Fundado el 21 de Diciembre de 2016

miércoles, 4 / octubre / 2023

Qué es la “hiper higiene” y por qué puede debilitar el sistema inmune de los niños

Newspaper WordPress Theme

“Vení a lavarte las manos”, “no toques eso que está sucio”, “hoy no vamos a la plaza porque hace frío y tenés mocos”, “te pongo alcohol en gel porque tocaste al perro”. Las frases, si bien son resultado de la invención de esta periodista, podrían haber sido dichas por más de un padre o una madre en busca de cuidar a su hijo y protegerlo para que no se enferme.

Como si la sola presencia de mocos, tos o un cuadro febril se tratara del fin del mundo, muchos adultos procuran por todos los medios evitar que sus hijos pasen frío, estén en contacto con otros niños enfermos, se lleven comida a la boca sin antes desinfectar sus manitos o salgan siquiera de sus casas un día de lluvia o baja temperatura.

Para ellos, la medicina tiene una mala noticia: nada de lo que hagan durante los primeros años de vida de un niño evitará que contraiga un virus. ¿La causa? Su sistema inmune durante la primera infancia está en plena maduración y en continuo intercambio con el medio ambiente. Su desarrollo se completa alrededor de los 12 años, cuando el niño posee los niveles de anticuerpos del adulto y el sistema linfático ya especializado.

Y peor aún: cuanto más pulcro y desinfectado se quiera tener a un menor, más se enfermará.

Sobre eso se explayó la médica pediatra especialista en medicina funcional en niños y adultos Mariel Dobenau (MN 127.450) en el primer festival de Medicina Funcional realizado en el país.

Según ella, “la hiper higiene en niños podría definirse como un exceso de limpieza o quizás confundir la higiene recomendada que puede ser dar con un baño o mantener el habitual lavado de manos con agua y jabón con tener chicos que viven prácticamente en una burbuja inmunológica creyendo que ese no contacto con gérmenes va a ser positivo para su sistema inmune cuando esto en realidad sucede exactamente lo contrario”.

“Estar alterando todo el tiempo con productos de limpieza o alcohol la superficie de la piel, nuestra microbiota y no permitirle a los chicos que tengan un intercambio con el medio ambiente -que brinda diversidad en la microbiota de la piel- genera que esos niños, a nivel inmunológico, tengan una falta de contacto con todos esos antígenos y tengan mucha más predisposición a alergias, a enfermedades autoinmunes, y también a no desarrollar un sistema inmune que sea tolerante”, amplió la especialista.

A su turno, la médica pediatra de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) Roxana Anahi Timo (MN 88.956) sumó que “el término hiper higiene se refiere al hábito creciente en la población del uso constante en el hogar de desinfectantes, lavado continuo de manos, uso permanente de alcohol en gel o incluso, evitar el contacto con la tierra, mascotas o cualquier ambiente natural”.

En su mirada, “esta conducta se exacerbó luego de la pandemia y se sustenta en el pensamiento de que todo microorganismo puede ser potencialmente peligroso y atentar contra la salud infantil. Y supone que en un mundo moderno y ultra desinfectado los seres humanos vivimos más seguros y sanos”.

Sin embargo, sostuvo que “nada está más alejado de la realidad; las últimas investigaciones demuestran que el ser humano es realmente un ecosistema, que se encuentra en constante intercambio con los microorganismos presentes en el medio ambiente. Y que el exceso de limpieza y la falta de exposición natural a bacterias, virus y alérgenos podría interferir con el desarrollo normal del sistema inmunológico en niños”.

Cuáles son las bases para una buena salud en la primera infancia

“Los pilares fundamentales para desarrollar un buen sistema inmunológico de nuestros niños ya parte desde el momento del embarazo -comenzó a explicar Dobenau en este punto-. Tener un embarazo saludable, intentar tener un parto por vía vaginal ya garantiza una primera impronta de microbiota, y luego, la lactancia materna que va a aportar no sólo sustancias importantes para el sistema inmune sino también para la microbiota intestinal”.

Y tras agregar que “el 80% del sistema inmune se encuentra en el intestino y ese intercambio constante que tiene el sistema inmune con lo que se come y la microbiota es fundamental para el aprendizaje del sistema inmune”, la especialista remarcó que “por supuesto una de las claves es asegurarse que los niños tengan una alimentación saludable”.

“La alimentación es fundamental para el sistema inmune de los niños y cuando nos referimos a alimentación saludable estamos hablando de una alimentación que tenga nutrientes esenciales: proteína de calidad, grasa de calidad, darles de comer carne, pollo, huevos, vegetales, frutas y lo más importante es no tener una alimentación basada en paquetes, en ultra procesados, en alimentos llenos de azúcar, en harinas, en cereales, ya que todo eso va a ir en detrimento de su intestino y eso por ende va a afectar directamente al funcionamiento de su sistema inmune”, insistió.

Así, a la serie de pilares que no deben descuidarse, agregó: “La exposición al sol es fundamental; hoy estamos frente a una pandemia de déficit de vitamina D porque los niños no se exponen al sol o toda la exposición la hacen con protector solar y eso no permite que activen vitamina D, una vitamina que hoy se sabe que es mucho más que una vitamina y es una hormona fundamental para el funcionamiento del sistema inmunológico”.

Además, “el contacto con la naturaleza es fundamental para el sistema inmune, tener intercambio de microbiota, estar al aire libre, en contacto con la tierra, los árboles, las mascotas, el contacto con otros niños, todo eso va a favorecer un sistema inmune que pueda responder correctamente”, sostuvo.

– ¿Por qué es normal y esperable que durante los primeros años de vida los niños se enfermen? ¿Nada de lo que hagan los padres podrá evitar ese derrotero de virus?

– Timo: El sistema inmunológico consta de dos partes principales: el sistema innato y el adaptativo. El sistema inmunitario innato es heredado y se encuentra activo desde el momento que el niño nace. Cuando este sistema reconoce a un invasor, entra en acción inmediatamente. El sistema inmunitario adquirido, por el contrario, madura durante la primera infancia y lo hace hasta los 12 años.

En la primera infancia, es natural que los niños tengan mayor incidencia de infecciones respiratorias, cuadros febriles o enfermedades eruptivas. Este es un entrenamiento natural que está realizando su sistema inmunológico y en la medida que sucede, permite que el niño desarrolle buenas defensas y se encuentre preparado para afrontar cualquier tipo de infección a futuro.

La interacción del niño con sus pares y los adultos es parte del “entrenamiento” del sistema inmunológico y no debe ser evitado.

Asimismo, existen muchas prácticas que sabemos pueden fortalecer la inmunidad de los niños más pequeños, entre los que se destacan la lactancia materna, la alimentación del niño en los primeros años de vida, la ventilación de los ambientes, la exposición al sol, las salidas al aire libre, evitar el uso indiscriminado de antibióticos en la población infantil (la mayoría de las infecciones en la primera infancia son virales y no requieren antibióticos), la suplementación con vitaminas ADC, probióticos y esquema de inmunizaciones al día.

– Dobenau: Durante los primeros años de vida, el sistema inmune se está formando y está aprendiendo. Y también, el hecho de estar expuesto a lugares como los jardines de infantes, donde en general los chicos están en un mismo ambiente, predispone que puedan contagiarse de algunos virus.

A veces no tienen que ver tanto con el contacto, sino con el no permitir una libre ventilación, con el tenerlos demasiado encerrados en lugar de al aire libre, con no permitir un contacto saludable con la naturaleza. Pero lo cierto es que los niños se van a enfermar y más los primeros años de vida porque están fortaleciendo su sistema inmune, están creando anticuerpos, y la respuesta a cuánto y cómo se enfermen también va a estar dada en función a cómo está su sistema inmunológico, que como se vio estará íntimamente ligada a la alimentación, el sol, la naturaleza, etc.

O sea, no vamos a poder evitar que se enfermen porque los chicos están creando su sistema inmunológico y es importante que puedan tener este contacto con diferentes patógenos, pero lo que sí podemos hacer es trabajar en mantener buenas bases de su sistema inmune para tener una buena respuesta y también como padres entender que es un proceso normal, acompañarlo con paciencia, dándoles seguridad y no llenándolos de miedo o pensando que hay un remedio para todo. Los chicos no necesitan polimedicarse, y menos aún hacer un uso indebido de antibióticos, ya que esto va a producir una alteración en su microbiota, cuyo equilibrio es clave para el sistema inmune.

Entonces como padres tenemos que saber que estos procesos duran unos días y no por querer resolverlo rápido llenarlos de fármacos o antibióticos que en realidad no van a cambiar la evolución y que hasta podrían empeorarla, además de que no son necesarios en el 90% de los casos.

Promover el contacto con la naturaleza como estilo de vida

Sobre el final, Timo señaló que “uno de los problemas actuales en la infancia está dado por el sedentarismo, por niños que no salen a jugar al aire libre, sentados todo el día frente a una pantalla, comiendo comida chatarra y que trasnochan jugando videojuegos”. “El encierro, el estrés, la mala alimentación, el sedentarismo y el mal descanso deprimen el sistema inmunológico y por esta razón, hoy la inmunidad de los niños es mucho más frágil”, apuntó la pediatra, para quien “el contacto con la naturaleza es un elemento clave para el desarrollo armonioso de la inmunidad y la salud de cualquier niño”.

“Que el niño se ensucie, juegue con barro o tierra, se siente en el pasto, camine descalzo o juegue con sus mascotas no es problema -destacó-. De hecho, estas situaciones fomentan que su microbiota sea más diversa y los niños se desarrollan mucho más sanos, felices y fuertes”.

En opinión de Dobenau, “el ser humano es un animal que ha evolucionado en la naturaleza, por lo que el contacto con la naturaleza y con el medio es fundamental”. “Nosotros vivimos en un constante equilibrio con nuestros microorganismos y estos microorganismos están definidos por nuestro ambiente, la microbiota de nuestra piel, de nuestro intestino, esa diversidad de microbios saludables va a crear un sistema inmune que sea tolerante, que no responda cuando no tiene que responder, y que conozca ese tipo de antígenos para funcionar correctamente”

En conclusión, “la higiene extrema no es beneficiosa, e incluso puede ser contraproducente para los niños. La clave es comprender que el estado de equilibrio con el entorno es lo que sostiene una buena inmunidad”, remarcó Timo. A lo que Dobenau remató: “Muchas veces, el encierro, la hiper higiene y la falta de contacto que creemos que es saludable termina siendo totalmente perjudicial para el sistema inmunológico”.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS