudado las desigualdades mundiales, donde la pobreza  de miles de millones de humanos, sigue siendo nomás la denuncia bíblica más contundente contra la hipocresía de los poderosos, contra los nuevos colonialismos más sofisticados e incluso más crueles: ciencia y tecnología al servicio de la muerte.

 

por: Max Murillo Mendoza 

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS