Un estudio reafirmó el valor del uso de las mascarillas para prevenir la transmisión de COVID-19

Las mascarillas faciales se han convertido en algo común. Aunque la evidencia sugiere que las máscaras ayudan a frenar la propagación de la enfermedad, hasta hoy había poca investigación empírica a nivel de población. Un nuevo documento publicado por especialistas del Departamento de Epidemiología de la Universidad Pública de Boston, revela la asociación entre el uso de máscara, el distanciamiento físico y la transmisión del SARS-CoV-2, junto con el efecto de los mandatos estatales sobre la absorción de la máscara.

A pesar de la implementación generalizada, se ha debatido la efectividad de varias intervenciones no farmacéuticas, resultando en una heterogeneidad sustancial en la aceptación de estas intervenciones a nivel individual y comunitario, incluido el uso de mascarillas y respiradores.

La evidencia indica que son un método eficaz para prevenir la transmisión de virus respiratorios en algunos entornos. Las cubiertas faciales de tela y las mascarillas quirúrgicas (conocidas colectivamente como mascarillas) se han recomendado como una alternativa para el público en general. Tras la propagación inicial del virus, muchas jurisdicciones locales y estatales han ordenado el uso de mascarillas en entornos públicos. Estas máscaras están destinadas a servir como una barrera mecánica que evita la propagación de gotitas cargadas de virus expulsadas por el usuario. Por lo tanto, su propósito es reducir los eventos de transmisión por parte del individuo, más que proteger al individuo de la infección. En consecuencia, se aboga por las máscaras faciales como una fuente de beneficio colectivo que tiene más éxito con una gran cantidad de adopción.

Hay poca evidencia empírica a nivel poblacional sobre la efectividad de las mascarillas para prevenir la transmisión respiratoria del SARS-CoV-2, pero está creciendo. Aunque los estudios sobre otras infecciones respiratorias e informes de casos recientes sugieren que usar una mascarilla podría ser efectivo, un análisis global reciente (encontró un efecto en la reducción de la transmisión del SARS-CoV-2 en presencia de otras intervenciones.

En este artículo, los profesionales utilizaron un enfoque para evaluar el cumplimiento de la máscara directamente, independientemente de los mandatos. Combinaron datos de encuestas sobre los hábitos de uso de máscaras en los EE. UU. Con una medida de control de transmisión variable en el tiempo, cuantificada por el número reproductivo instantáneo (R t ) en cada estado. Luego evaluaron la asociación de un cambio en el uso de la máscara con el momento de los mandatos de la máscara para comprender mejor su efecto sobre la transmisión de COVID-19.

 

Tapaboca que habla

El uso de mascarillas se evaluó en 378 207 respuestas de encuestas. La mayoría de las personas (84,6%) informaron que era muy probable que usaran una mascarilla en la tienda de comestibles. mientras que poco menos de la mitad (2%) informó que lo hacía para visitar a amigos y familiares. Una proporción similar (39,8%) informó que era muy probable que usaran una mascarilla en la tienda y con familiares o amigos. Pocos (7%) informaron que “no era probable en absoluto” que usaran una máscara en ninguno de los entornos.

El uso de máscaras fue mayor entre las mujeres y los grupos raciales distintos de los blancos, los encuestados con ingresos más bajos y aumentó de manera lineal con la edad. Hubo una heterogeneidad geográfica sustancial en las respuestas de la encuesta, con el porcentaje más alto de usuarios de mascarillas reportados a lo largo de las costas y la frontera sur, y en grandes áreas urbanas.

Se ha demostrado que el uso de máscaras autoinformado aumenta las probabilidades de control de la transmisión en todos los niveles de distanciamiento físico, lo que sugiere que cualquier intervención para mejorar este comportamiento basado en la comunidad podría valer la pena. La ausencia de un cambio estadísticamente significativo en el uso de mascarillas reportado durante las 2 semanas posteriores a los mandatos estatales destaca el punto de que la regulación por sí sola podría no impulsar un mayor comportamiento de enmascaramiento. Sin embargo, los especialistas detectaron que hubo un aumento general en el uso de máscaras informado antes de que estas políticas entraran en vigencia, que continuó después de su implementación.

En esta investigación se alienta a investigar si los mandatos de máscaras juegan un papel en el mantenimiento de esta tendencia. Los datos presentados resaltan una brecha entre la política gubernamental y el comportamiento del usuario (representado por autoinformes).

“Nuestra evidencia -indican en su documento- respalda el papel del uso de mascarillas en el control de la transmisión del SARS-CoV-2; sin embargo, es difícil separar la participación de las personas en el uso de mascarillas de su adopción de otras prácticas de higiene preventiva, y el uso de mascarillas podría servir como un indicador de otras conductas de evitación de riesgos no cuestionadas (por ejemplo, evitar espacios abarrotados)”.

El sesgo de deseabilidad social también puede hacer que las personas informen que usan máscaras faciales a pesar de no hacerlo en la práctica, o viceversa, lo que podría sesgar estos hallazgos en cualquier dirección. Las medidas de máscara autoinformadas también adolecen de sesgo de encuesta en general y podrían estar submuestreadas en algunos grupos, incluidos aquellos con niveles más bajos de educación formal o poco acceso a Internet.

La validez de los parámetros epidemiológicos de transmisión son tan precisos como los datos de incidencia a los que se ajustan los modelos. Si los estados que notifican un uso bajo de mascarillas también subestiman la incidencia (por ejemplo, tasas bajas de pruebas), “podríamos estar subestimando el verdadero efecto del uso de mascarillas”, concluyeron

Encontraron un beneficio comunitario para las máscaras faciales, una definición que incluye colectivamente máscaras de diversas eficiencias hipotéticas. No consultaron el tipo de máscara específico o el uso de protectores faciales junto con las máscaras.

Al considerar los diversos desafíos a los que se ha enfrentado la población para frenar la propagación del SARS-CoV-2, la evidencia sobre el efecto de las intervenciones no farmacéuticas es primordial. “Nuestros datos sugieren que el uso generalizado de máscaras faciales por parte del público en general podría ayudar a limitar la epidemia de SARS-CoV-2 a medida que se reduzcan las restricciones de distanciamiento físico”, sentencian. Dada la evidencia mixta sobre el efecto de los mandatos de máscaras, “un cuerpo de evidencia reforzado sobre el efecto de las máscaras, los responsables políticos deben considerar estrategias innovadoras para evaluar y aumentar el uso de máscaras para ayudar a controlar la epidemia”, concluyen.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS