Política

El Partido de los Trabajadores se aferra a Lula contra viento y marea en Brasil

El Partido de los Trabajadores se aferra a Lula contra viento y marea en Brasil
Viernes, 13 abril 2018 - 08:39 AM - Agencias
WhatsApp Email

Lula está preso, pero el Partido de los Trabajadores (PT) mantiene su candidatura a la presidencia de Brasil contra viento y marea, una estrategia de alto riesgo que evidencia su falta de opciones reales.

Si ese asunto es debatido al interior del mayor partido de izquierda de América Latina, solo se sabe puertas adentro.

De momento, Luiz Inácio Lula da Silva continúa siendo el favorito para ganar las elecciones de octubre con una intención de voto de 37%, según la última encuesta de Datafolha. Y el PT ha multiplicado el apoyo incondicional a su figura histórica.

Trasladó simbólicamente su sede de Sao Paulo a Curitiba (sur), donde el exmandatario está preso desde el 7 de abril, y todos sus diputados agregaron “Lula” a sus nombres parlamentarios para que aparezca en los paneles del hemiciclo.

“No tenemos plan B”, reconoció esta semana la expresidenta Dilma Rousseff, asegurando que se “luchará en todas las instancias jurídicas para que Lula sea candidato”.

El sociólogo Alberto Almeida, del Instituto Análise de Sao Paulo anticipa una precampaña muy inusual.

“El partido tiene tres meses hasta el inicio de la campaña oficial para intentar sacar a Lula de la cárcel, usando caravanas, visitas y mensajes del expresidente desde la prisión. Ese será el objetivo”, dijo.

A pesar de la posibilidad real de que Lula sea invalidado como candidato, “es muy difícil para el partido no capitalizar a un líder que fue su norte durante los últimos 20 años”, estimó Debora Messenberg, socióloga y politóloga de la Universidad de Brasilia.

Lincoln Secco, historiador de la Universidad de Sao Paulo y autor de “Historia del Partido de los Trabajadores en Brasil”, añade: “Lula y el PT son inseparables”.

“El partido tiene una estrategia correcta: mantener la candidatura de Lula, a pesar de estar detenido. ¿Cómo podría no considerar a Lula como un preso político?”, se pregunta Secco. “No tuvo un proceso justo”.

– “Rehén” –

El PT se abroqueló alrededor del encarcelamiento de Lula, que dejó el poder en 2010 con una popularidad del 87% tras ocho años de gobierno. Y también muchos enemigos.

“En cierta forma, el PT es un rehén de Lula”, opinó el cientista político Paulo Moura.

“La movilización alrededor de Lula es mucho más una estrategia para mantener a su tropa activa y sobrevivir”, dijo. “Sin una perspectiva de Lula como candidato, la base del PT se disgrega. Es un callejón sin salida porque Lula no podrá hacer campaña preso”.

A sus 72 años, el exlíder sindical sigue siendo la figura excluyente de la izquierda y lejos de bendecir un sucesor, se cuidó de no sugerir herederos. (afp)

LO MÁS VISTO