mm
PAREMIOLOCOGI@

¿ESTADO PLURINACIONAL LAICO?

martes, 23 abril 2019 - 06:00 AM - Arturo Yanez Cortés
WhatsApp Email

De acuerdo con el art. 4 de la CPE, el estado boliviano: “… respeta y garantiza la libertad de religión y creencias espirituales de acuerdo con sus cosmovisiones. El estado es independiente de la religión”, por lo que se sostiene y en algunos casos cacarea, que se trata de un estado laico, es decir –jurídicamente- no existe una religión o credo oficial, apoyado desde el estado.

Pues bien, me divierte informarles, especialmente a aquellos que cotidianamente abominan del liberalismo –o eso al menos, discursean- que la separación entre estado y religión constituye una idea profundamente liberal, basada en que todo ser humano es libre, teniendo por ello el derecho a disponer de su vida, bienes e ingreso de la manera que más le plazca, además de pensar o creer en lo que vea por conveniente. Del reconocimiento de tal principio se deduce que todo ser humano puede asumir el credo que le parezca y de la manera que quiera, lo que puede también comprender que no crea en nada, pues el único límite a la libertad individual es el respeto del ejercicio de la libertad del otro. Liberalismo puro (por si acaso).

Así las cosas, insisto una vez más que el papel aguanta todo y la CPE peor, pues si así fuera –estado laico- no hubiéramos visto al presidente que según sus acólitos encarna al estado mismo, haciendo poco más de monaguillo del Papa Francisco cuando visitó Bolivia ¿o sería sólo por la fotito? y tampoco veríamos al oficialismo participando de “ceremonias interreligiosas”, en vez del Te Deum (acción de gracias) por ejemplo para el 25 de mayo; 10 de noviembre, 15 de abril, 24 de septiembre o el 6 de agosto.    

A propósito, ahora cuando festejamos la pascua de resurrección de nuestro Señor Jesucristo me queda en la retina las largas colas vistas en nuestras distintas ciudades bolivianas “del estado laico” visitando por ejemplo las iglesias el jueves santo, las procesiones del Santo Sepulcro (en Sucre) u otros similares en otras ciudades, o las iglesias repletas el domingo de ramos y resurrección, todas con participación multitudinaria de la sociedad del estado laico. Obviamente, ahí no se reparten fichas, ni se obliga bajo conminatoria de despido o algo por el estilo: son completamente voluntarias y están simple y llanamente, inspiradas en la fe católica.  

Diferencio y entiendo perfectamente que una cosa es lo que escribió el régimen en la CPE (refiriéndose al estado plurinacional) y, una muy pero muy diferente es otra vez más, la realidad no de ese estado, sino de la sociedad. Una brecha cada vez más grande y evidente. Insisto, GOETHE escribió que la ley puede ser muy dura, pero más caprichosa es la realidad…

Aunque los últimos acontecimientos vinculados con la iglesia –pederastia y encubrimiento- la ha dejado muy cuestionada (sin caer en injustas generalizaciones) e incluso, el blandengue proceder del Papa Francisco con las dictaduras venezolana, nicaragüense e incluso boliviana dejan mucho que desear para quienes esperamos proceda con justicia y espíritu cristiano, creo que aún bajo distintas expresiones, el amor y devoción hacia nuestro Señor Jesucristo es multitudinario, incluyendo por supuesto el de l@s ciudadan@s del estado plurinacional.

Si bien el estado puede ser declarado laico mediante el verso constitucional, la sociedad muestra una orientación muy diferente y, entonces estamos nuevamente frente a una prueba más de la doble personalidad del estado plurinacional cuando proclama una serie de buenas o muy malas intenciones en su Constitución y Leyes, lo que al final del día, dista y mucho de la realidad, además que frecuentemente, ni siquiera el régimen que actualmente administra ese estado, cumple mínimamente -cuando no le conviene- aquello que el sancionó e, incluso lo vulnera sistemáticamente prostituyendo tribunales y demás órganos de supuesto control de su poder, por el momento, impunemente. Sólo faltó decir: “Juro por Dios, que soy ateo”. (Anónimo).

MÁS DEL AUTOR
LO MÁS VISTO